El cardenal Errázuriz aboga por una mayor justicia social en Chile

En el «Te Deum» de las fiestas patrias

Share this Entry

SANTIAGO, domingo, 18 septiembre 2005 (ZENIT.org).- El cardenal Francisco Javier Errázuriz, arzobispo de Santiago, presidió este domingo el solemne «Te Deum» Ecuménico en la Catedral Metropolitana con la participación de las máximas autoridades del país, encabezadas por el presidente de la República, Ricardo Lagos.

Recordando la figura del Padre Alberto Hurtado, quien será canonizado el próximo 23 de octubre, el purpurado pidió construir una sociedad más justa en lo que se refiere a la distribución de la riqueza. Igualmente invitó a reflexionar sobre el Chile que deseamos construir en vista del bicentenario de la Patria.

La invitación la formuló durante el tradicional Te Deum Ecuménico de Fiestas Patrias, al conmemorarse –18 de septiembre de 2005- el 195º aniversario de la Primera Junta Nacional de Gobierno, según informa el servicio de información de la Conferencia Episcopal de Chile.

«Es escandalosa la mala distribución de los ingresos y, fruto de ello, también de la riqueza, en un país como el nuestro, que ha hecho grandes progresos en salir del subdesarrollo, cuyo ingreso medio por habitante ha crecido notablemente, y cuya cultura tiene evidentes raíces cristianas», afirmó el cardenal, quien es también presidente del Consejo Episcopal Latinoamericano (CELAM).

«Que nos inspire la verdad que enseña el reciente Compendio de la Doctrina Social de la Iglesia –exhortó–: «El destino universal de los bienes comporta un esfuerzo común dirigido a obtener para cada persona y para todos los pueblos las condiciones necesarias de un desarrollo integral, de manera que todos puedan contribuir a la promoción de un mundo más humano»».

La letra del cántico del Te Deum que se interpretó en esta ocasión pertenece al sacerdote y poeta Joaquín Alliende Luco.

El año 1971, el entonces Arzobispo de Santiago, el Cardenal Raúl Silva Henríquez, invitó a obispos y pastores de otras Iglesias Cristianas a participar con sus oraciones en esta ceremonia. Desde entonces esta celebración tiene carácter ecuménico.

Share this Entry

ZENIT Staff

Apoye a ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación