La Iglesia tiene mucho que decir en Irlanda del Norte

BELFAST, 30 abril 2001 (ZENIT.org).- En la catedral de San Pedro, Belfast, fue consagrado este domingo monseñor Donal McKeown fue consagrado obispo auxiliar de Down and Connor, la segunda diócesis más poblada de Irlanda.

Share this Entry

Cuenta con 300.000 católicos, distribuidos en 88 parroquias, atendidas por 200 sacerdotes.

Monseñor Patrick Walsh, obispo de Down-Connor, fue el celebrante principal de la misa de ordenación, asistido por el nuncio de Su Santidad, monseñor Giuseppe Lazzarotto y el obispo Anthony Farquhar, obispo auxiliar de Down-Connor.

Concelebraron diversos obispos irlandeses, en presencia del cardenal Cahal Daly, arzobispo emérito de Armagh, el cardenal Desmond Connell, arzobispo de Dublín y el arzobispo Sean Brady, Primado de Toda Irlanda y presidente de la Conferencia Episcopal Irlandesa.

Asistieron a la ceremonia también representantes de otras iglesias, así como la madre y tres hermanos del nuevo obispo. Monseñor McKeown nació el 12 de abril de 1950 en Randalstown, Antrim (Irlanda del Norte).

Dirigiéndose al nuevo obispo, monseñor Walsh dijo: «Los obispos están llamados a dirigir, ejercer el liderazgo. El liderazgo debe estar con los pies en la tierra; tenemos que estar en contacto con el mundo real, debemos vivir en el presente, debemos discernir los signos de los tiempos, discernir las necesidades de nuestra diócesis en este momento».

«La Iglesia –añadió– tiene algo de gran valor, de gran importancia que decir al mundo. Debemos apoyar la vocación específica de nuestro laicado para que sea voz de la Iglesia, voz de Cristo en el mundo en todos los aspectos de la vida».

Share this Entry

ZENIT Staff

Apoye a ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación

console.log("Prueba")