Dona ahora!

Arzobispo Takami con el Papa Francisco © Vatican Media

EXCLUSIVA: Arzobispo Takami, de Nagasaki: “La fe de los mártires muestra la importancia de la fe moderna de Japón”

Explica a ‘zenit’ cómo ofrecen valentía a los japoneses hoy para que sean testigos también

(ZENIT – 24 nov. 2019).- “El testimonio de fe de los mártires muestra a las personas en el Japón moderno la importancia de la fe y les ofrece la valentia para dar testimonio de ese fe …”.

En una entrevista exclusiva con zenit, cuya corresponsal en el Vaticano, Deborah Castellano Lubov, viaja en el vuelo papal con el Papa Francisco a Japón y Tailandia, el 19 al 26 de noviembre, el arzobispo de Nagasaki, Joseph Takami Mitsuaki, quien también es presidente de la Conferencia Episcopal de Japón, hizo esta declaración.

El arzobispo de Nagasaki está siguiendo el viaje y, como presidente de la Conferencia Episcopal, se dirigió al Papa anoche antes de que el Santo Padre hablara con los obispos japoneses en la Nunciatura apostólica después de su llegada de Tailandia. Participará intrincadamente en la visita del Papa a Nagasaki hoy, antes de la próxima parada del pontífice, el mismo día, a Hiroshima.

Aquí está nuestra entrevista amplia e exclusiva:

***
zenit: Excelencia, el lema de la visita apostólica del Papa a Japón es Proteger toda vida. En su opinión, ¿a qué se dirige este lema y por qué es necesario?

Mons. Takami: En general, creo que los japoneses tienen un gran respeto por la vida. Sin embargo, en la sociedad japonesa moderna están ocurriendo varios problemas. Estos incluyen el aborto, el suicidio, el sistema de pena de muerte, el abuso doméstico, la intimidación en la escuela y en el lugar de trabajo, el asesinato cometido por motivos egoístas y la destrucción del medio ambiente.

En Japón, en 1948 entró en vigencia una ley conocida como la lay de protección eugénica que legaliza el aborto, y en 1996 esta ley fue revisada y se convirtió en la ley de protección de la maternidad. De acuerdo con esta ley, si un embarazo es antes de las 21 semanas y 6 días, el aborto está legalmente permitido cuando lo realiza un médico con licencia. En Japón, hubo alrededor de 1.17 millones de abortos en 1955, alrededor de 600,000 en 1980, alrededor de 340,000 en el año 2000 y alrededor de 160,000 en 2017.

Con respecto al suicidio, durante muchos años hubo aproximadamente 30,000 suicidios anualmente en Japón, pero recientemente ha habido una tendencia a bajarse. Sin embargo, se dice que los suicidios entre los jóvenes en su adolescencia y veinte años están aumentando.

En Japón, aproximadamente el 60% está a favor de continuar con la pena de muerte, mientras que solo el 9% está a favor de su abolición.

La cantidad de violencia doméstica y abuso en Japón también es notario. Hay casos en que los niños han muerto como resultado del abuso de los padres, aunque se dice que hay un mayor número de casos de esposos que actúan violentamente hacia sus esposas.

Creo que es necesario que las personas entiendan la dignidad de la vida.

zenit: Existe una gran expectación por las visitas del Papa a Nagasaki e Hiroshima, las únicas ciudades donde se han utilizado armas nucleares. ¿Qué significa una visita del Papa para esos lugares, cómo se sienten los efectos de los bombardeos y cómo se ve la fe en Nagasaki?

Mons. Takami: Hiroshima y Nagasaki son las únicas ciudades donde se han utilizado bombas atómicas durante una guerra. Destacar, desde el terreno donde cayeron las bombas atómicas, que estos actos nunca deben repetirse por segunda vez, al tiempo que destaca la brutalidad de las armas nucleares y la angustia física y mental que traen, así como el valor de la paz, es de gran importancia. .

Todavía hay muchos sobrevivientes de bombas atómicas con vida hoy, quienes en japonés son conocidos como “hibakusha”.

Después de un período de persecución que duró 250 años, los católicos locales pasaron 30 años construyendo una gran iglesia llamada Iglesia de Urakami, a pesar de su extrema pobreza. 20 años después de su finalización, sin embargo, esta iglesia fue completamente destruida por la bomba atómica. Hoy, los católicos en Nagasaki rezan por la realización de la paz mundial y dan testimonio de su fe al participar en actividades de paz.

zenit: ¿Qué espera de la visita del Papa a Nagasaki e Hiroshima?

Mons. Takami: Espero que desde Nagasaki, que se convirtió en víctima del segundo bombardeo atómico, el Papa abogue por la importancia de la abolición nuclear, específicamente la firma y ratificación del tratado sobre la prohibición de las armas nucleares, y apele en particular a aquellos países que poseen armas nucleares.

zenit: Cuando el Papa Juan Pablo II visitó Hiroshima y Nagasaki en 1981, todavía era el tiempo de la Guerra Fría, con el riesgo concreto de una guerra nuclear. En Asia hoy hay muchos países que poseen, o se esfuerzan por obtener, armas nucleares. ¿Qué reacción cree que tendrán las palabras y acciones del Papa en esos países?

Mons. Takami: No sé qué respuesta habrá a las palabras y acciones del Papa, pero me gustaría ver algún tipo de respuesta positiva o proactiva.

zenit: En Japón, la Iglesia local sufrió una larga persecución en los siglos pasados. ¿Qué ha dejado esa experiencia hoy en la Iglesia japonesa?

Mons. Takami: Se dice que en Japón, en los casos en que solo existen registros, hubo al menos 5.000 martirios católicos. En 1862, los 26 mártires de Japón fueron canonizados, y en 1867, 205 mártires de Japón fueron beatificados. En ese momento, la larga prohibición de Japón sobre el cristianismo aun existia. La mayoría de los 205 mártires que acabamos de mencionar fueron martirizados en Nagasaki. En 1987, otros 16 mártires de Japón, entre los cuales se encontraban sacerdotes dominicos, fueron canonizados. Luego, el 24 de noviembre de 2008, 188 mártires de Japón fueron beatificados dentro del estadio de béisbol de la prefectura de Nagasaki, donde el Papa Francisco dirá Misa mientras esté en Nagasaki. Entre este grupo de mártires había 3 sacerdotes jesuitas y 1 sacerdote agustino, pero el resto eran laicos. Muchas familias se encontraban entre los mártires. En otras palabras, estos mártires incluyeron muchas mujeres y niños. Finalmente, en 2017, el samurai japonés Justo Takayama Ukon fue beatificado en Osaka como mártir.

En toda la Arquidiócesis de Nagasaki hay un número particularmente alto de “conmemoraciones de martirio”, que se llevan a cabo anualmente en lugares donde los cristianos murieron por su fe y durante los cuales se celebra una misa. Estos brindan a las personas la oportunidad de aprender sobre los mártires y hacer peregrinaciones a los lugares donde murieron. El testimonio de la fe de los mártires muestra a las personas en el Japón moderno la importancia de la fe y les ofrece la valentiapara dar testimonio de esa fe.

zenit: Cuéntenos sobre las parroquias en su Arquidiócesis. En un domingo típico, ¿qué vería un visitante de una de estas parroquias y cómo es la vida de una parroquia típica?

Mons. Takami
: En la Arquidiócesis de Nagasaki, el promedio de asistencia a la misa dominical es de alrededor del 30%. El número de visitantes a las iglesias que pertenecen a la Arquidiócesis está aumentando, particularmente después de que 7 fueron inscritos como sitios del patrimonio mundial de la UNESCO en 2018. Muchos de estos visitantes se conmueven al ver a los católicos locales rezando devotamente. En el pasado, creo que era normal que la gente volviera a casa después de la misa dominical. Sin embargo, a partir de 2001, la curia arquidiocesana fue reformada y se establecieron consejos pastorales a nivel de parroquia, forane y arquidiócesis con la esperanza de que estos, como comunidades de fe, crecería y se desarrollaría. En 2015, en el 150 aniversario del “Descubrimiento de los Cristianos”, se celebró el primer sínodo arquidiocesano, donde se acordó comenzar a trabajar para la formación de catequistas, el establecimiento de “pequeñas comunidades cristianas” (SSC) y la fundación de una organización caritativa llamada “Nagasaki Misericordia”.

zenit: ¿Cómo es ser un arzobispo católico en un país donde los católicos son una minoría? ¿Hay alguna hostilidad o indiferencia hacia los católicos, y hay ocasiones en las que te has sentido juzgado o discriminado debido a tu fe?

Mons. Takami: Nunca he experimentado ninguna discriminación por parte de personas que no son cristianas. Más bien, aquí en Nagasaki sirvo como asesor de una organización interreligiosa donde, para asegurar la coexistencia pacífica, representantes de diferentes religiones se unen para promover relaciones amistosas. Además, desde que me uní a una organización local que busca proteger el Artículo 9 de la constitución japonesa, he recibido un amable reconocimiento de parte de las personas involucradas en actividades de paz de que nosotros como católicos también estamos tratando de hacer algo para promover la paz.

Algunas personas en Japón, incluso en Nagasaki, consideran el cristianismo como una religión extranjera, y parece que un mayor número de japoneses de lo que cabría esperar consideran las religiones monoteístas como el cristianismo, el islam y el judaísmo como religiones que causan problemas. A veces, cuando un católico se casa con un no cristiano, este último o la familia de este último se negarán a aceptar una boda en la iglesia o no desearán que se bautice a los hijos resultantes de esa unión. En tales casos, es posible que exista algún tipo de prejuicio hacia el cristianismo en el fondo.

zenit: ¿Qué saben los japoneses en general sobre el catolicismo? ¿Aún recuerdan la visita del Papa Juan Pablo II a Japón en 1981?

Mons. Takami: Creo que la mayoría de los japoneses no son conscientes de qué tipo de religión es el catolicismo. Sin embargo, creo que muchas personas aprenden en la escuela que la primera persona en introducir el cristianismo en Japón fue San Francisco Javier y que hay una distinción entre el catolicismo y el protestantismo.

Muchas personas recuerdan vívidamente la visita del papa Juan Pablo II a Nagasaki en 1981, especialmente la misa que el Santo Padre celebro en la nieve. También creo que el “llamamiento por la paz” que hizo en Hiroshima continúa aún hoy tocando los corazones de muchos japoneses.

zenit: ¿Qué mensaje espera que el Papa deje la sociedad japonesa?

Mons. Takami: Espero que el Papa nos deje mensajes sobre la dignidad de la vida, la importancia de ayudar a las personas que sufren y están angustiadas en lugar de buscar ganancias financieras o un estilo de vida lujoso, la cuestión de cómo, específicamente, podemos trabajar para conservar el medio ambiente y la cuestión de cómo podemos promover la paz.

zenit: ¿Qué significa la visita del Santo Padre a estos dos naciones, Tailandia y Japón, para toda Asia?

Mons. Takami: Se dice que Las Filipinas es el único país cristiano en Asia. Los cristianos son una minoría en todos los países asiáticos. No sé nada sobre los motivos de la visita papal a Tailandia, pero tal vez el Papa esta visitando Tailandia y Japón porque el número de cristianos es bajo en estos países, y desea que reflexionemos sobre la importancia de la existencia y el papel de la Iglesia en Asia.

Traducción de Richard Maher

About Deborah Castellano Lubov

Share this Entry

Apoya ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación