Dona ahora!
Beata Romero Meneses © JMJ Panamá 2019

Beata Romero Meneses © JMJ Panamá 2019

Patronos de la JMJ 2019: Beata Sor María Romero Meneses

Fundó sorprendentes obras sociales en Costa Rica

Nació en Granada (Nicaragua) el 13 de Enero de 1902 y murió en Las Peñitas, León (Nicaragua) el 7 de Julio de 1977. Sus padres Félix Romero Arana y Ana Meneses Blandón, eran muy ricos por lo que se le ofrecía una vida llena de comodidades. María tuvo trece hermanos.

Cuando tenía 8 años (8 de diciembre de 1909) hizo su Primera Comunión. Al año siguiente, llegaron a Nicaragua las misioneras de Don Bosco, Hijas de María Auxiliadora (FMA). Eran muy pobres, muy buenas y siempre sonrientes, punto de partida desde el cual el Espíritu Santo le infundió su vocación que la llevó a dejar atrás todo por El Señor.

Esta sería la Congregación a la que pertenecería durante el resto de su vida. Fue de las primeras inscritas en el recién fundado colegio al que asistió junto a su hermana Chila. Ese mismo colegio conserva en la actualidad una sala museo con la cama donde durmió la beata durante su estadía en Nicaragua antes de partir a Costa Rica.

A inicios de 1920, a los 18 años de edad, María Romero parte hacia El Salvador (Santa Tecla) al Instituto de las Hijas de María Auxiliadora para iniciar su noviciado. El 19 de marzo de ese mismo año, recibe la esclavina negra e inicia el uso del hábito negro que la caracterizó durante todo el resto de su vida y pasa a llamarse formalmente «Sor María Romero».

La nombraron maestra de música en el aspirantado. El 24 de mayo le imponen medalla postulante y el 6 de enero de 1921, día de la Epifanía, Sor María pasa a ser novicia. El 6 de enero de 1923, el padre inspector, José Reynieri, recibe la profesión religiosa de Sor María.

El 6 de enero de 1929, en el Colegio María auxiliadora de Granada, pronuncia sus Votos Perpetuos.

Durante su estancia en Nicaragua comienza a cargar la “libreta negra”, escribiendo en ella sus oraciones, ciertos sentimientos que cobijaba en su alma, frases y pensamientos de muchos autores religiosos como San Juan de la Cruz, Santa Catalina de Siena, San Agustín, Santa Teresa de Jesús, etc. El libro “Escritos Espirituales” recoge las anotaciones de dicho bloc de notas.

En 1931 la congregación la envió a San José, Costa Rica, donde se dedicó a servir a los necesitados durante 46 años. A pesar de considerar a Costa Rica como una «segunda patria», Sor María siempre se consideró nicaragüense y nunca renunció a su ciudadanía.

Para el 25 de diciembre de 1938 comienza la misión externa de Sor María, cubriendo todo Costa Rica. “Dio de comer al hambriento, visitó al desnudo y le dio techo a los sin techos”. La Santa granadina también llevó salud a los enfermos, organizando dispensarios médicos para los pobres.

Las principales obras las desarrolló en Costa Rica, pero en Nicaragua muchos depositaban su fe en sus obras milagrosas.

Según doña Mina Burgos, cada vez que la religiosa venía a Granada, su ciudad natal, miles de creyentes “venían en romerías a verla. Todos querían conversar con ella, pidiéndole algún milagro, sobre todo de sanación”.

El 27 de Agosto de1968, la UMA (Unión de Mujeres Americanas) la nombró “mujer del año”. En1976 le llegó otro reconocimiento, esta vez el Rotary Club de Costa Rica le otorgó una medalla de Oro.

A finales del año 1999 fue declarada como uno de los más célebres personajes granadinos del Siglo y Milenio.

“Humilde religiosa de las Hijas de María Auxiliadora o Salesianas de Don Bosco, fundó sorprendentes obras sociales en Costa Rica, su segunda patria. Su fama surcó las fronteras de Centroamérica, Estados Unidos y América del Sur. Y, era fama de santidad”, reza en la contraportada de un libro escrito sobre su obra por María Doménica Grassiano, del Instituto Hijas de María Auxiliadora.

Fue declarada Venerable por el Papa Juan Pablo II el 18 de Diciembre del año. Su esperada beatificación se produjo en la Pascua de 2002.

Para muchos, fue todo un “Don Bosco” pero en femenino. En boca de su pueblo, fue una auténtica Santa y toda Latinoamérica, en especial Nicaragua y Costa Rica, celebró con un gran júbilo el día de su beatificación, que tuvo lugar el 14 de Abril de 2002 por parte del Papa Juan Pablo II.

PREDICCIONES

Sor María Romero Meneses, predijo el terremoto que destruyó Managua, ciudad capital el 22 de diciembre de 1972. Diez días antes de la catástrofe, se lo dijo a Pablo Antonio Cuadra para que lo hiciera público en el diario La Prensa, “pero Pablo Antonio no lo publicó por temor a que lo calificaran de loco”, dijo doña Ruth Cuadra de Fuentes.

MILAGROS

Muchos milagros se le atribuyen a la “monjita” que fueron presentados en el proceso de beatificación. Entre ellos podrían destacarse:

  • La curación de joven de quince años enferma de leucemia
  • Las campanitas milagrosas que ayudar a encontrar a un niño perdido
  • El agua que sanó milagrosamente a varios enfermos

ESPIRITUALIDAD

Sor Romero es modelo y testimonio de devoción a Jesús y María, de celo misionero y de ayudar a la fe y la paz de los alejados.

Su ideal fue: amar profundamente a Jesús, «su Rey», y difundir su devoción junto a la de su divina Madre María. Su íntima alegría fue la posibilidad de acercar a la verdad evangélica a los niños, a los pobres, a los que sufren, a los marginados. La más ambicionada recompensa a sus sacrificios fue la de ver reflorecer la paz y la fe en una vida «perdida».

Dicha espiritualidad y convicción, ha llevado a esta sencilla y servicial beata, a ser considerada un “Don Bosco en Femenino”.

Cuando iniciaba su obra en Costa Rica, Sor María siempre se quedaba viendo un hermoso cafetal plantado frente al colegio María Auxiliadora en San José.

“Soñaba que ese terreno lo compraría y haría un santuario, en el que se construiría una capilla a María Auxiliadora, un consultorio médico con su respectiva farmacia y un edificio para alojar la escuela de niñas pobres. Tal sueño lo hizo realidad”.

“Estaba Costa Rica abandonada espiritualmente. Había mucho tugurio que nadie atendía y nadie veía. Ella no aguantaba eso porque Dios la hizo para los pobres. Así fue como comenzó los oratorios. Llegó a tener 58 oratorios en todos los barrios de Costa Rica”.

OBRAS SOCIALES Y ESPIRITUALES

Entre sus obras sociales y espirituales más importantes en Costa Rica están las siguientes:

  • Consultorios Médicos, que brindan servicios gratuitos de medicina general y medicamentos básicos a quienes no tienen protección del seguro social. Se atienden consultas con dentistas, oftalmólogos, pediatras y médicos generales.
  • Internado para jóvenes en la Casa María Auxiliadora que favorece a muchachas que antes vivían en la calle.
  • Capacitación en actividades como la cocina, la costura y otros oficios a muchachas y señoras.
  • ASAYNE: Asociación de Ayuda a Necesitados, en Ciudadelas en Salitrillos de Aserrí, que se compone de 70 viviendas para albergar a familias que antes vivían en condiciones infrahumanas. Se extendió a San Miguel de Desamparados y San Gabriel, en el cantón de Aserrí.
  • «Ropero», servicio que ofrece prendas de vestir a precios simbólicos y, en oportunidades, en forma gratuita.
  • Repartición diaria de canastas de alimentos básicos a personas de escasos recursos económicos.

MODELO PARA LA JUVENTUD

  • No caer en el consumismo, ni en el materialismo
  • Desprendimiento
  • Descubrir a Jesús en los pobres
  • Actitud de servicio y ayuda
  • Preocupación por los enfermos y marginados
  • Fe viva en Jesucristo
  • Devoción filial a María
  • Compaginar la santidad con el compromiso de vida

© JMJ Panamá 2019

About Redacción

Share this Entry

Apoya ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación