Iglesia del Santísimo Salvador de Chora Foto: via www.imago-images.de (www.imago-images.de)

Gobierno turco convierte en mezquita una antigua iglesia cristiana

El Patriarcado Ecuménico, con sede en Estambul, expresó su desaprobación, calificando la acción como «otro acto irrespetuoso contra la libertad religiosa por parte del gobierno turco».

Print Friendly, PDF & Email
Share this Entry

(ZENIT Noticias / Estambul, 14.05.2024).- Un día después de la celebración de la Pascua ortodoxa, el presidente turco, Tayyip Erdogan, supervisó la controvertida reapertura de la histórica Iglesia del Santísimo Salvador de Chora como mezquita. Esta decisión ha suscitado una oleada de críticas a nivel internacional, poniendo en entredicho la política de preservación del patrimonio cultural de Turquía.

El Primer Ministro de Grecia, Kyriakos Mitsotakis, condenó enérgicamente el acto, señalando que «este acto insulta la rica historia de Estambul como encrucijada de diferentes civilizaciones». Por su parte, la presidenta griega, Katerina Sakellaropoulou, instó a Turquía a respetar los valores comunes que sustentan las relaciones con Europa. «Mantener el carácter universal de los monumentos y respetar las normas internacionales para la protección del patrimonio religioso y cultural es un deber internacional claro que se aplica a todos los estados», añadió el Ministerio de Asuntos Exteriores griego.

La Iglesia de Chora, reconocida como Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, es venerada por su arte sacro y su significación histórica en la cristiandad ortodoxa. Sin embargo, la decisión de convertirla en mezquita ha sido vista como un desaire a la libertad religiosa y al patrimonio cultural.

El Patriarcado Ecuménico, con sede en Estambul, expresó su desaprobación, calificando la acción como «otro acto irrespetuoso contra la libertad religiosa por parte del gobierno turco». Los dignatarios ortodoxos advirtieron sobre el riesgo de perder la valiosa iconografía del siglo XIV que adorna la iglesia. Recordaron que la Iglesia de Chora fue el primer monumento saqueado durante la conquista otomana de Constantinopla y subrayaron que tal destrucción no debe repetirse.

La comunidad ortodoxa internacional también ha reaccionado. La Arquidiócesis Griega Ortodoxa de América solicitó al gobierno turco que reconsidere su decisión, destacando la delicada posición del Patriarcado Ecuménico, que tiene su sede en Estambul. «Este paso es particularmente doloroso», afirmaron, subrayando la importancia de preservar la herencia religiosa y cultural.

Esta controversia recuerda la decisión previa de Erdogan de convertir la antigua basílica patriarcal de Santa Sofía en mezquita, basándose en que ambas estructuras habían sido utilizadas como mezquitas en el pasado. Sin embargo, las críticas insisten en que tales movimientos socavan el respeto por los monumentos históricos y las normas internacionales de protección del patrimonio.

Las organizaciones internacionales y los gobiernos comprometidos con la libertad religiosa han sido llamados a tomar medidas contra esta decisión, en un esfuerzo por proteger la integridad y el valor histórico de la Iglesia de Chora. Mientras tanto, la tensión entre Turquía y Grecia, ya tensa por cuestiones políticas y territoriales, se intensifica con este nuevo episodio que pone en juego la convivencia y el respeto por las distintas herencias culturales y religiosas de la región.

Gracias por leer nuestros contenidos. Si deseas recibir el mail diario con las noticias de ZENIT puedes suscribirte gratuitamente a través deeste enlace.

 

Print Friendly, PDF & Email
Share this Entry

Redacción Zenit

Apoya ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación