Foto: C-Fam

México intenta introducir ideología de género en la ONU, países pro familia vencen

Print Friendly, PDF & Email

Los delegados de países tradicionales, acostumbrados a ser acosados ​​por abrumadores recursos diplomáticos de los países occidentales, estaban visiblemente eufóricos. Vitorearon y aplaudieron cuando su plan dio sus frutos y la enmienda a la resolución fue aprobada con 86 votos a favor, 70 en contra y 16 abstenciones.

Share this Entry
Print Friendly, PDF & Email

(ZENIT Noticias – Center for Family and Human Rights / Nueva York, 05.12.2023).- Los países occidentales quedaron furiosos la semana pasada después de que los países tradicionales y China retiraran por la fuerza la consideración de una resolución sobre ideología de género del comité de la Asamblea General que se ocupa del desarrollo económico y las finanzas.

Los países tradicionales adoptaron con éxito una pequeña pero devastadora enmienda a una resolución sobre la “integración de género” propuesta por México, que actúa como un caballo de batalla de Estados Unidos y la Unión Europea (UE). El efecto de la enmienda hostil propuesta por Egipto fue mantener el debate de aspectos controvertidos de la ideología de género, incluidos el aborto y las cuestiones homosexuales y transgénero, confinado y limitado a un comité de la Asamblea General.

La humillante reprimenda a Estados Unidos y la UE muestra la creciente consternación del mundo en desarrollo por el hecho de que los países poderosos impulsen la ideología de género en todos los debates políticos de la ONU.

La maniobra de procedimiento llevó cualquier informe de la ONU o discusión sobre la incorporación de la perspectiva de género al tercer comité de la Asamblea General, que se ocupa de cuestiones sociales y humanitarias, y donde se debaten habitualmente cuestiones controvertidas de género.

Los delegados de países tradicionales, acostumbrados a ser acosados ​​por abrumadores recursos diplomáticos de los países occidentales, estaban visiblemente eufóricos. Vitorearon y aplaudieron cuando su plan dio sus frutos y la enmienda a la resolución fue aprobada con 86 votos a favor, 70 en contra y 16 abstenciones.

Un delegado del Reino Unido se mostró visiblemente irritado por su desafío. “No se dejen engañar por las afirmaciones de que la igualdad de las mujeres y las niñas es una prioridad para estas delegaciones porque sus acciones a lo largo de este proceso (incluidas risas y aplausos después de la enmienda aprobada, de hecho, por varios colegas masculinos, debo agregar) han demostrado exactamente lo contrario”, dijo escuetamente.

Acusó de “mala fe” a los países que apoyaron la enmienda y calificó su medida procesal como un “intento concertado de hacer retroceder los derechos de las mujeres y las niñas”.

Un delegado de Suecia, hablando en nombre de la Unión Europea, acusó a los países tradicionales de utilizar “trucos de procedimiento”.

Deploramos la confusión que se ha creado”, dijo solemnemente.

Un delegado estadounidense dijo que la enmienda sienta “un precedente preocupante al permitir que un comité delegue informes a otro comité”.

La dura retórica de los países occidentales refleja su frustración por no poder controlar la agenda de la segunda comisión, especialmente cuando se trata de género.

Los países tradicionales y China tienen un estrecho control sobre la agenda del segundo comité, incluyendo las cuestiones de las mujeres a través de una resolución bianual sobre “Mujeres y Desarrollo”. Esto les permite mantener fuera temas controvertidos como el aborto y los derechos de los homosexuales/trans que normalmente se debaten en la tercera comisión.

La nueva resolución mexicana fue diseñada para brindar a los países occidentales una vía para impulsar políticas sociales controvertidas en el segundo comité.

Un delegado estadounidense traicionó esa intención. “La salud y los derechos sexuales y reproductivos tienen una relación inherente con el empoderamiento económico de las mujeres”, enfatizó.

Las delegaciones que finalmente votaron a favor de remitir el tema de la resolución a la tercera comisión estuvieron todo el tiempo cansadas de temas tan controvertidos.

Un delegado de Indonesia acusó a los países occidentales de utilizar las negociaciones de la ONU como “pretexto para justificar la falta de transparencia, tolerancia y respeto entre los países”. Dijo que el fuerte apoyo a la enmienda egipcia era “una prueba sólida de que un impulso no constructivo aniquilará el consenso de la agenda de empoderamiento de las mujeres”. Hizo un llamado a los gobiernos a reflexionar: “¿Si el empoderamiento de las mujeres sigue siendo un tema sobre el que queremos lograr consenso o impulsar las llamadas narrativas progresistas unilaterales?”

Share this Entry

Stefano Gennarini

Apoya ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación

@media only screen and (max-width: 600px) { .printfriendly { display: none !important; } }