El cardenal de Madrid da las gracias a la policía por la lucha contra el terrorismo

Uno de sus agentes murió en un enfrentamiento

Share this Entry

MADRID, domingo, 4 abril 2004 (ZENIT.org).- El cardenal de Madrid ha manifestado públicamente a las Fuerzas de Seguridad del Estado español «su servicio a la paz» en las operaciones contra el terrorismo, en las que murió uno de sus agentes este sábado, y ha renovado su invitación a no dejarse llevar por el odio.

Así lo atestigua un comunicado de prensa emitido por el cardenal Antonio María Rouco Varela, arzobispo de Madrid, tras las operaciones policiales que tenían por objetivo arrestar a los culpables de los atentados terroristas del pasado 11 de marzo en Madrid.

En este contexto, tuvo lugar un enfrentamiento con un grupo de cuatro terroristas, fuertemente armados con explosivos, que habitaban una vivienda en la localidad madrileña de Leganés, y que han terminado quitándose la vida.

En los hechos murió uno de los miembros del Grupo Especial de Operaciones (GEOS), de la Policía Nacional, y quedaron heridos de diversa consideración otros de sus miembros, algunos de ellos en estado grave, aunque, no se teme por su vida.

El cardenal Rouco Varela, y sus obispos auxiliares «manifiestan una vez más su profundo dolor y su condena sin paliativos del terrorismo, y expresan su condolencia a la esposa e hijos del policía asesinado, y oran al Señor por su eterno descanso, así como por el restablecimiento de los heridos, pidiéndole para sus más allegados el don del consuelo y de la fortaleza».

«También quieren expresar su gratitud y reconocimiento a la extraordinaria generosidad y eficacia profesional de los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado en su servicio a la paz y al bien común de todos los españoles», según se puede leer en un comunicado.

«Frente a esta estrategia del odio» [la del terrorismo], afirma el comunicado, «sólo cabe, al final, una sola respuesta eficaz: la del amor».

«Quiera el Señor que las celebraciones de estos días santos, de la Pasión, Muerte y Resurrección de Cristo, hagan fructificar en todos la semilla santa del Amor, que se nos ha manifestado en la preciosa sangre del Señor, que llena de fuerza y de sentido esa hermosa palabra que es Misericordia, única fuente de la auténtica justicia y de la paz verdadera», afirma el arzobispo y sus obispos auxiliares.

«Por último –concluye el comunicado–, exhortan a pedir a Dios la conversión de los terroristas y de sus inductores, y a orar insistentemente por el establecimiento de la paz, en España y en el mundo, que sólo el Señor puede darnos».

Share this Entry

ZENIT Staff

Apoye a ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación

console.log("Prueba")