Las novedades del cónclave para la elección del nuevo Papa

Ilustradas por el maestro de las celebraciones litúrgicas pontificias, el arzobispo Marini

Print Friendly, PDF & Email
Share this Entry

CIUDAD DEL VATICANO, martes, 5 abril 2005 (ZENIT.org).- El próximo cónclave tendrá algunas novedades, entre las que destaca el hecho de que los cardenales no estarán encerrados en un solo lugar, informó este martes el maestro de las celebraciones pontificias.

El arzobispo Piero Marini aclaró que se mantienen, sin embargo, elementos característicos de esta reunión de purpurados, como por ejemplo, su carácter secreto o la fumata de color blanco para el anuncio de la elección del nuevo Papa.

La normativa de la celebración del cónclave fue redactada en 1996 por Juan Pablo II en la constitución apostólica «Universi Dominici Gregis» y fue ilustrada en sus rasgos generales en una rueda de prensa.

En el encuentro con los periodistas, Joaquín Navarro-Valls, portavoz del Vaticano, explicó que la congregación de los cardenales todavía no ha anunciado la fecha en la que comenzará el cónclave, que según la constitución tiene que tener lugar entre quince y veinte días después del fallecimiento del pontífice.

Las nuevas normas contemplan «espacios más amplios» para los cardenales encerrados en el Vaticano, aunque se mantiene la misma rigidez por lo que se refiere al carácter secreto, explicó.

El cónclave, al que serán convocados 117 cardenales electores (no han cumplido los ochenta años), se desarrollará en la Ciudad del Vaticano, entre la Casa de Santa Marta, una nueva residencia en la que serán acogidos los purpurados, diferentes capillas para las celebraciones litúrgicas, y la Capilla Sextina, donde tendrán lugar las votaciones.

«Los espacios utilizados por los cardenales permanecerán inaccesibles a las «personas no autorizadas» y, de hecho, «nadie podrá acercarse a los cardenales», señaló el arzobispo italiano.

La organización de esta reunión antes «era más fácil», reconoció, «pues los cardenales estaban encerrados incluso con columnas de madera y las ventanas estaban selladas. En definitiva, no era posible entrar donde se encontraban ni podían salir».

Ahora bien, aclaró, «todo esto provocaba muchos problemas, con oficinas transformadas en habitaciones en las que dormían hasta cinco cardenales, pocos baños, y sin agua corriente. A esto se debe la decisión de adaptarse a los tiempos».

Se mantiene la prohibición para los cardenales de escuchar la radio, ver la televisión, leer los periódicos, o hablar por teléfono, y se amplía también a la posibilidad de comunicarse por Internet.

«Se trata de una nueva experiencia, pero todo saldrá bien, gracias al sentido común de todos», consideró.

Monseñor Marini explicó que se mantendrá el rito de la «fumata blanca» para el anuncio de un nuevo Papa. El humo es provocado al quemar las papeletas en una estufa de la Capilla Sixtina, añadiéndoles un producto para que alcance este color.

«Trataremos de que funcione mejor que la última vez», confesó, pues en 1978 el color gris de la fumata creó confusión. «Además, haremos que las campanas repiquen a fiesta, así los periodistas estarán seguros».

Entre las novedades introducidas, se encuentra también el que el voto sea exclusivamente «secreto», mientras que en el pasado se preveía también el que pudiera ser elegido por aclamación de la asamblea de cardenales.

Otra de las novedades de la «Universi Dominici Gregis» es la particular tarea encomendada por el Papa a los cardenales no electores, por haber cumplido los ochenta años, que no participan en el cónclave.

El Papa les pide que durante su celebración sean «como guías del Pueblo de Dios» en Roma y en las diócesis del mundo, organizando «intensas oraciones y súplicas al Espíritu Divino» por el cónclave.

Habrá también algunas novedades en los ritos de la sepultura del romano pontífice. Monseñor Marini anunció que en esta ocasión, antes de cerrar el féretro, el rostro del Santo Padre será cubierto con un velo de seda blanco, en los minutos previos al comienzo de los funerales.

Print Friendly, PDF & Email
Share this Entry

ZENIT Staff

Apoye a ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación