El petróleo barato de Sudán se cobra la sangre del sur del país

Denuncia de una Comisión de los obispos del país

Share this Entry

JARTUM, 7 agosto 2001 (ZENIT.orgFIDES).- La venta del petróleo a bajo precio y las inversiones sudanesas en el extranjero son los medios utilizados por el régimen sudanés para incrementar su influencia sobre los Países vecinos.

Esta es la denuncia que ha formulado el Consejo «Justicia y Paz» de la Conferencia Episcopal de Sudán para protestar contra la decisión de Kenya de adquirir petróleo sudanés a bajo precio.

El órgano de los obispos sudaneses recuerda que las entradas petroleras sirven para alimentar la guerra en Sudán y que la extracción de hidrocarburos se realiza a costa de la población del Sudán meridional.

Con este acuerdo Kenya obtendrá «petróleo a bajo precio, pero también muchos refugiados sudaneses serán expulsados de las zonas petroleras del Sudán meridional», añaden lo obipos.

Las entradas provenientes de la venta de petróleo son usadas por Sudán para aumentar su capacidad militar. Recientemente, gracias a ayuda china, se han construido tres fábricas de armas y municiones cerca de Jartum. China tiene relevantes intereses petroleros en el país africano.

La China National Petroleum (CNCP), la compañía petrolera estatal china, prevé triplicar la producción de hidrocarburos en el extranjero dentro del 2005, basándose precisamente en las extracciones en Sudán. En Sudán están presentes asimismo compañías petroleras canadienses, malesianas y rusas e, indirectamente, francesas e italianas.

Share this Entry

ZENIT Staff

Apoye a ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación

console.log("Prueba")