La unidad en la Iglesia católica, decisiva para el ecumenismo, explica el Papa

Print Friendly, PDF & Email

Al recibir a obispos de Ucrania

Share this Entry
Print Friendly, PDF & Email

CASTEL GANDOLFO, jueves, 27 septiembre 2007 (ZENIT.org).- La unidad de la Iglesia católica es decisiva para la promoción de la unidad entre los cristianos de las diferentes confesiones, explica Benedicto XVI.

Lo explicó este jueves al recibir en audiencia a los obispos de Ucrania de rito latino en la residencia pontificia de Castel Gandolo con motivo de la quinquenal visita «ad limina apostolorum», tras el precedente encuentro del lunes pasado, en el que también participaron obispos de rito oriental (greco-católicos).

Ucrania, país de más de 46 millones de habitantes, es en su mayoría ortodoxo, aunque cuenta con una importante comunicad católica de rito oriental, que sufrió una durísima persecución en tiempos del comunismo, y con comunidades católicas de rito latino.

«Incluso entre los católicos la colaboración no siempre resulta fácil, dado que es normal que surjan sensibilidades diferentes, a causa también de la diversidad de las respectivas tradiciones», reconoció el Papa al analizar la situación de la Iglesia en ese país.

«Pero, ¿cómo no considerar que es una oportunidad providencial el hecho de que convivan juntas dos comunidades distintas por tradición, pero plenamente católicas, ambas orientadas a servir al único Kyrios [Señor, ndr.] y a anunciar el Evangelio?», se preguntó el Papa.

«La unidad de los católicos, en la diversidad de sus ritos, y el esfuerzo por manifestarla en cada uno de los ámbitos muestra el rostro auténtico de la Iglesia católica, y constituye un signo sumamente elocuente también para los demás cristianos y para toda la sociedad».

Recordando que en la Última Cena Jesús rezó para que sus discípulos fueran una sola cosa, el pontífice reconoció que esta oración del Señor constituye «una invitación a buscar la unidad sin cansarse».

«Si se consolida la comunión dentro de las comunidades católicas será más fácil promover un fecundo diálogo entre la Iglesia católica y las demás Iglesias y comunidades eclesiales», aseguró.

«El ecumenismo es intensamente querido por vosotros, que durante largos siglos vivís junto a vuestros hermanos ortodoxos y con ellos tratáis de tejer un diálogo cotidiano que abraza muchos aspectos de la vida».

«Que las dificultades, los obstáculos e incluso eventuales fracasos no detengan vuestro entusiasmo para avanzar en esta dirección», les recomendó.

«Con paciencia y humildad, con caridad, verdad y apertura de espíritu, el camino que hay que recorrer se hace menos arduo, sobre todo si no desfallece la perspectiva de fondo, es decir, la convicción de que todos los discípulos de Cristo están llamados a recorrer sus huellas, dejándose guiar dócilmente por su Espíritu, que siempre actúa en la Iglesia», concluyó el Papa.

Share this Entry

ZENIT Staff

Apoye a ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación

@media only screen and (max-width: 600px) { .printfriendly { display: none !important; } }