Navidad triste en Belén

Print Friendly, PDF & Email

El Papa recibe al alcalde de la ciudad de Jesús

Share this Entry
Print Friendly, PDF & Email

CIUDAD DEL VATICANO, 1 dic 2000 (ZENIT.org).- Juan Pablo II recibió esta mañana al alcalde de Belén, Hanna Nasser. La Sala de Prensa de la Santa Sede no ha revelado cuáles fueron los argumentos tocados en el encuentro, ahora bien, fuentes vaticanas han confirmado a Zenit que en la audiencia se afrontó, entre otras cosas, la frágil situación de la paz en la región.

En esa ciudad de los Territorios Palestinos, en la que nació hace dos mil años Jesús, la Navidad de este año estará marcada por el miedo y la tristeza, a causa de la situación de violencia que reina en Tierra Santa. De este modo, se ha roto en añicos el sueño de Juan Pablo II de que los lugares santos se convirtieran en el otro polo de la celebración solemne del Jubileo.

El encargado de la Custodia Franciscana de Tierra Santa, el padre Giovanni Battistelli, en declaraciones a «Radio Vaticano» explicó hoy: «Nos encontramos en un estado de ánimo de espera, espera del Mesías, como hace dos mil años. El Evangelio dice: «En el mundo, que vivía en tinieblas, llegó la luz». Nos encontramos en este estado de espera y de sufrimiento para que Dios, que ama a los hombres, pueda iluminar a las personas que guían los destinos de este país».

El padre Battistelli cree que en este final de Jubileo será muy difícil celebrar la Navidad de manera solemne. «En Roma se celebrará de manera solemne; aquí, en Tierra Santa, no vendrá la televisión israelí, no estarán presentes jefes de Estado, como sucedió el año pasado. Celebraremos la Navidad como hace dos mil años, con humildad. Tendrá lugar la misa del patriarca, y habrá algún valiente que venga a celebrar este acontecimiento, pero se hará en silencio. Será algo muy diferente al año pasado».

El custodio de Tierra Santa revela que «nuestros conventos, nuestros santuarios y nuestras iglesias no han sido tocados por la violencia; en cambio, si se han visto afectadas las casas de los cristianos».

Por lo que se refiere a los grupos de peregrinación, el padre Battistelli revela que «hasta octubre hemos tenido muchos peregrinos, con un aumento de un 50 por ciento, tanto aquí, como en el Monte Nebo, como consecuencia de la visita del Papa. Ahora, las peregrinaciones han sido totalmente canceladas. Hay algún grupo, pero son realmente excepciones. ¡Los santuarios están vacíos!».

Share this Entry

ZENIT Staff

Apoye a ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación

@media only screen and (max-width: 600px) { .printfriendly { display: none !important; } }