La Iglesia en Puerto Rico se opone a equiparar las parejas de hecho con el matrimonio

En la Reforma del Código Civil

Share this Entry

SAN JUAN DE PUERTO RICO, jueves, 15 febrero 2007 (ZENIT.org).- El arzobispo de San Juan de Puerto Rico, monseñor Roberto González Nieves, se opuso el pasado 13 de febrero, en audiencia pública, a todas las disposiciones propuestas en la revisión del libro de familia del Código Civil de Puerto Rico que apunten al concepto de «familia no tradicional».

Monseñor González Nieves, en su comparecencia ante el Senado, argumentó específicamente en contra de las uniones de hecho entre personas de un mismo sexo, afirmando que se puede garantizar la igualdad de la ciudadanía sin alterar los conceptos de matrimonio y familia, según trascendió en el Capitolio.

Las vistas públicas para discutir el libro de familia del Código Civil se celebrarán todos los miércoles hasta finales de marzo.

El arzobispo de San Juan, también presidente de la Conferencia Episcopal Puertorriqueña, aseguró que no se debe equiparar legalmente a las parejas de hecho con el matrimonio tradicional.

El Senado de Puerto Rico comenzó el pasado 13 de febrero la evaluación de un borrador de reforma para el Código Civil del país, y en la primera audiencia senatorial plantearon sus posturas representantes de distintas Iglesias de la isla, entre ellos monseñor González Nieves, que se opuso también a reconocer algunos derechos a personas que cambian de sexo.

«No estamos de acuerdo que el Registro (Demográfico) se utilice para alterar un hecho histórico, inmutable, como lo es el sexo de una persona al nacer», indicó el arzobispo objetando que «en nuestra jurisdicción pueda haber un supuesto matrimonio del mismo sexo y el derecho de adopción a parejas del mismo sexo».

«La oposición de la Iglesia al reconocimiento legal de las uniones de hecho de homosexuales… no representa un rechazo a los derechos que posee cada persona humana independiente de su orientación sexual, sino un rechazo a aprobar un nuevo orden jurídico que oscurecería valores fundamentales», dijo.

Indicó que equiparar las uniones de hecho al matrimonio tradicional «cambia la fibra moral de la sociedad» y aseguró que «no podemos redefinir la naturaleza».

El borrador en discusión reconoce, además de derechos hereditarios en las parejas de hecho, del mismo sexo o no, la experimentación con embriones humanos y la procreación asistida, así como los cambios de sexo en los certificados de nacimiento.

El Código Civil de Puerto Rico es la segunda fuente de autoridad legal que rige la vida puertorriqueña después de la Constitución del Estado Libre Asociado, de 1952, y se basa en el documento español que se aplicó en la isla en 1889, aunque ha sido revisado en varias ocasiones desde la entrada de Estados Unidos en 1898.

Share this Entry

ZENIT Staff

Apoye a ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación

console.log("Prueba")