Yasser Arafat: Juan Pablo II, defensor de los derechos en Oriente Medio

Pide a Italia acelerar el envío de observadores internacionales

Share this Entry

ROMA, 2 agosto 2001 (ZENIT.org).- Yasser Arafat, líder de la Organización para la Liberación Palestina (OLP), considera que el Papa Juan Pablo II se ha destacado por mantener una posición de justicia en el conflicto de Oriente Medio, en el respeto de los derechos de todos sus pueblos.

Así lo expresa este jueves en una entrevista concedida al diario italiano «La Stampa», en el mismo día en que fue recibido en audiencia por el mismo pontífice en la residencia de Castel Gandolfo, a unos 30 kilómetros de Roma.

«Nos sentimos muy orgullosos por las relaciones particulares que tenemos con el Santo Padre –explica Yasser Arafat–. El Papa vino a visitarnos y participó junto a nosotros en las celebraciones del Jubileo del año 2000 y ha asumido siempre una posición firme a favor de la justicia y del derecho de los pueblos».

Para acabar con el conflicto en Oriente Medio la Santa Sede propone «dar prioridad al diálogo, aplicar las decisiones internacionales, en particular las resoluciones de la ONU, y subraya la necesidad de un estatuto especial internacionalmente garantizado para los lugares santos de las tres religiones monoteístas». Así lo explicó, por ejemplo, el arzobispo Jean-Louis Tauran, secretario para las Relaciones con los Estados del Vaticano, en un encuentro que mantuvo el 1 de agosto de 2000 con la ex secretaria de Estado norteamericana, Madeleine Albright, tras el fracaso de las negociaciones de Camp David.

El líder de la Autoridad Nacional Palestina (ANP) explica en su entrevista a «La Stampa» que la visita de 24 horas que realiza a Italia tiene por objetivo pedir al gobierno de ese país que haga todo lo posible para acelerar el envío de observadores internacionales, como pidió la cumbre de los países más industrializados, G-8, celebrada del 20 al 22 de julio en Génova. Israel se opone a esta medida.

Por lo que se refiere a las acusaciones que hace Ariel Sharon de no querer controlar la violencia de los extremistas, Arafat responde que Sharon tampoco parece poder controlar la violencia de su ejército, como Italia tampoco fue capaz de controlar la violencia que estalló con motivo del G-8 en Génova.

Share this Entry

ZENIT Staff

Apoye a ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación

console.log("Prueba")