Ayuda humanitaria urgente exigen líderes católicos al Senado estadounidense

Piden que tenga prioridad sobre los servicios para abortar

Share this Entry

WASHINGTON, lunes, 10 agosto 2007 (ZENIT.org).- Líderes católicos urgieron al Senado de Estados Unidos a apoyar el destino de fondos a ayuda humanitaria urgente y actividades de desarrollo para los países más pobres del mundo, en lugar de a servicios para abortar.

La petición fue hecha en una carta firmada por el obispo Thomas Wenski de Orlando, presidente de la Comisión de Política Internacional de la Conferencia Episcopal, y por Ken Hackett, presidente de los Servicios de Ayuda Humanitaria de la Iglesia católica en Estados Unidos.

El pasado 5 de septiembre, la carta fue enviada a los senadores, mientras debatían las asignaciones estatales a acciones exteriores de Estados Unidos, en el Presupuesto de 2008.

Según la carta, es de especial interés conceder fondos adecuados a la «Millennium Challenge Account/Corporation» (MCA), que ayuda a los países más vulnerables a hacer reformas claves.

La carta indica que entre estas reformas se «incluyen medidas de buen gobierno y de anticorrupción, derechos ampliados para grupos insuficientemente representados, tales como mujeres y productores rurales, y compromisos de inversiones sociales en salud y sanidad».

«Si no se dan suficientes fondos a la MCA, se puede perder la oportunidad de importantes reformas que produzcan un desarrollo significativo en algunos de los más pobres hermanos y hermanas», escriben monseñor Wenski y Hackett.

Así mismo los firmantes solicitan fondos para programas de abstinencia sexual con el fin de controlar el sida.

«Urgimos con fuerza al Senado a que reponga los fondos asignados a la prevención del virus del sida de transmisión sexual mediante la abstinencia y la educación en la fidelidad, en el Plan del de Emergencia del Presidente para Ayuda contra el Sida (PEPFAR)», explicita la carta.

La misiva añade: «PEPFAR incluyó una asignación del 7% (una tercera parte de los fondos de prevención del sida) a programas de abstinencia antes del matrimonio.

«El actual presupuesto abandona este compromiso» de apoyo al decisivo y efectivo método de prevención del virus de transmisión sexual».

La carta urge también a los senadores a reconsiderar la decisión aprobada en el Senado que rescindiría una política concreta, adoptada en Ciudad de México. Los firmantes de la carta explican que la citada política tiene por objeto evitar que el dinero de Estados Unidos, vaya a grupos que «realizan o promueven abortos como método de planificación familiar».

La carta pide también la reinstauración «de la Enmienda Kemp-Kasten, en la ley actual, que prohíbe el apoyo a organizaciones que apoyan o ayudan a gestionar programas que usan el aborto coercitivo y la esterilización». Según los firmantes, la norma aprobada en comisión minaría la ley en este aspecto.

«La persistencia de hambre llena de miseria, pobreza, y enfermedad en el mundo de Dios es un desafío moral significativo –concluyen Wenski y Hackett–. Programas que han obtenido resultados en combatir y reducir la pobreza y enfermedad merecen el pleno apoyo del Congreso de Estados Unidos».

Share this Entry

ZENIT Staff

Apoye a ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación

console.log("Prueba")