Dona ahora!

Sínodo: “El Espíritu nos entrega el documento para que trabaje en nuestros corazones”

Palabras del Papa tras la votación del documento final

(ZENIT – 27 oct. 2018).- Antes de clausurar el Sínodo sobre los jóvenes, la fe y el discernimiento vocacional, el Papa Francisco ha ofrecido unas palabras de agradecimiento, especialmente a los jóvenes que han participado, al finalizar la 21ª Congregación General –dedicada a votar el documento final– que pone fin a la XV Asamblea General Ordinaria del Sínodo.

El Santo Padre ha expuesto 3 puntos que “tiene en el corazón” y quería expresar al terminar el Sínodo, según ha indicado. En primer lugar, ha reiterado que el Sínodo “no es un parlamento”, sino “un espacio protegido para que el Espíritu Santo pueda actuar”. Así, ha recordado: “No olvidemos que ha sido el Espíritu quien ha trabajado aquí”.

En segundo lugar, el Pontífice ha asegurado que “el resultado del Sínodo no es un documento”. Francisco ha dicho que “ahora el Espíritu nos entrega a nosotros el documento para que trabaje en nuestros corazones, somos nosotros los destinatarios del documento”.

Por último, en tercer lugar, el Papa ha vuelto a pedir la necesaria oración por la Iglesia: “Se trata de un momento difícil porque el acusador, por medio de nosotros, ataca a la Madre, y a la Madre, y a la Madre no se le toca”, ha recordado. “Nuestra madre es santa, pero los hijos son pecadores. Somos todos pecadores”.

Este sábado, 27 de octubre de 2018, los padres sinodales han votado (268 tenían derecho, pero solo estaban presentes 249) el documento final: la primera y segunda parte por la mañana, y la tercera parte por la tarde.

A las 20 horas, el presidente delegado del Sínodo, el Cardenal Louis Raphaël I Sako, Patriarca de Babilonia de los Caldeos, jefe del Sínodo de la Iglesia Caldea (Iraq) ha dirigido unas palabras a todos los participantes en el Sínodo y ha invitado a todos los jóvenes del mundo “a levantar sus voces y poner su carisma para construir una sociedad más fraterna, más justa, con más paz”.

Asimismo, el Patriarca de la Iglesia Caldea ha pedido en la Asamblea: “No olvidéis a los cristianos de Oriente, porque si Oriente se vacía de cristianos, el cristianismo se quedará sin raíces”.

Después, ha intervenido el Cardenal Lorenzo Baldisseri, Secretario General del Sínodo, quien ha expresado que ha habido una “profunda comunión eclesial y los afectos del corazón de cada uno de nosotros que hemos llegado aquí de todos los lugares de la Tierra”.

A continuación, ofrecemos las palabras del Papa Francisco, en una transcripción rápido de trabajo de la redacción de Zenit.

***

Palabras del Santo Padre

Gracias a todos. Gracias al Cardenal Baldisseri, (…) a los presidentes, a los delegados, al relator, a los subsecretarios, les dije que la verdad que se jugaron la piel y ahora nos dejaron los huesos, porque realmente están consumidos. Y los expertos hemos visto como se pasa de un texto mártir a una comisión mártir. La comisión de redacción, que realmente aplicó mucho esfuerzo y con mucha penitencia hizo esto. Gracias a ustedes, auditores, y en especial, gracias a los jóvenes que nos trajeron su música al aula. La música es la palabra diplomática para decir “ruido”. Gracias.

Algunas cosas que llevo en el corazón.

  1. Reiterar una vez más que el Sínodo no es un parlamento. Es un espacio protegido para que el Espíritu Santo pueda actuar. Y por eso las informaciones que se ofrecen son de carácter general. Y no los detalles, los nombres, la formas de decir las cosas… con las cuales, el Espíritu Santo trabaja en nosotros. Este ha sido un espacio protegido. No olvidemos que ha sido el Espíritu quien ha trabajado aquí.
  2. El resultado del Sínodo no es un documento. Lo dije al comenzar. Estamos llenos de documentos… Y yo no sé si este documento allá fuera hará algo, pero lo que sí sé es que ha de actuar en nosotros. Tiene que trabajar desde nosotros. Nosotros, en la comisión preparamos el documento, lo estudiamos, presentamos los modos, lo aprobamos. Y ahora el Espíritu nos entrega a nosotros el documento para que trabaje en nuestros corazones, somos nosotros los destinatarios del documento. Porque este documento ha de trabajar y para que trabaje hay que orarlo, hay que estudiarlo, hay que pedir luces… Pero el documento es para nosotros principalmente. Claro, va a ayudar a muchos más, pero los primeros destinatarios somos nosotros. El Espíritu ha hecho todo esto, no lo olvidemos por favor.
  3. Y lo tercero, pienso en nuestra Madre, la Santa Madre Iglesia. Los últimos 3 números sobre la santidad nos muestran lo que es la Iglesia. Nuestra madre es santa, pero los hijos son pecadores. Somos todos pecadores. Y no olvidemos aquella expresión de los padres, la casta meretrix, la Iglesia santa, la Madre santa, con hijos pecadores. A causa de nuestros pecados, está siempre el gran acusador que anda merodeando, vagando, buscando a quien acusar, y en este momento nos está acusando con fuerza, y esta acusación se transforma también en una persecución. Lo dice el presidente hoy, su pueblo se encuentra perseguido tal como pasa en Oriente y en otros lugares del mundo también. Hay 2 tipos de persecuciones, constantes de ensuciar a la Iglesia.Pero a la Iglesia no hay que ensuciarla, los hijos somos todos sucios pero la Madre no lo es, y en este momento tenemos que defender a la Madre, y a la Madre la defendemos del gran acusador con la oración y la penitencia. Y por eso les he pedido que durante este mes, que está por terminar, recen el Rosario a San Miguel Arcángel para que proteja a la Santa Madre Iglesia. Se trata de un momento difícil porque el acusador, por medio de nosotros, ataca a la Madre, y a la Madre, y a la Madre no se le toca.

Esto quería decirlo de todo corazón al terminar el Sínodo. Y ahora, el Espíritu Santo hará trabajar este documento, a todos nosotros nos hará reflexionar sobre lo que significa para nosotros.

Gracias a todos

About Rosa Die Alcolea

Share this Entry

Apoya ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación