Mons. Víctor Manuel Fernández, Prefecto del Dicasterio para la Doctrina de la Fe. Foto: AICA

Crónicas Vaticanas: bendiciones a parejas irregulares y cierre de un ciclo

Print Friendly, PDF & Email

Muchos pastores salieron al paso para mostrar su apoyo al documento afirmando que es un signo importante, mientras que otros se preguntaron qué necesidad había de estas líneas en un contexto sinodal.

Share this Entry
Print Friendly, PDF & Email

(ZENIT Noticias / Roma, 25.12.2023).- Al terminar este año, llegamos también a la última entrega de este ciclo de “Crónicas Vaticanas”. Podríamos iniciar con las informaciones navideñas y las exhortaciones de paz de las últimas horas, sin embargo, un hecho noticioso ha causado sorpresa y posturas encontradas.

Todo comenzó el pasado lunes 18 de diciembre cuando el Dicasterio de la Doctrina de la Fe publicó la declaración Fiducia supplicans, un documento aprobado por el Papa Francisco, que explica el significado de las bendiciones litúrgicas y, de modo especial, ofrece una contribución innovadora sobe el significado de las bendiciones pastorales a parejas en situaciones irregulares y en particular a parejas del mismo sexo.

Se trata de una declaración que todos deberíamos leer antes de expresar una opinión. En sus líneas se subraya que el hecho de bendecir es diferente de la absolución del pecado o incluso de la justificación de una situación irregular.

Si bien el texto aclara que la doctrina tradicional de la Iglesia sobre el matrimonio se mantiene intacta, sí se abre la posibilidad a bendecir de forma más espontánea y con una motivación meramente pastoral a las parejas en situación irregular. Además, se subraya que no se permite ningún tipo de rito litúrgico o bendición similar a un rito litúrgico que tenga semejanza con el matrimonio cristiano, o que sea motivo de escándalo en la comunidad.

Ahora bien, la publicación de este documento a pocos días de la Navidad y de fin de año causó sorpresa en varios sectores de la Iglesia, incluso algunas conferencias episcopales declararon que, si bien esta declaración no contradice la doctrina tradicional del matrimonio, no realizarán dichas bendiciones.

Por supuesto, los medios de comunicación presentaron la noticia como una novedad y apertura inédita de parte del Vaticano, y los observadores vaticanos pusieron hincapié en el peligro de ruptura y el desconcierto en la feligresía.

Sin embargo, lo mejor es leer el documento en su integridad pues no se trata de un texto extenso. En este sentido, el cardenal argentino Víctor Manuel Fernández, responsable del Dicasterio para la Doctrina de la Fe, ha comentado en una entrevista que la recepción de este tipo de documentos emitidos con autorización del Sucesor de Pedro necesita tiempo y una reflexión serena y prolongada.

Como siempre, muchos pastores salieron al paso para mostrar su apoyo al documento afirmando que es un signo importante, mientras que otros se preguntaron qué necesidad había de estas líneas en un contexto sinodal.

Por supuesto que esta semana hubo otras noticias. Por ejemplo, el jueves 21 de diciembre por la mañana el Papa realizó el tradicional saludo a la Curia Vaticana en el que invitó a alejarse de los formalismos, ideologismos y de la rigidez. Es mismo día por la tarde, se dirigió a una parroquia de la periferia romana y se reunió por dos horas con 30 sacerdotes de la zona, en el encuentro hubo un momento de preguntas y respuestas espontáneas, y el Papa animó a los sacerdotes

Estos días de Navidad, el Santo Padre pidió que las guerras cesen, e hizo hincapié en el verdadero sentido de la Navidad lejos del consumismo. En la bendición Urbi et Orbe, del 25 de diciembre, pidió el fin de las operaciones militares en Gaza, con sus terribles secuelas de víctimas civiles inocentes y que se ponga remedio a la desesperada situación humanitaria, abriendo la puerta a la llegada de ayuda.

Post data.- después de dos años de Crónicas Vaticanas es el momento de cerrar este ciclo de análisis e información, y lo hacemos con el deseo de una Feliz Navidad y un venturoso año 2024.

Ha sido un gusto compartir la vida de la iglesia desde esta perspectiva y llegar hasta una selecta audiencia con la discreción de la llovizna que impregna la tierra. Hasta pronto.

 

Ariel Beramendi es sacerdote y comunicador. Vive en Roma.

 

Share this Entry

Ariel Beramendi

Apoya ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación

@media only screen and (max-width: 600px) { .printfriendly { display: none !important; } }