Un monasterio benedictino, residencia de Benedicto XVI en Sao Paulo

En el curso de su viaje apostólico a Brasil, en mayo

Share this Entry

SAO PAULO, miércoles 7 febrero 2007 (ZENIT.org).- En el centro de la ciudad de Sao Paulo, un monasterio benedictino se prepara para alojar a Benedicto XVI el próximo mayo, durante su viaje apostólico a Brasil.

Será del 9 al 11 de mayo cuando el Papa residirá en los espacios de la Abadía de Nuestra Señora de la Asunción, que se está adaptando para ofrecerle una estancia de 38 metros cuadrados divididos en tres ambientes.

De allí partirá hacia la ciudad de Aparecida, donde estará hasta el 13 de mayo con ocasión de la inauguración de la V Conferencia General del Episcopado Latinoamericano y del Caribe, eje del viaje papal.

Como recuerda el semanario archidiocesano «O São Paulo» a sus lectores, cuando el Papa realiza visitas apostólicas fuera del Vaticano, donde reside, acostumbra alojarse en la Nunciatura Apostólica del país anfitrión o en el palacio episcopal de la diócesis de que se trate.

La falta de tal estructura en Sao Paulo y la imposibilidad de acoger al Papa en la residencia arzobispal movió al entonces arzobispo de la ciudad paulista, el cardenal Claudio Hummes –actualmente prefecto de la Congregación vaticana para el Clero–, a pedir al abad Mathias Tolentino Braga, del monasterio de San Benito, la acogida de los benedictinos al Sumo Pontífice.

El centenario lugar también recibirá a la comitiva papal, formada al menos por una docena de asesores.

El alojamiento específico del Papa prevé un despacho privado –con conexión a Internet–, una pequeña sala de reuniones y su habitación. Todo se decorará con obras de arte sacras del propio monasterio.

Una sala de estar de los monjes será transformada en refectorio para facilitar los tiempos de las comidas a la comitiva papal, y el claustro ampliará sus jardines para que el Papa pueda dar paseos, explica el abad al semanario archidiocesano de Sao Paulo.

Los monjes cuidan igualmente el detalle de la afición musical del Papa, quien tendrá a su disposición un piano en una habitación frente a la suya.

Desde esa misma estancia, Benedicto XVI podrá asomarse para saludar a los fieles, si hay oportunidad.

Al escoger el nombre de Benedicto XVI, el cardenal Joseph Ratzinger enlazó su pontificado con dos grandes evangelizadores, el Papa Benedicto XV y San Benito (en latín y otros idiomas es el mismo nombre), fundador de los benedictinos.

Share this Entry

ZENIT Staff

Apoye a ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación

console.log("Prueba")