Un aborto en directo en un programa televisivo británico

Representante del episcopado espera que al menos cambie la percepción de la opinión pública

Share this Entry

LONDRES, martes, 6 abril 2004 (ZENIT.org).- Ante el proyecto de un canal de televisión británico de transmitir en directo un aborto, un representante de la Conferencia Episcopal de Inglaterra y Gales, espera que estas imágenes indignas sirvan a la opinión pública para comprender su gravedad.

El arzobispo Peter Smith, presidente del Departamento de Responsabilidad y Ciudadanía Cristiana del episcopado ha comentado así el programa titulado «Mi feto» («My Foetus»), que quiere transmitir el «Channel 4».

Durante cinco minutos se mostrará cómo un médico practica un aborto a una mujer embarazada de cuatro meses y deposita el feto en una placa Petri, un plato de vidrio utilizado para cultivos bacteriológicos.

La directora del programa, Julia Black, quien tuvo un aborto a la edad de 21 años, justificó la realización del especial, al afirmar que «el debate sobre el aborto necesita renovarse. Por eso, decidí incluir esas imágenes porque, al margen de que resulten impactantes, repulsivas y polémicas, representan la realidad».

El arzobispo, en un comunicado enviado a Zenit, recuerda que en países como Inglaterra y Gales, donde se dan como media 481 abortos al día, estas imágenes «que podrían turbar y suscitar repulsa» subrayan «el horror total del aborto».

«El aborto se ha convertido en una de las intervenciones quirúrgicas más comunes en Inglaterra», admite monseñor Smith, recordando que en un documento publicado recientemente por la Oficina Nacional de Estadística del Gobierno revela que un cuarto de los embarazos (el 23%) acaba en un aborto provocado.

«Estos datos chocantes sobre el aborto se elevan a más de un tercio (el 36%) de los embarazos en las mujeres con menos de 20 años», añade el prelado.

El arzobispo considera que las mujeres que recurren al aborto, por encontrarse «ante una terrible presión e incluso miedo» deberían ser «tratadas siempre con compasión y no deberían ser nunca condenadas de ninguna manera».

Recordando que con demasiada frecuencia el aborto es considerado como «una opción fácil», se pregunta por último: «¿Cómo puede una sociedad como la nuestra definirse civil si aprueba el asesinato de niños que todavía no han nacido?».

«Si la opinión pública cambiara por estas imágenes perturbadoras, sería por el bien común», concluye.

Share this Entry

ZENIT Staff

Apoye a ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación

console.log("Prueba")