Dona ahora!
© L'Osservatore Romano

© L'Osservatore Romano

Obispo de Bagdad: A pesar de la actual “crisis de fe”, el viaje de un Papa a Irak sería fuente de “gran alegría”

Entrevista en exclusiva a Mons. Robert Saeed Jarjis

(ZENIT – 26 agosto 2019).- El primer viaje de un papa a Irak sería un acontecimiento histórico, y muchos esperan que el Papa Francisco visite el país el próximo año.

El Pontífice argentino expresó su deseo de visitarlo en 2020 la nación devastada por la guerra. Hasta este momento, por cuestiones de seguridad, dicha visita no se había considerado factible.

Los cristianos iraquíes han emigrado en masa después de la persecución masiva de cristianos y minorías religiosas por parte del Estado Islámico. Si bien a muchos les encantaría regresar a su tierra natal, y las organizaciones internacionales, como la fundación pontificia Ayuda a la Iglesia Necesitada, hacen grandes esfuerzos para reconstruir la llanura de Nínive, muchos iraquíes carecen de la confianza de poder restablecerse allí de manera segura, y en cambio esperan la bienvenida en tierras vecinas y en países lejanos, como Australia, Canadá y Estados Unidos. Varios refugiados iraquíes expresaron esto a zenit en Jordania.

En una entrevista exclusiva con zenit, el obispo auxiliar del Patriarcado Caldeo de Babilonia, en Bagdad, Irak, Mons. Robert Saeed Jarjis, habló sobre todos estos aspectos y más.

“Hoy existe una fe en crisis, porque lo sucedido ha herido el corazón no solo de los cristianos”, dijo el obispo auxiliar de Bagdad a zenit, refiriéndose también a los yazidíes, otra minoría iraquí. “Hay pueblos enteros que aún necesitan ser reconstruidos, donde el agua ni siquiera está disponible, no hay trabajo”, dice, preguntando cómo un pueblo sin estos elementos puede permanecer en ese lugar…

Sin embargo, al mismo tiempo, expresó la gran alegría de todos los iraquíes de diferentes religiones y demografías ante la posibilidad de que el Papa visite su país.

Alrededor de la Navidad de 2018, el cardenal Pietro Parolin, secretario de Estado del Vaticano, visitó Irak, pero en ese momento, a su regreso a Roma, sugirió que las condiciones aún no estaban establecidas para que el Papa las visitara. Sin embargo, desde entonces, Francisco ha expresado su deseo de ir en 2020.

“Un pensamiento insistente me acompaña pensando en Irak, donde deseo ir el año que viene, para que pueda mirar hacia adelante a través de la participación pacífica y compartida en la construcción del bien común de todos los componentes religiosos de la sociedad, y que no caiga en las tensiones que provienen de los conflictos interminables de los poderes regionales”, dijo a la Reunión de Agencias de Ayuda para las Iglesias Orientales en el Vaticano.

La corresponsal de la edición inglesa de zenit Deborah Castellano Lubov estuvo recientemente en Amman, Jordania, para asistir a la conferencia internacional “Los medios de comunicación y su papel en la defensa de la verdad”, que reflexionó sobre el diálogo entre las religiones y los habitantes en Oriente Medio. Fue promovido por el Consejo de Patriarcas Católicos del Oriente, el Centro Católico de Estudios y los medios de comunicación en Jordania, con la colaboración de la Plataforma para el Diálogo y la Cooperación entre Líderes Religiosos e Instituciones del Mundo Árabe  y la Oficina de Turismo de Jordania, que sucedió a fines de junio de 2019.

El Papa Francisco visitó Jordania durante su visita a Tierra Santa en 2014, visitando el sitio del Bautismo de Jesús a lo largo del Río Jordán. Francisco lo hizo siguiendo los pasos de Benedicto XVI (2009) y San Juan Pablo II (2000). Jordania, con una gran mayoría islámica, donde los católicos son menos del 1% de la población, tiene la reputación de ser un país pacífico y tolerante en el Medio Oriente.

El Santo Padre también agradeció la invitación de la Iglesia y el Estado en los Emiratos Árabes Unidos a visitar Abu Dhabi para una conferencia interreligiosa, el 3 al 5 de febrero de 2019, que marcó la primera visita de un Papa a la Península Arábiga. Durante el encuentro, firmó el “Documento sobre la fraternidad humana para la paz mundial y la convivencia” con el Gran Imán de Al Azhar Al Tayyeb.

Sin embargo, Irak ha tenido una experiencia diferente a la de Jordania y Los Emiratos, llena de guerra, persecución y sufrimiento, y aún con problemas graves, entro otros la discriminación contra los Cristianos.

En esta entrevista con zenit, Mons. Jarjis habla sobre la situación actual en Irak, la realidad que viven los cristianos y se enfoca en el muy esperado primer viaje de un Papa a Irak, –aunque el Vaticano aún no lo ha confirmado– a la ciudad de Ur, en donde el Cristianismo, el Judaísmo y el Islam –las tres grandes religiones monoteístas mundiales–tienen sus raíces históricas.

También toca el tema de la emigración, señalando que “un iraquí, cristiano o no, no emigra porque le gusta ser desarraigado de su propia tierra”, ya que un “iraquí ama a su país y su cultura”. “Emigración, que nos obliga a cortar nuestras raíces en contra de nuestra propia voluntad”, explica el prelado, “son consecuencias de otros problemas serios que afectan a Irak “.

A continuación, sigue nuestra entrevista exclusiva de zenit con Mons. Jarjis, realizada en Ammán:

***

zenit: Su Excelencia, el 10 de junio, al recibir una audiencia con la Asamblea ROACO, el Papa Francisco expresó claramente su disposición a visitar Irak en 2020. ¿Cómo recibieron los iraquíes esta noticia? ¿Cuáles fueron las reacciones?

Mons. Jarjis (obispo auxiliar caldeo de Bagdad): Primero, una gran alegría, y no solo entre  los cristianos, sino de todos los diferentes grupos del pueblo iraquí. Lo primero que hizo el presidente de la República, Barham Salih, fue contactar al cardenal Sako, Patriarca de Babilonia de los Caldeos, para recibir toda la información relacionada con las noticias y saber cómo manejar tal evento, la visita de un Papa: Qué debería hacer… cómo se procede. ¿Es necesario una invitaciones oficiales? ¿Qué protocolo se sigue?

zenit: Entonces, una alegría para todos los iraquíes …

Mons. Jarjis: Por supuesto, para cristianos, musulmanes, chiítas y sunitas, y todos los demás, ya que sería el primer viaje de un papa a Irak. Y siendo Irak, el lugar donde hunden sus raíces históricas, precisamente en Ur, con Abraham, los tres grandes monoteísmos del mundo, el Judaísmo, el Cristianismo y el Islam, sería un viaje extremadamente significativo, sería importante dar la bienvenida a un Papa a Irak.

zenit: ¿Qué esperan los cristianos de la visita del Papa a Irak?

Mons. Jarjis: Diría que apoyo a las comunidades cristianas iraquíes, que necesitan tanto apoyo. Hablo de todo tipo de apoyo, pero sobre todo, apoyo moral, después de todos los ataques que han sufrido y las crisis por las que han pasado: económicas, sociales… Han sufrido tanto.

zenit: Con la derrota del Estado Islámico, el silencio parece haber caído sobre Irak por los medios de comunicación internacionales…

Mons. Jarjis: Por lo tanto, sería importante darle la bienvenida al Papa a Irak para atraer nuevamente la atención del mundo hacia este país. Mientras haya Daesh para enfrentar, por supuesto, no se perdió la atención. Pero luego los medios de comunicación recurrieron a otra cosa, en lugar de centrarse en los problemas no resueltos de Irak. ¡Pero el sufrimiento no ha terminado! Sobre todo, las comunidades cristianas aún tienen muchos desafíos que enfrentar. No ha habido reconstrucción todavía. Pero ahora la atención de los medios de comunicación se centra en otros países de la región, como las tensiones entre Estados Unidos e Irán. Hoy, Irak está en el fondo de la atención de la prensa internacional, y el viaje del Papa sería la ocasión oportuna para cambiar el tema. ¡Ya expresando el deseo de visitar Irak, el Papa Francisco nos ha devuelto mucha atención! ¡Imagina el efecto de un viaje, cuando el deseo se materialice! ¡Sería un gran regalo, una gran gracia!

zenit: El Papa Francisco sería el primer papa en visitar Irak, pero no el primer papa en querer viajar a Irak. ¿Es esto correcto?

Mons. Jarjis: Sí, incluso san Juan Pablo II quiso visitar a Ur como peregrino, durante el Jubileo de 2000. Pero en ese año, hubo otros desafíos más urgentes que enfrentar. Por lo tanto, el Papa Juan Pablo II hizo una peregrinación “simbólica” a Ur desde el Vaticano, en el Salón Pablo VI. Sin embargo, el deseo de visitar Irak había estado en los corazones de los papas, incluso antes de Juan Pablo II. ¡Ahora esperemos que suceda muy pronto!

zenit: Mientras tanto, muchos eventos históricos han ocurrido en Irak. ¿Cómo describiría la situación de los cristianos en Irak hoy? Sabemos que muchas instituciones, como Ayuda a la Iglesia Necesitada, están comprometidas a promover el regreso de los emigrados a Irak…

Mons. Jarjis: Antes que nada, la comunidad cristiana es una parte integral del pueblo iraquí. Por lo tanto, hay dos órdenes de desafíos que enfrentan hoy. Los primeros son los desafíos que tocan y hacen sufrir a todos los iraquíes. Tal vez te haga reír un poco, si digo que el primer desafío en este momento es el sol, el calor, que en verano alcanza casi 50 grados Celsius (122 grados Fahrenheit). Sin embargo, este es realmente un desafío, el resultado de cómo se ha tratado el medio ambiente en el pasado. Todos los iraquíes han sufrido de la negligencia ambiental en estos últimos años.

zenit: ¿Y cuáles son los desafíos particulares de los cristianos iraquíes?

Mons. Jarjis: Hay aldeas cristianas en la llanura de Nínive que aún no han sido reconstruidas. Entonces, digo que la voluntad, el deseo del Papa de visitar Irak despertará la atención del mundo sobre Irak y sobre los cristianos de este país que derrotó al Daesh, todavía tienen que enfrentar muchos otros desafíos. Para los jóvenes cristianos, pero lo mismo se aplica a todos los demás, el trabajo es un desafío. Pero aquellos que podrían invertir en alguna actividad económica y, por lo tanto, crear empleos, generalmente no lo hacen, debido a los medios de comunicación que siempre difunden noticias negativas sobre Irak. Hoy en Irak es posible invertir en actividades económicas, obviamente con cuidado y sabiduría. Por lo tanto, los jóvenes, cristianos o no, tienen alguna esperanza de encontrar un trabajo. En cambio, todos aspiran a un trabajo estatal, ¡pero el gobierno no puede proporcionar trabajos para todos!

Entonces los cristianos, siempre hablando de trabajo, a veces sufren un trato diferente al de otros, incluso si no abiertamente. Si en una oficina hay que identificar a un empleado para un trabajo de nivel superior, como un director, hay muchas recomendaciones de las partes, incluso si tal vez la persona en cuestión no podrá llevar a cabo esa tarea. Los cristianos, por otro lado, no tienen a nadie que los recomiende, se sienten aislados, a pesar de que tienen calificaciones y capacitación importantes. Trabajan honestamente, sin crear problemas… ¿por qué nunca hacen carrera? Esto significaría una posición más prestigiosa, salarios más altos, más beneficios…

zenit: ¿Existe todavía el riesgo real de ser perseguido para un cristiano que eventualmente regresara al país después de haber escapado?

Mons. Jarjis: Oficialmente perseguido no, esta palabra sería demasiado dura, excesiva. Ciertamente, sin embargo, hoy existe una fe en la crisis, porque lo sucedido ha herido el corazón no solo de los cristianos. También estoy pensando en los yazidíes, otra minoría iraquí. Entonces, como dije, hay pueblos enteros que aún necesitan ser reconstruidos, donde ni siquiera hay agua disponible, no hay trabajo… ¿Cómo puedes vivir en un lugar determinado si no tienes trabajo? Ciertamente no es suficiente para tener un hogar. Estas son preguntas prácticas, por supuesto, hablar de persecución no es posible, pero esta es la situación.

zenit: ¿La emigración de cristianos iraquíes al extranjero crea riesgos para la supervivencia de las Iglesias cristianas en Irak? ¿Y cómo podría ser detenido?

Mons. Jarjis: Necesitamos enfrentarlo sabiamente, para obtener algunos resultados prácticos, sin olvidar que entre las causas también debemos mencionar el hecho de que tantos cristianos se han visto obligados a abandonar sus hogares. En primer lugar, diría que debemos comenzar un trabajo de reconstrucción de la confianza mutua entre las diferentes identidades étnicas y religiosas que conforman el pueblo Iraquí. La emigración en el extranjero puede ser detenida. Si un iraquí elige cortar las raíces de su tierra, lo hace por problemas serios. El iraquí, cristiano o no, no emigra porque le gusta ser desarraigado de su propia tierra, ¡no! El iraquí ama a su país y su cultura. La emigración, que nos obliga a cortar nuestras raíces contra nuestra propia voluntad, es la consecuencia de otros problemas serios que afectan a Irak. Y el primero, repito, es el trabajo, el medio por el cual la persona se realiza a sí misma. Pensemos en una persona desempleada joven que quiere casarse, ¿cómo lo hace?

zenit: ¿Qué ayuda podrían dar los iraquíes emigrados al extranjero para el crecimiento de su país?

Mons. Jarjis: Estoy pensando en la creación de grupos, fuera de Irak, entre los emigrantes iraquíes, para trasplantarlos a Irak para que a su vez constituyan otros grupos pequeños al transmitirles las habilidades y el conocimiento que han adquirido en el extranjero. Es cierto que tal trabajo, si se inicia hoy, producirá resultados en cinco, diez años, pero si hoy ni siquiera comenzamos, la emigración nunca se detendrá.

zenit: Cuando habla de la confianza herida, ¿qué quiere decir?

Mons. Jarjis: ¡Todas las partes que componen el pueblo iraquí están heridas! Pero la reconstrucción de esta confianza aún no ha comenzado de manera “organizada”. Hay voces que hablan sobre la reconstrucción de la confianza mutua, la coexistencia pacífica, pero para comprender realmente cómo hacerlo, se necesita una gran sabiduría.

zenit: El Documento sobre Fraternidad Humana firmado por el Papa Francisco y el Gran Imán Al Tayyeb en Abu Dhabi habla mucho sobre la “ciudadanía”, un tema clave en Irak. ¿Qué impacto está teniendo este documento en Irak? ¿Fue generalizado, leído, discutido?

Mons. Jarjis: El documento de Abu Dhabi desafortunadamente no fue lo suficientemente extendido para tomarse en serio. La Iglesia Católica ha tratado de difundirlo y publicarlo, hablo especialmente del trabajo del cardenal Patriarca Sako para darlo a conocer. Pero la prensa cristiana en Irak todavía no es suficientemente fuerte y no está muy extendida.

zenit: ¿Pero es gratis?

Mons. Jarjis: Sí, totalmente, pero a veces hay que ejercer la sabiduría. La verdad debe ser dicha, pero en los sentidos y momentos apropiados. Y aquí se necesita sabiduría para entender. Volviendo al documento de Abu Dhabi, creo que el Oriente Medio realmente lo comprenderá con el tiempo, lentamente, pero es necesario que los medios de comunicación le presten atención.

zenit: El documento está firmado por una autoridad del Islam sunita, pero en Irak, los chiítas son la mayoría…

Mons. Jarjis: Los chiítas afirman tener hermanos tanto en la religión como en la creación; todo, es decir, según los chiítas, somos hermanos en la creación. Y esta declaración recuerda el título del documento de Abu Dhabi. Entonces, dado que un alto porcentaje de chiítas viven en Irak, este documento debería tener un efecto muy fuerte en Irak, si tan solo quisiéramos aplicarlo, ¡ponerlo en práctica!

zenit: Durante un viaje papal a Irak, ¿cuáles diría que son los lugares o las citas que no se pueden perder en el programa?

Mons. Jarjis: En mi opinión, el deseo del Papa Francisco será el mismo que el de san Juan Pablo II para comenzar el viaje a Iraq desde Ur, que es un lugar bíblico, un lugar que une a judíos, cristianos y musulmanes. Sería una forma de enviar el mensaje de que si el pasado de todos está en Ur, entonces el presente y el futuro también pueden estar allí. ¡El diálogo interreligioso debe centrarse en lo que une! ¡Solo mira lo que nos hace diferentes! Y Ur es un lugar cuyo significado une.

zenit: ¿Y qué otras paradas, además de Ur, consideraría importantes?

Mons. Jarjis: Seguramente Bagdad, para reunirse con los representantes de las más altas instituciones del estado. Entonces ciertamente Kurdistán, al norte, con la ciudad de Erbil, como un signo de cercanía a los cristianos de la región, porque desde que los cristianos fueron expulsados de sus aldeas, viven principalmente en Erbil. Entonces, sería genial si el Papa también fuera allí, y creo que no es solo mi idea, sino que el Patriarca Sako también dio esta indicación. Con respecto a los problemas en evidencia, ciertamente preveo la coexistencia pacífica en Irak, el estímulo a todos los componentes del pueblo iraquí en este camino y el documento de Abu Dhabi como una ayuda en el camino.

zenit: Gracias, excelencia.

Traducido por Richard Maher 

About Deborah Castellano Lubov

Share this Entry

Apoya ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación