El Papa implora ante María por el respeto de la vida y la paz

Al celebrar el 150 aniversario del dogma de la Inmaculada Concepción

Print Friendly, PDF & Email
Share this Entry

ROMA, miércoles, 8 diciembre 2004 (ZENIT.org).- Juan Pablo II puso en manos de la Virgen María el respeto de la vida humana y la búsqueda de la paz al celebrar este miércoles el 150 aniversario del dogma de la Inmaculada Concepción.

«Ayúdanos a construir un mundo en el que la vida del hombre siempre sea amada y defendida,
toda forma de violencia desterrada, y todos busquen tenazmente la paz», imploró el pontífice en el homenaje que ofreció ante la imagen de la Inmaculada de la plaza de España.

Entre los diez mil peregrinos (según fuentes de prensa) que se acercaron a la Plaza España, había muchos grupos de jóvenes y de religiosos y religiosas, que se mezclaban con las dependientas de las tiendas de moda que desde sus escaparates seguían la ceremonia.

El Papa llegó a las 16.20 a la Plaza España donde le recibió el alcalde de Roma, Walter Weltroni, así como el cardenal vicario de Roma, cardenal Camilo Ruini.

«Una vez más hemos venido a adorarte, a los pies de esta columna desde la que velas con amor sobre Roma y el mundo entero», afirmó el pontífice en la meditación que compuso para esta ocasión.

Si bien esta visita del Papa al centro de Roma forma parte de la tradición popular de la ciudad todos los años, en esta ocasión era especial, pues como el mismo obispo de Roma reconoció hace siglo y medio el Papa Pío IX proclamó «como verdad de la fe católica» la «preservación de toda mancha de pecado», en la Virgen María.

Tras la meditación el Papa ofreció un homenaje floral a la Virgen, mientras el cardenal Ruini incensaba la imagen. Las flores habían sido recogidas esa misma mañana en los Jardines Vaticanos: 150 rosas de color rosa pálido colocadas en un cesto y ligadas con una cinta con el escudo vaticano.

Dos lectores proclamaron respectivamente una parte de la carta de San Pablo a los Efesios y de la bula dogmática «Ineffabilis Deus» de Pío IX.

En el acto, el embajador de España ante la Santa Sede, Jorge Dezcallar, mostró al Papa una fotografía enmarcada en plata de la estatua de María en la Plaza España tomada el año 1857, tres años después de la proclamación del Dogma, en la que se ve al pontífice Pio IX bendiciendo la imagen en el día de la erección del monumento memorial.

«Viva la Inmaculada» y «Viva el Papa» fueron algunas de las expresiones más oídas durante el acto que finalizó con la bendición papal.

El coro entonó el canto «Tota Pulchra es Maria» mientras algunas personas saludaban al Papa, entre ellas, un pequeño grupo de personas en silla de ruedas y la mujer y la hija del presidente del Real Madrid, Florentino Pérez.

En la mañana, el pontífice presidió la celebración eucarística, en la que participaron todos los cardenales presentes en Roma, en la Basílica de San Pedro del Vaticano para recordar solemnemente el aniversario.

La homilía concluyó con una emotiva imploración del Papa a la Virgen: «Sé Tú quien acompañe a cada cristiano en el camino de la conversión y de la santidad, en la lucha contra el pecado y en la búsqueda de la verdadera belleza, que es siempre huella y reflejo de la belleza divina», afirmó en la homilía

Suplicó igualmente –con voz clara y firme– a la Virgen María «paz y salvación para todas las gentes».

Tras la eucaristía, el Papa rezó la oración del Ángelus junto a varios miles de peregrinos que desafiaban la lluvia en la plaza de San Pedro del Vaticano.

«El privilegio de ser preservada del pecado original significa» que María «es la primera redimida por su Hijo. Su sublime belleza, reflejo de la de Cristo, es prenda para todos los creyentes de la victoria de la Gracia divina sobre el pecado y sobre la muerte», explicó el Papa a quienes le escuchaban.

Por eso, «la Inmaculada Concepción aparece como un faro de luz para la humanidad de todo tiempo» que «nos orienta a creer y a esperar en Dios, en su salvación y en la vida eterna» e «ilumina particularmente el camino de la Iglesia comprometida en la nueva evangelización», recalcó el Santo Padre.

Print Friendly, PDF & Email
Share this Entry

ZENIT Staff

Apoye a ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación