Sellado compromiso con la solidaridad en Chile

Print Friendly, PDF & Email

Autoridades civiles, religiosas y representantes de la sociedad civil

Share this Entry
Print Friendly, PDF & Email

SANTIAGO DE CHILE, viernes, 21 agosto 2009 (ZENIT.org).- Autoridades civiles, religiosas y representantes de la sociedad civil fueron los primeros en suscribir su compromiso solidario y plasmarlo en un gesto público realizado este jueves 20 de agosto en la Plaza de la Constitución de la capital chilena.

Entre las autoridades se contaban la ministra secretaria general de Gobierno, Carolina Tohá, el padre Rodrigo Tupper, vicario de la Pastoral Social y de los Trabajadores de Santiago, y el Capellán del Hogar de Cristo, Padre Agustín Moreira , S.J..

La actividad se enmarcó en el Mes de la Solidaridad 2009 y fue organizada por diversas instituciones de Iglesia con la finalidad de recordar la obra y figura de san Alberto Hurtado, según informa la Conferencia Episcopal de Chile.

El secretario adjunto de la Conferencia Episcopal, diácono Enrique Palet, dio lectura al mensaje de Monseñor Alejandro Goic, presidente de la Conferencia Episcopal,quien afirmó que «la solidaridad no se agota en aportes ocasionales, automáticos o de moda, porque la cultura solidaria se construye entre todos apuntando hacia la transformación de la realidad política, social, cultural y económica».

«No se trata de limosnas ni de asistencias esporádicas; se trata de un ‘compromiso’, la hermosa palabra que hoy proponemos a la sociedad las distintas instituciones de la Iglesia que celebramos el Mes de la Solidaridad», añadió el que es también obispo de Rancagua.

En su saludo, invitó «a todos a trabajar por seguir construyendo una sociedad más equitativa, un Chile con menos desigualdades. Éste sería el mejor y más contundente compromiso que podemos asumir en este día: un compromiso hacia un gran Acuerdo Nacional en el que, como dije ante los senadores de la República, debería procurar empleo digno, salarios suficientes y mayor justicia social; una educación de calidad y con iguales oportunidades para todos; seguir mejorando barrios y viviendas que permitan a la familia vivir con dignidad y una salud digna y accesible para todos».

En este período previo a las elecciones presidenciales y parlamentarias, monseñor Goic expresó su deseo de que «el alivio del sufrimiento de los más pobres y su derecho a un desarrollo integral, pueda estar en el centro de proyectos responsables en un debate honesto, respetuoso y con altura de miras. Desde la Iglesia, invitamos a convertir este sueño en un compromiso».

Después de este saludo, se escuchó la voz del padre Alberto Hurtado pidiendo: «no cerréis vuestro corazón a los que sufren y que están al lado afuera de vuestra casa. No forméis un hogar tan cerrado que os olvidéis que más allá de vuestro nido de amor hay otros seres que lloran, hay otros seres que tienen hambre».

La solidaridad no es algo blando ni fácil

La Ministra Tohá, por su parte, entregó el saludo y mensaje del gobierno para este día, y dijo que no es verdad que «lo que mueve a las personas es exclusivamente el interés personal», y afirmó que «los seres humanos, nuestra naturaleza, la sociedad, siempre han requerido de parte de las personas esa necesidad de vivir con otros y de hacernos cargo unos de otros. Sin eso la sociedad no es posible, sin eso la familia no es posible, sin eso no hay progreso posible». Agregó que «la solidaridad no es una cosa blanda, no es fácil» y llamó a levantar la vos y «hacer de la solidaridad una palabra fuerte, una cosa que nos desafíe, no que nos relaje».

También intervino la estudiante Romina Peña, de cuarto medio de la Fundación Domingo Matte Mesías, de Puente Alto, quien señaló que «lograr que el 2010 Chile renueve su compromiso solidario con la patria nos anima a mejorar el país en el cual vivimos hoy».

Los compromisos
Enseguida, las autoridades presentes y dirigentes de organizaciones sociales, gremiales y sindicales escribieron sus propios compromisos con la solidaridad sobre una gigantografía especialmente preparada para la ocasión por estudiantes del DUOC, que representaba en grandes letras la palabra «Compromiso».

El compromiso que escribió la Ministra Tohá fue: «Trabajar cada día para que la política sirva a tener un país más justo y solidario». Por otra parte, el Padre Rodrigo Tupper escribió: «Me comprometo con una solidaridad firme y perseverante», en tanto que el compromiso del Padre Agustín Moreira fue: «Cercanía y acogida a los más pobres y excluidos».

Otros compromisos indican: «Anunciar a Jesucristo para que todos los niños y jóvenes, sobre todo en las escuelas, tengan vida en Él»; «Me comprometo a decir la verdad»; «Me comprometo a dar alegría»; «por una sociedad más justa y solidaria».

Share this Entry

ZENIT Staff

Apoye a ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación

@media only screen and (max-width: 600px) { .printfriendly { display: none !important; } }