Master en “Religiones y espiritualidades no convencionales”

En la Universidad Pontificia Santo Tomás de Aquino

Share this Entry

ROMA, jueves, 12 octubre 2006 (ZENIT.org).- La cátedra instituída por la Facultad de Teología de la Universidad Pontificia Santo Tomás de Aquino (PUST) y por el Grupo de Investigación e Información Sociorreligiosa (GRIS), ha organizado para el año académico que empieza un Master en “Religiones y espiritualidades no convencionales”.

Para comprender la naturaleza y los fines de una propuesta formativa tan especial, Zenit ha entrevistado al padre Marco Salvati, decano de la Facultad de Teología de la PUST.

–¿Cuál es el fin y el objeto de un master tan original?

–Salvati: El master es una propuesta formativa ofrecida por la Cátedra de Religiones y Espiritualidades no Convencionales (RSNC). Esta última fué instituída por la Facultad de Teología de la Universidad Pontificia Santo Tomás de Roma (conocida como ‘Angelicum’) en colaboración con el Grupo de Investigación e Información Sociorreligiosa (GRIS). El master es un programa de conocimiento y de estudio, es una aproximación de alto perfil cultural, que contempla las numerosas formas de religiosidad o espiritualidad denominadas ‘alternativas’. El master prevé cursos, seminarios, conferencias y otras actividades de estudio. Los profesores son estudiosos especialistas en la materia; guiarán a los alumnos en el conocimiento de los problemas generales y específicos, de los temas, de los grupos y de los movimientos que son la expresión concreta de las llamadas ‘religiones y espiritualidades no convencionales’.

–¿Qué se entiende por espiritualidades no convencionales y qué diferencia existe con las religiones?

–Salvati: Con el nombre espiritualidades no convencionales, junto al de ‘religiones’, queremos referirnos a aquellas formas de apertura a lo trascendente, de búsqueda de la ulterioridad o de lo ‘divino’ que se diferencian de modo evidente, y tal vez querido, de las religiones ‘tradicionales’ o ‘históricas’. Nos referimos también a aquellas experiencias, antiguas o recientes, que tienen que ver con las convicciones genéricamente religiosas o espirituales de las personas. Como recordaba el cardenal Paul Poupard, con motivo de la inauguración de la ‘Cátedra RSNC’ (18 de mayo de 2006), la de las religiones y espiritualidades no convencionales es “una realidad compleja, difícil de definir, con muchos rostros cambiantes, con muchas y diferentes manifestaciones que permean las culturas y hacen las veces, al mismo tiempo, de mercados y vehículos de convicciones, ideas, actitudes y comportamientos”. En la misma ocasión, el cardenal Popupard las definía también como “fenómenos de la cultura global, emergente, cuyas perspectivas de clara matriz relativista y, tal vez, oculta, son conformes a las corrientes de pensamiento postmoderno que influencian gran parte de la cultura conemporánea con tendencias fuertemente individualistas”.

Las diferencias entre estas formas de religiosidad y de espiritualidad y las ‘tradicionales’ son múltiples; entre las principales podemos recordar la tendencia al sincretismo, una fuerte propensión al sensacionalismo; un marcado relativismo; una disponibilidad excesiva a formas pseudocientíficas de aproximación a los problemas antropológicos y teológicos.

–¿A quién se dirige el master? ¿Cuáles son los criterios de admisión y qué quieren transmitir a los alumnos?

–Salvati: El master se propone tanto a las personas que tienen un interés cultural de alto perfil respecto a los temas propios de la cátedra, como –y en un modo especial- a los agentes pastorales (sacerdotes, religiosos, laicos) que desean formarse con vistas a un enfoque más ‘profesional’ del desafío teológico y pastoral que proviene, bajo múltiples aspectos, de la presencia y de la difusión de estas formas de religiosidad y espiritualidad diferentes de las tradicionales. La exigencia de informar y formar a los creyentes respecto a las RSNC ha sido solicitada, recientemente, no sólo por diversas enseñanzas del magisterio eclesial, sino también por los capítulos generales de la Orden de Precicadores (dominicos).

Las condiciones de admisión al master son dos: a) Diploma de estudio que permita el acceso a una universidad; b) Una carta de presentación del superior eclesiástico (si son seminaristas, sacerdotes o religiosos) o de una autoridad eclesiástica católica (si son laicos). El master está destinado a realizar investigaciones y estudios sobre las RSNC; a describir, valorar, discernir las diversas experiencias religiosas, para-religiosas, pseudorreligiosas, espirituales; y a realizar estudios comparados sobre los grupos o los fenómenos que son expresión de este contexto religioso ‘no convencional’.

–¿Qué tiene que ver un master así con la Facultad de Teología?

–Salvati: Sobre todo porque la Facultad de Teología es el lugar natural de estudio y de profundización de la experiencia religiosa humana y cristiana, en toda su riqueza y complejidad. Es una escuela que pone en condiciones, a quienes están enamorados de ella, de sondear el tesoro inagotable de la Palabra de Dios, de comprender sus contenidos auténticos y distinguirlos de los inaceptables. La Facultad de Teología es para los creyentes en Cristo y para los pertenecientes a la comunidad eclesial una especie de ‘gimnasio’ del testimonio, donde uno se entrena en proponer el patrimonio de la fe en modo comprensible a los hombres de cualquier lugar y tiempo. Las facultades teológicas son también el ‘lugar’ donde se aprende a conocer los interrogantes profundos del hombre y a discernir entre las respuestas auténticas y las que son sólo aparentemente satisfactorias. La Facultad de Teología, además, es escuela de diálogo, de encuentro, de apertura y comprensión respecto al ‘otro’ (ya sea el hombre en cuanto tal, ya sea el creyente o el practicante de otras experiencias religiosas, ya sea el hombre a la búsqueda de la verdad o del bien). En este sentido, hay que pensar en el master como ocasión para formar para el encuentro, para el diálogo, aún en el absoluto respeto por la verdad y en el amor indiscutible a Cristo único salvador. Como ha recordado el cardenal Poupard, con motivo de la inauguración de la Cátedra RSNC, la Facultad de Teología prepara al desempeño de aquella “tarea que, tras el necesario y obligado tiempo del esfuerzo riguroso y empeñativo en la investigación, desciende de las cátedras y sale de las aulas universitarias y se hace servicio amoroso a la inteligencia de los más débiles y frágiles, tal vez fáciles víctimas de doctrinas desviadas, lleva alimento que les satisfaga, agua viva que les quite la sed, una belleza que llene su corazón”.

Por último, la propuesta del master por parte de nuestra Facultad de Teología (en colaboración con el GRIS) se inscribe perfectamente, por una parte, en la costumbre de los dominicos de trasladarse a las ‘zonas de frontera’ de la experiencia religiosa; por otra, se inscribe bien en la historia reciente de la misma Facultad, que desde hace muchos años propone a sus alumnos una formación en el campo del diálogo ecuménico; un diálogo, este último, que ciertamente tiene características, contenidos y finalidades diferentes respecto al que la Cátedra RSNC se propone, pero que tiene en común con él un servicio al hombre y a la verdad, ejercido con los instrumentos privilegiados de la fe y de la razón.

Share this Entry

ZENIT Staff

Apoye a ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación

console.log("Prueba")