la doble o múltiple pertenencia religiosa se ha hecho más evidente que nunca Foto: Brazil Reports

Brasil: “sin iglesia” pero con crecimiento de evangélicos, ¿contradictorio?

La interacción entre las religiones indígenas y africanas y el catolicismo ibérico ha dado lugar a una reconfiguración de símbolos y creencias. Este fenómeno de doble o múltiple pertenencia religiosa surge como una característica intrínseca del escenario religioso brasileño y se ve cada vez más reforzado por las redes sociales, ya que, en una rápida navegación, podemos componer nuestra experiencia religiosa a partir de símbolos y creencias que pueden incluso ser conflictivos, pero que adquieren un nuevo significado al ser reorganizados, en una especie de «collage», por cada individuo

Share this Entry

Maria Angélica Martins 

(ZENIT Noticias – Sete Margens / Campinas, 18.01.2024).- El último censo del Instituto Brasileño de Geografía y Estadística (IBGE), realizado en 2010, indicó que la categoría de «cristianos evangélicos indeterminados» ascendía a 9,2 millones de personas, lo que representaba el 21% de todos los evangélicos en aquel momento. Los cristianos «indeterminados» constituyen una categoría de evangélicos que, aunque no hayan abandonado las confesiones dogmáticas del cristianismo, se han desconectado de la estructura institucional de las iglesias. Popularmente conocidos en los círculos evangélicos brasileños como «desigrejados», estos individuos mantienen su fe, pero han optado por una expresión más independiente y descentralizada de la práctica religiosa.

Sin duda, el fenómeno de los «desigrejados» comenzó a gestarse con dos hitos importantes en el desarrollo de la comunicación de masas: la radio y la televisión. Cuando las grandes iglesias o los predicadores independientes comenzaron a hacer un uso exhaustivo de estos medios de comunicación de masas, la radio y más tarde la televisión, asistimos a un hito significativo en la difusión de la fe. Cabe destacar el fenómeno de los telepredicadores en Estados Unidos entre 1970 y 1990, que dio origen a lo que en la literatura se ha denominado la «iglesia electrónica».

Este modelo encontró rápidamente eco en América Latina, dando lugar al surgimiento de nuevas iglesias de inspiración pentecostal (PACE, Enzo; GIORDAN, 2012). Más tarde, Internet causó una verdadera revolución, inaugurando la comunicación en red y, posteriormente, los medios sociales como Facebook, Twitter, Instagram y otras plataformas, que proporcionan interacciones en tiempo real y la difusión de información a escala mundial.

En este contexto, la doble o múltiple pertenencia religiosa se ha hecho más evidente que nunca. En nuestra historia, la interacción entre las religiones indígenas y africanas y el catolicismo ibérico ha dado lugar a una reconfiguración de símbolos y creencias. Este fenómeno de doble o múltiple pertenencia religiosa surge como una característica intrínseca del escenario religioso brasileño (RIBEIRO, 2018) y se ve cada vez más reforzado por las redes sociales, ya que, en una rápida navegación, podemos componer nuestra experiencia religiosa a partir de símbolos y creencias que pueden incluso ser conflictivos, pero que adquieren un nuevo significado al ser reorganizados, en una especie de «collage», por cada individuo.

Por otra parte, un reciente estudio realizado por el Instituto de Investigación Económica Aplicada (Ipea) muestra un notable crecimiento de los establecimientos religiosos en Brasil en las dos últimas décadas. En 2021, de los 124.529 establecimientos registrados en el país, 52% se identifican como evangélicos pentecostales o neopentecostales, posicionándose como la corriente dominante, seguida por 19% de evangélicos tradicionales y 11% de católicos. Entre los evangélicos pentecostales destaca la Asamblea de Dios, que representa el 14% de todos los establecimientos de esta confesión religiosa. Estos datos revelan no sólo la diversidad, sino también la influencia significativa de estas corrientes en el panorama religioso brasileño y plantean nuevas preguntas: si en 2010, el 21% de los evangélicos estaban desconectados de las instituciones religiosas, ¿por qué, en cambio, ha crecido el número de iglesias en el país en las últimas dos décadas? ¿El crecimiento de las iglesias va realmente acompañado de un aumento del número de miembros?

Es innegable que hemos experimentado un importante crecimiento demográfico durante este tiempo, sumado a los impactos de la pandemia, que pueden haber alterado las percepciones de la gente sobre sus prácticas de fe. Además, la dinámica interna del movimiento evangélico, que abarca el liderazgo, la teología y el estilo de culto, desempeña un papel crucial en la aparición de nuevas iglesias que buscan distinguirse. Sin embargo, la pregunta central sigue siendo: ¿cuáles han sido los cambios en el campo religioso brasileño, especialmente en el ámbito evangélico, en las últimas dos décadas? ¿Y cómo explicar la aparente contradicción de estos datos a primera vista?

A pesar de la posibilidad de que Brasil esté pasando a ser mayoritariamente evangélico, la categoría «evangélicos» no está estrictamente vinculada al número de iglesias. La respuesta a esta pregunta requiere estudios más profundos sobre el papel específico que desempeñan las iglesias en el país. Además de proporcionar alimento espiritual, en algunas regiones la aparición de nuevas iglesias puede satisfacer las demandas específicas de las comunidades locales, llenando a menudo el vacío dejado por el Estado y proporcionando apoyo social a la población. Otra perspectiva posible es ver en ello la expansión de un modelo de negocio, dada la facilidad para abrir templos en el país desde el primer mandato del presidente Luiz Inácio Lula da Silva (PT), en 2003.

 

 

Traducción del original en lengua portuguesa realizada por el director editorial de ZENIT. Maria Angélica Martins es socióloga y máster en Ciencias Religiosas por la Pontificia Universidad Católica de Campinas, Brasil. Investiga la relación entre los fenómenos religiosos y la política, con especial atención al protestantismo histórico y al neocalvinismo holandés.

 

Share this Entry

Redacción Zenit

Apoya ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación

console.log("Prueba")