Benedicto XVI hace revelaciones inéditas sobre el alma del cardenal Javierre

Exequias en el altar de la Cátedra de la Basílica Vaticana

Share this Entry

CIUDAD DEL VATICANO, viernes, 2 febrero 2007 (ZENIT.org).- En las exequias del cardenal Antonio María Javierre Ortas, Benedicto XVI leyó pasajes de escritos inéditos del purpurado salesiano que manifiestan el gran amor de su vida: Cristo siempre está con nosotros en la Eucaristía.

Durante la homilía de la misa, que presidió en el altar de la Cátedra de la Basílica Vaticana
, el Papa releyó algunas cartas que el antiguo prefecto de la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos, fallecido este jueves poco antes de cumplir los 86 años, había dirigido al Papa Juan Pablo II.

En 1992, en el momento en el que recibió el nombramiento como prefecto, el cardenal escribió: «Cuente, Santidad, con mi esfuerzo sincero de conducir a término el cometido que se me ha encomendado. Lo imagino gravitando por completo en torno a la EUCARISTIA», «escrito con mayúsculas», aclaró después Benedicto XVI.

«Todo gira en torno ese baricentro», señalaba el purpurado español nació en Siétamo (Huesca) el 21 de febrero de 1921.

Con motivo de las bodas de oro de su ordenación sacerdotal, en la carta de agradecimiento al Papa Karol Wojtyla por la felicitación que le había enviado, el cardenal escribía: «En tiempos de mi ordenación, en Salamanca, el sacerdocio gravitaba íntegramente en torno a la Eucaristía… Es una alegría revivir los sentimientos de nuestra ordenación, conscientes de que en la Eucaristía, sacramento del Sacrificio, actualiza en plenitud su único Sacerdocio».

«El cardenal Javierre Ortas quiso que su existencia personal y su misión eclesial fueran un mensaje de esperanza; a través de su apostolado, siguiendo el ejemplo de san Juan Bosco, se esforzó por comunicar a todos que Cristo siempre está con nosotros».

«Él, hijo de la patria de santa Teresa y de san Juan de la Cruz, cuántas veces rezó en su corazón: «Nada te turbe, / nada te espante. / Quien a Dios tiene / nada le falta / … / Sólo Dios basta», evocó el pontífice.

Cuando a los 75 años se retiró del servicio activo a la Curia Romana, el cardenal envió estas palabras a Juan Pablo II reveladas por su sucesor: «No me resta sino impetrar que el Señor utilice – en registro divino – la bondad de su Vicario cuando en la tarde de la vida – no lejana – suene para mi la hora del examen sobre el amor».

«Dejó el encargo de prefecto de la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos “de puntillas” para dedicarse al servicio que no se debe dejar nunca: la oración», explicó el obispo de Roma.

«Y ahora que el Padre celestial ha querido tenerlo consigo, estoy seguro de que en el Cielo, donde confiamos que el Señor le ha acogido en su abrazo paterno, sigue rezando por nosotros», añadió.

Citando un escrito del cardenal Javierre, el Papa concluyó: «Es maravilloso pensar que, independientemente de la serie de pecados de nuestra vida, basta elevar los ojos y ver el gesto del Salvador que nos acoge a cada uno con bondad infinita, con la máxima amabilidad».

Share this Entry

ZENIT Staff

Apoye a ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación

console.log("Prueba")