Benedicto XVI pide a los obispos mexicanos iluminar los anhelos de derechos humanos

Analiza el «proceso de transición» que vive el país al recibir a prelados en visita «ad limina»

Share this Entry

CASTEL GANDOLFO, jueves, 8 septiembre 2005 (ZENIT.orgEl Observador).- Benedicto XVI ha invitado a los obispos mexicanos a tener «intrepidez en la fe» para iluminar con su acción los anhelos de hombres y mujeres de ese país en «transición» que buscan construir una sociedad justa y respetuosa de los derechos humanos.

Este fue uno de los consejos centrales que dejó el Santo Padre en el discurso que dirigió el jueves en la residencia pontificia de Castel Gandolfo al primer grupo de obispos mexicanos del noroeste que han concluido su visita «ad limina apostolorum».

«Hoy México vive un proceso de transición caracterizado por la aparición de grupos que, a veces de manera más o menos ordenada, buscan nuevos espacios de participación y representación», constató el Papa.

«Muchos de ellos propugnan con particular fuerza la reivindicación en favor de los pobres y de los excluidos del desarrollo, particularmente de los indígenas», añadió.

«Los profundos anhelos de consolidar una cultura y unas instituciones democráticas, económicas y sociales que reconozcan los derechos humanos y los valores culturales del pueblo, deben encontrar un eco y una respuesta iluminadora en la acción pastoral de la Iglesia», aseguró el Santo Padre.

Momentos antes, los prelados mexicanos, encabezados por el arzobispo de Chihuahua, monseñor José Fernández Arteaga, habían pedido al Santo Padre una enseñanza iluminadora para los tiempos de transición que vive México.

«La sociedad actual cuestiona y observa a la Iglesia, exigiendo coherencia e intrepidez en la fe», explicó el Papa a los obispos.

«Signos visibles de credibilidad serán el testimonio de vida, la unidad de los creyentes, el servicio a los pobres y la incansable promoción de su dignidad», aseguró.

«En la tarea evangelizadora hay que ser creativos, siempre en fidelidad a la Tradición de la Iglesia y de su magisterio», les aconsejó.

«Por encontrarnos en una nueva cultura marcada por los medios de comunicación social, la Iglesia en México ha de aprovechar, a este respecto, la colaboración de sus fieles, la preparación de tantos hombres de cultura y las oportunidades que las instituciones públicas concedan en materia de dichos medios», afirmó el sucesor de Pedro.

«Poner el rostro de Cristo en ese ambiente mediático requiere un serio esfuerzo formativo y apostólico que no puede postergarse, necesitando también para ello la aportación de todos», reconoció.

En México la Iglesia no cuenta con plena libertad para estar presente en los medios de comunicación, como denunció en un comunicado el 10 de agosto la Conferencia Episcopal Mexicana.

En México, el 90% de sus más de 106 millones de habitantes es católico.

Share this Entry

ZENIT Staff

Apoye a ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación

console.log("Prueba")