Dona ahora!
Ángelus en la plaza de San Pedro. Captura de pantalla Vatican Media

Ángelus en la plaza de San Pedro. Captura de pantalla Vatican Media

Siria: El Papa pide salvaguardar la vida de los civiles en Idlib

Palabras de Francisco después del Ángelus

(ZENIT – 3 sept. 2018).- “Todavía soplan vientos de guerra y llegan noticias inquietantes sobre los riesgos de una posible catástrofe humanitaria en la amada Siria, en la provincia de Idlib”, advirtió el Santo Padre.

Así renovó el Papa Francisco su llamamiento a la comunidad comunidad internacional y a todos los actores involucrados a hacer uso de los “instrumentos de la diplomacia, del diálogo y de las negociaciones, con respeto del derecho internacional humanitario y para salvaguardar la vida de los civiles”, en el rezo del Ángelus, el domingo 2 de septiembre de 2018.

A continuación, ofrecemos sus palabras, difundidas por la Oficina de Prensa de la Santa Sede:

***

Palabras del Papa después del Ángelus

Queridos hermanos y hermanas:

Ayer, en Košice (Eslovaquia), fue proclamada beata Anna Kolesárová, virgen y mártir, asesinada por haber resistido a quien quería violar su dignidad y su castidad. Es como nuestra italiana María Goretti. ¡Que esta muchacha valiente ayude a los jóvenes cristianos a permanecer firmes en la fidelidad al Evangelio, incluso cuando esto requiere ir a contracorriente y pagar en primera  persona! Un aplauso a la beata Anna Kolesárová.

Esto causa dolor: Todavía soplan vientos de guerra y llegan noticias inquietantes sobre los riesgos de una posible catástrofe humanitaria en la amada Siria, en la provincia de Idlib. Renuevo mi apremiante llamamiento a la comunidad internacional y a todos los actores involucrados a hacer uso de los instrumentos de la diplomacia, del diálogo y de las negociaciones, con respeto del derecho internacional humanitario y para salvaguardar la vida de los civiles.

Saludo a todos vosotros, queridos peregrinos de Italia y de varios países. En particular, saludo a los catequistas de Caerano San Marco, a los chicos de Montirone, a los jóvenes de Rovato y a los que provienen de diferentes ciudades de España después de un largo camino, y a los participantes en el encuentro de motociclistas en Vespa. Veo allí la pancarta, ¡bienvenidos!

Os deseo a todos un buen domingo. Por favor, no os olvidéis de rezar por mí. ¡Buen almuerzo y hasta pronto!

© Librería Editorial Vaticano

About Redacción

Share this Entry

Apoya ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación