Dona ahora!

16:20 -Viaje a Egipto: El Papa llega a la Universidad de Al-Azhar

El principal punto de referencia de la mayoría mundo islámico

(ZENIT – Ciudad del Vaticano, 28 Abr. 2017).- El papa Francisco llegó a la Universidad de Al-Azar en donde concluye hoy el ‘Global Peace Conference‘, con la participación de unos 200 líderes religiosos del mundo.

En el Conference center, a unos 8 kilómetros del Palacio presidencia, el Santo Padre tuvo un discurso en la conferencia internacional sobre la paz.

Después de las palabras del gran imam de la Universidad de Al-Azhar, Ahmed Al Tayyeb, el papa Francisco de dirigió a  un auditorio con una platea con gran diversidad de vestidos y hábitos y sobre todo de personas de religión islámica de diversas corrientes.

El Santo Padre inició con las palabras ¡Al Salamò Alaikum!, La paz sea con vosotros. Recordó que la diversidad es un don, que no se trata de fingir para agradar a los otros pero de respetarlos en su identidad. Invitó a eliminar las justificaciones a la violencia, porque la violencia es la negación de la auténtica religiosidad. Y que como responsables religiosos es necesario desenmascarar la violencia y las violaciones. Porque Dios es santo y es Dios de paz. Solo la paz es santa y ninguna violencia puede ser realizada en nombre de Dios.  El Papa fue aplaudido diversas veces durante sus palabras.

La mezquita de Al-Azhar es las más importantes del mundo islámico. Fundada en el año 970, después se volvió un importante centro de instrucción religiosa y hoy es una universidad con más de 300 mil inscritos de todos los países del mundo.

El papa Francisco es el segundo pontífice que encuentra a un gran imán de Al-Azhar, después de que san Juan Pablo II tuvo un encuentro el 24 de febrero del 2000, con Muhammad Sayyid Tantawi.

A partir de allí se instituyó un comité mixto para el dialogo, creado por Al-Azhar con las religiones monoteístas, y con el Consejo pontificio para le diálogo interreligioso.

Texto completo del Papa

About Redacción

Share this Entry

Apoya ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación