Justicia y paz: Camino para el ecumenismo; según un pastor anglicano

Habla el director del Centro Anglicano de Roma

Share this Entry

ROMA, 22 enero 2003 (ZENIT.org).- Richard Garrard, director del Centro Anglicano de Roma, declara en esta entrevista concedida a Zenit que anglicanos y católicos pueden y deben colaborar en temas de interés social, a pesar de que difieran sus puntos de vista en cuestiones teológicas.

–¿En qué punto se encuentra el diálogo anglicano-católico?

–Garrard: Creo que el diálogo ecuménico entre los anglicanos y la Iglesia Católica Romana está vivo y en forma, progresando en la buena dirección aunque de manera lenta.

Cuando consideramos los siglos de desunión y la amargura que ha existido, el progreso hecho en los últimos treinta años es realmente alentador. Estamos, hoy por hoy, en un período en el cual parece que no pasa casi nada, pero en realidad están ocurriendo muchas cosas.

–¿Cómo acoge la comunidad anglicana el compromiso ecuménico?

–Garrard: La existencia de la segunda «Comisión Internacional Anglicano-Católica Unión y Misión» es reconfortante, aunque todavía es demasiado pronto para vislumbrar los resultados, ya que sólo tiene un año de vida.

La Comunión Anglicana está totalmente comprometida en la búsqueda de la unidad. Participamos en debates a varios niveles de total o parcial comunión con comunidades cristianas de varios tipos.

La búsqueda de la unidad es una búsqueda en la que los miembros laicos de la Comunión Anglicana centran su atención; sin embargo, urge frecuentemente mayor agilidad en los contactos y debates.

–¿Roma es una ciudad abierta al ecumenismo?

–Garrard: Si, pero con todo los niveles de apertura son muy variables.

–¿Cuáles son los puntos comunes en los que se puede trabajar con otros cristianos en Roma?

–Garrard: He notado que la «Comisión Internacional Anglicano/Católica Unidad y Misión» es una oportunidad maravillosa para examinar qué podemos hacer en común y así ayudar a la gente a encontrar canales para realizarlo.

Esto significa ya hemos hallado una parte de la unidad. Los anglicanos y los católicos pueden y colaboran ya en asuntos de interés social, incluso si sus teologías morales difieren en algunos casos.

Creo que la paz y la justicia son un campo importantísimo, dado que optimiza la compasión de todos los cristianos, los cuales no solo llevan a cabo un buen trabajo juntos sino que además se ven impulsados, como resultado, hacia una unidad más profunda.

No me resulta posible adentrarme en todos los proyectos comunes, hay simplemente demasiados para hacer un listado de todo lo que se hace al rededor del mundo.

–Desde la llegada del nuevo arzobispo de Canterbury, Su Gracia Rowan Williams, ha cambiado algo en la relación con los demás creyentes?

–Garrard: Tenemos que esperar y ver qué ocurre. El arzobispo Rowan inevitablemente llevará su propia perspectiva ante toda la Iglesia. Ya se ha ganado el respecto y el afecto de mucha gente por su trabajo y sus cualidades personales durante los años previos a su labor como arzobispo de Canterbury. Ha mostrado que puede hacer enlaces positivos con cristianos de otras tradiciones y también con personas de otras creencias. Será capaz de continuar y desarrollar el excelente trabajo que hizo su predecesor, Lord Carey.

::::::_
–¿Qué es el Centro Anglicano de Roma?

–El Centro (A HREF=»').insertAfter("article.post.type-post.status-publish").css({'display': 'block', 'width' : '100%', 'height' : 'auto', 'margin-bottom' : '1.5px' }); /* Multiple style */

Share this Entry

ZENIT Staff

Apoye a ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación

console.log("Prueba")