Afganistán: Cien mil niños corren el riesgo de morir este invierno

Print Friendly, PDF & Email

Alarma del representante de UNICEF en Uzbekistán

Share this Entry
Print Friendly, PDF & Email

TASHKENT, 14 noviembre 2001 (ZENIT.org).- En las duras condiciones de Afganistán trescientos mil niños mueren todos los años, pero en este invierno, en las circunstancias actuales, la vida de otros cien mil corre serios peligros.

Es la constatación que ha hecho el representante de UNICEF en Uzbekistán, Rudy Rodríguez, quien en declaraciones a la prensa ha trazado un cuadro dramático de la situación humanitaria en el país que acaba de liberarse del yugo talibán.

Rodríguez debía haber conducido la primera carga de ayudas de primera necesidad desde la ciudad uzbeka de Termez hacia la ciudad afgana de Mazar-i-Sahrif pero la partida fue detenida en el último momento por las autoridades uzbekas.

«En efecto la situación allí es todavía muy inestable. Hemos tenido noticias de saqueos y masacres –comenta Rodríguez con amargura–. Y no se excluye que los talibán desencadenen una contraofensiva».

Según cálculos de Rodríguez, en Afganistán hay ahora más de un millón de desplazados, mientras que cinco millones de personas viven en circunstancias de carencia gravísima de comida, medicinas, etc.

«En este último mes de guerra y bombardeos, la situación ha empeorado. Aislado internacionalmente Afganistán ha caído en la miseria mas absoluta, falta la gasolina, no hay transportes y los precios han subido vertiginosamente», explica Rodríguez.

«Malaria, hipotermia, desnutrición son las enfermedades más extendidas», añade.

Según la OMS, Afganistán es el país con la mortalidad infantil más alta del mundo, el 16,3%. La esperanza de vida está entre las más bajas, 45 años.

Share this Entry

ZENIT Staff

Apoye a ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación

@media only screen and (max-width: 600px) { .printfriendly { display: none !important; } }