Juan Pablo II: Siempre es posible ser perdonado por Dios

Visita la parroquia número 295 de Roma

Share this Entry

CIUDAD DEL VATICANO, 1 abr 2001 (ZENIT.org).- El perdón siempre es posible, independientemente de la situación en la que se encuentra el hombre. Este fue el mensaje que llevó en la mañana de este domingo Juan Pablo II al abandonar los muros vaticanos para visitar como un obispo más una parroquia de su diócesis.

Los fieles de Nuestra Señora del Sufragio y de San Agustín de Caterbury, situada en la periferia oriental de la capital italiana, depararon una auténtica sorpresa a su obispo, el Papa, al recibirle con fuegos artificiales y con globos de color blanco y amarillo.

La mañana de primavera era realmente resplandeciente y Juan Pablo II, al visitar la parroquia romana número 295 desde el inicio de su pontificado, se detuvo mucho tiempo para saludar personalmente a los niños y los enfermos.

Durante la misa, tomando pie en el pasaje evangélico del perdón de Jesús a la adúltera que iba a ser apedreada, el Papa afirmó: «Ciertamente es grave de la situación de la mujer. Pero precisamente de aquí surge el mensaje: independientemente de la condición en la que uno puede encontrarse, siempre puede abrirse a la conversión y recibir el perdón de los pecados».

Como siempre hace al visitar las parroquias, el sucesor de Pedro habló después sobre la situación de esta zona de Roma. «En vuestra parroquia –dijo– al igual que en otras zonas de las afueras de la ciudad, no faltan situaciones de malestar: desde el fenómeno de la toxicomanía hasta la usura, desde la prostitución al malestar juvenil, desde el desempleo hasta la no fácil integración de los inmigrantes».

El Papa invitó a los parroquianos, y en particular a los jóvenes, a «difundir cada vez más el bien y ha hacer de la atención a los últimos uno de los ejes de la acción pastoral».

Por último, tras recordar la Jornada Mundial de la Juventud, que reunió a dos millones de chicos y chicas en Roma, el mes de agosto pasado, invitó a los jóvenes a participar en el encuentro de sus coetáneos con el Papa que tendrá lugar el próximo jueves en el Vaticano. El acontecimiento tiene lugar en preparación del próximo domingo, Domingo de Ramos, fecha en la que se celebrará en cada diócesis del mundo la Jornada Mundial de la Juventud.

Share this Entry

ZENIT Staff

Apoye a ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación

console.log("Prueba")