El 63% de los rusos quiere ver al Papa

Print Friendly, PDF & Email

Putin lo desea pero no quiere tener en contra a la Iglesia ortodoxa

Share this Entry
Print Friendly, PDF & Email

ROMA/MOSCÚ, 3 julio 2001 (ZENIT.org).- El 63% de los rusos quiere ver a Juan Pablo II, según revela un sondeo publicado la semana pasada por la agencia rusa Interfax, tras la visita pontificia a Ucrania.

El Mismo presidente Vladimir Putin es favorable, según constata este martes el diario italiano Avvenire, que cita un encuentro del arzobispo católico de Moscú, Tadeusz Kondrusiewicz, con el presidente de la Federación Rusa, durante el viaje papal a Grecia. Ahora bien, el líder ruso es muy cauto, según constata el cotidiano de los católicos italianos, pues no quiere enfrentarse a la Iglesia ortodoxa, liderada por el patriarca Alejo II.

Según el sondeo publicado por Interfax, la opinión pública respalda la propensión de Putin a dar la bienvenida al Papa: sólo el 17% se muestra contrario a la visita.

Por primera vez, una visita papal ha acaparado el interés de televisiones y periódicos rusos, ofreciendo entre el 23 y el 27 de junio conexiones en directo y amplias crónicas desde Kiev y Lvov. En general, los comentarios han sido muy positivos.

«Lo que más ha impresionado ha sido la extraordinaria humildad y apertura del Papa», indica Maksim Shevchenko, director de «Nezavismaja Gazeta», que publicó una entrevista con el cardenal Lubomyr Husar, arzobispo de Lvov para los católicos de rito oriental, para dar a conocer el punto de vista de los grecocatólicos, quienes en el pasado habían sido demonizados por la prensa rusa.

La prensa comunista había presentado durante años a un pontífice autoritario y despótico, jefe de una potencia extranjera hostil. En cambio, los rusos han visto a un anciano frágil, sin ansia de proselitismo ni espíritu de conquista. «Un líder antipolítico, un hombre sinceramente dedicado a la causa de la unidad entre los cristianos, una auténtica sorpresa para Rusia», dice Aleksander Kyrlezev, miembro de la Comisión sinodal teológica, que disiente de la línea oficial del Patriarcado.

Muchos diarios han subrayado el neto contraste entre este viaje y la visita del patriarca Alejo II a Bielorrusia. El diario «Kommersant» ha puesto juntas la imagen de Juan Pablo II en Kiev y la del Patriarca en Minsk, abrazando al pequeño dictador Aleksander Lukashenko y lanzando vetos contra la llegada del Papa a Moscú.

«Y sin embargo ha habido una apertura significativa –indica monseñor Tadeusz Kondrusiewicz en declaraciones a «Avvenire»–. Por primera vez el patriarca Alejo no ha puesto como condición del viaje del Papa a Moscú la invitación de la Iglesia ortodoxa, sino simplemente su acuerdo. Es lo que sucedió en Grecia».

Share this Entry

ZENIT Staff

Apoye a ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación

@media only screen and (max-width: 600px) { .printfriendly { display: none !important; } }