Dona ahora!
Dos chicas jóvenes se abrazan © Cathopic

Dos chicas jóvenes se abrazan © Cathopic

‘Cristo vive’: “La verdadera juventud es tener un corazón capaz de amar”

Primer capítulo de la Exhortación post-sinodal

(ZENIT – 2 abril 2019).- La Exhortación Apostólica Christus Vivit (Cristo Vive) es un documento post-sinodal que el Papa Francisco ha escrito inspirado por la “riqueza de las reflexiones y diálogos” del Sínodo de los Obispos sobre Los jóvenes, la fe y el discernimiento vocacional, celebrado en el Vaticano del 3 al 24 de octubre de 2018.

“Vive Cristo, esperanza nuestra, y Él es la más hermosa juventud de este mundo. Todo lo que Él toca se vuelve joven, se hace nuevo, se llena de vida. Entonces, las primeras palabras que quiero dirigir a cada uno de los jóvenes cristianos son: ¡Él vive y te quiere vivo!”, escribe el Santo Padre al inicio del texto, compuesto por 9 capítulos desarrollados en 299 puntos.

“Cristo está en ti”

Francisco anuncia a los jóvenes y a todo el pueblo de Dios: “Cristo está en ti, Él está contigo y nunca se va. Por más que te alejes, allí está el Resucitado, llamándote y esperándote para volver a empezar. Cuando te sientas avejentado por la tristeza, los rencores, los miedos, las dudas o los fracasos, Él estará allí para devolverte la fuerza y la esperanza”.

El Papa, en el primer capítulo, recupera algunos pasajes de la Sagrada Escritura “donde varias veces se habla de los jóvenes y de cómo el Señor sale a su encuentro”.

“Jesús, el eternamente joven, quiere regalarnos un corazón siempre joven”, revela el Papa. “La Palabra de Dios nos pide: «Eliminen la levadura vieja para ser masa joven» (1 Co 5,7). Al mismo tiempo nos invita a despojarnos del «hombre viejo» para revestirnos del hombre «joven» (cf. Col 3,9.10).

Un corazón capaz de amar

Revestirse de esa juventud «que se va renovando», indica el Santo Padre, es tener «entrañas de misericordia, de bondad, humildad, mansedumbre, paciencia, soportándose unos a otros y perdonándose mutuamente si alguno tiene queja contra otro» (Col 3,12-13). “Esto significa que la verdadera juventud es tener un corazón capaz de amar”.

“En cambio –señala– lo que avejenta el alma es todo lo que nos separa de los demás”. Por eso concluye: «Por encima de todo esto, revístanse del amor, que es el vínculo de la perfección» (Col 3,14).

Asimismo, el Papa observa: “Notamos que a Jesús no le gustaba que los adultos miraran con desprecio a los más jóvenes o los mantuvieran a su servicio de manera despótica. Al contrario, preguntaba: “El que es mayor entre vosotros, se hace como el más joven” (Lc 22,26). Para él, la edad no establecía privilegios, y que alguien fuera más joven no significaba que valiera menos”.

Francisco afirma: “No hay que arrepentirse de gastar la propia juventud en ser buenos, en abrir el corazón al Señor, en vivir de otra manera” (17).

Antiguo Testamento

Del Antiguo Testamento, el Papa apunta a varias figuras como José, Gedeón (7), Samuel (8), el rey David (9), Salomón y Jeremías (10), la joven sierva hebrea de Naamán y la joven Rut (11) y  recuerda que “en una época en que los jóvenes contaban poco, algunos textos muestran que Dios mira con otros ojos” (6).

“Por ejemplo –escribe el Papa en el punto 6– vemos que José era uno de los más pequeños de la familia (cf. Gn 37,2-3). Sin embargo, Dios le comunicaba cosas grandes en sueños y superó a todos sus hermanos en importantes tareas cuando tenía unos veinte años (cf. Gn 37-47).

Asimismo, Samuel, quien “era un jovencito inseguro”, menciona el Pontífice, “pero el Señor se comunicaba con él”, es un buen ejemplo que refleja el amor y la confianza infinita de Jesús hacia cada uno de nosotros.

“Gracias al consejo de un adulto –Samuel– abrió su corazón para escuchar el llamado de Dios: «Habla Señor, que tu siervo escucha» (1 S 3,9-10). Por eso fue un gran profeta que intervino en momentos importantes de su patria. El rey Saúl también era un joven cuando el Señor lo llamó a cumplir su misión (cf. 1 S 9,2).

About Rosa Die Alcolea

Profesional con 7 años de experiencia laboral en informar sobre la vida de la Iglesia y en comunicación institucional de la Iglesia en España, además de trabajar como crítica de cine y crítica musical como colaboradora en distintos medios de comunicación. Nació en Córdoba, el 22 de octubre de 1986. Doble licenciatura en Periodismo y Comunicación Audiovisual en Universidad CEU San Pablo, Madrid (2005-2011). Ha trabajado como periodista en el Arzobispado de Granada de 2010 a 2017, en diferentes ámbitos: redacción de noticias, atención a medios de comunicación, edición de fotografía y vídeo, producción y locución de 2 programas de radio semanales en COPE Granada, maquetación y edición de la revista digital ‘Fiesta’. Anteriormente, ha trabajado en COPE Córdoba y ABC Córdoba.

Share this Entry

Apoya ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación