Benedicto XVI hace eco al grito de las víctimas del Holocausto en Yad Vashem

«¡Que sus sufrimientos nunca sean negados!», exclama

Share this Entry

JERUSALÉN, lunes 11 de mayo de 2009 (ZENIT.org).- Benedicto XVI exigió que nunca se niegue ni olvide el grito de los millones de víctimas del Holocausto al visitar en la tarde de este lunes el memorial de «Yad Vashem» en Jerusalén.

Al mismo tiempo, pidió hacer todo lo posible para que no vuelva a repetirse una tragedia semejante.

En el lugar que conserva urnas con las cenizas de algunas de las víctimas de la Shoá, el Santo Padre escuchó con atención las escalofriantes narraciones de seis supervivientes del Holocausto. 1

En medio de un ambiente de recogimiento, Benedicto XVI visitó la «Sala de la Memoria», donde están escritos los nombres de los 22 campos de exterminio nazi, atizó la llama votiva y colocó una corona de flores con los colores amarillo y blanco de la Santa Sede

«¡Que los nombres de estas víctimas no perezcan nunca! ¡Que sus sufrimientos nunca sean negados, disminuidos u olvidados!», exclamó el pontífice.

«¡Y que toda persona de buena voluntad vigile para desarraigar del corazón del hombre todo lo que sea capaz de llevar a tragedias semejantes!», advirtió.

El obispo de Roma aseguró que la Iglesia católica «siente profunda compasión por las víctimas aquí recordadas» y confirmó «el compromiso de la Iglesia de rezar y actuar sin descanso para asegurar que el odio no reine nunca más en el corazón de los hombres».

Sus palabras se hicieron conmovedoras cuando al recordar a estas víctimas evocó toda su vicisitud terrena.

«Sólo puedo imaginar la alegre expectativa de sus padres, mientras esperaban con ansia el nacimiento de sus niños. ¿Qué nombre daremos a este hijo? ¿Qué será de él o de ella? ¿Quién hubiera podido imaginar que serían condenados a un destino tan deplorable?», preguntó.

A la pregunta le siguió un silencio, como él dijo, «un silencio para recordar, un silencio para esperar».

En la «ceremonia de conmemoración» participaron el presidente del Estado de Israel, Shimon Peres, el portavoz del Knéset (Parlamento de Israel), Reuven Rivlin, y el presidente del Consejo de Yad Vashem, el rabino Israel Meir Lau.

Antes de concluir la visita el Papa firmó en el Libro de Honor del Memorial,

Ha sido el segundo discurso en Israel en el que el Papa ha condenado el Holocausto, después de las palabras que pronunció tras aterrizar horas antes en Tel Aviv, en las que denunció también con fuerza los nuevos brotes de antisemitismo.

Share this Entry

ZENIT Staff

Apoye a ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación