El Papa Francisco y Karekin II en la Catedral Apostólica de Ereván, Armenia - Osservatore Romano

console.log("Prueba")