El cardenal Rodríguez Maradiaga llama a una «lucha frontal» contra la corrupción

El purpurado hondureño invitó a una marcha contra esta lacra social

Share this Entry

TEGUCIGALPA, martes, 6 febrero 2007 (ZENIT.org).- Ante la situación de corrupción que vive Honduras, el cardenal Oscar Rodríguez Maradiaga pidió el pasado 3 de febrero al Gobierno que realice una «lucha frontal» contra esta lacra social y que aplique la ley para que cesen los asesinatos de reos en las cárceles, así como la explotación minera irracional.

El cardenal Maradiaga, arzobispo de Tegucigalpa, también señaló que «no podemos seguir con una justicia débil», durante la homilía que pronunció en la misa de conmemoración del Día de la Virgen de Suyapa, patrona de Honduras.

El presidente hondureño, Manuel Zelaya, los titulares del Parlamento y del Poder Judicial, Roberto Micheletti y Vilma Morales, y otras autoridades asistieron junto a miles de feligreses a la misa celebrada en el santuario de Suyapa, en el este de Tegucigalpa.

El purpurado subrayó que en el primer año del Gobierno de Manuel Zelaya (2006-2010) «se ha caminado bastante pero debemos seguir adelante», pidió «que se luche frontalmente contra la corrupción», y subrayó la importancia de los principales mandamientos, como «no robar, no mentir, no matar».

Invitó a los hondureños a participar el próximo 10 de febrero en Tegucigalpa en una marcha contra la corrupción, organizada por el Consejo Nacional Anticorrupción, la Iglesia católica y otras instituciones.

El cardenal Maradiaga insistió en que «no podemos continuar con una justicia débil, que no lleve a los responsables (de corrupción y otros delitos) a la justicia» y que permita «la impunidad».

Hizo hincapié en que «hay leyes que están esperando su aprobación y otras su implementación» y especificó: «Ansiamos una ley del Instituto Penitenciario para que no sigan muriendo asesinadas las personas en las cárceles», que según informes oficiales sumaron 29 en 2006 y al menos tres en lo que va de este año.

Además, en 2003 hubo una matanza de 68 personas en la granja penal de El Porvenir (Caribe) y en 2004 otra de 107 víctimas en el presidio de San Pedro Sula (norte), la segunda ciudad del país.

El purpurado exigió así mismo medidas para que «se puedan explotar las riquezas minerales sin contaminar ni envenenar el ambiente y dejando en justicia una tributación justa al país».

La Iglesia católica en Honduras libra, junto a organizaciones ambientalistas y sociales, una lucha contra la explotación irracional de minas a cielo abierto en las zonas central y occidental del país.

Por otra parte, el cardenal Maradiaga afirmó que lo único que puede sacar del subdesarrollo al país es el fortalecimiento de la educación, al tiempo que pidió a los maestros dedicar su tiempo a enseñar. En tal sentido, exigió responsabilidad a los padres y madres que se olvidan de sus hijos.

Share this Entry

ZENIT Staff

Apoye a ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación