Descubierta una sinagoga de tiempos de Jesús junto a Cafarnaúm

En el terreno de un futuro centro de acogida para peregrinos en Magdala

Share this Entry

JERUSALÉN, viernes, 11 septiembre 2009 (ZENIT.org).- Con un comunicado de prensa, la Autoridad de Antigüedades de Israel dio a conocer este jueves el importante y sorprendente descubrimiento de los restos de una sinagoga de los tiempos de Jesús durante las excavaciones sobre el terreno del futuro centro para peregrinos en Magdala, a orillas del Mar de Galilea.

El pasado 11 de mayo, durante su visita a Tierra Santa, Benedicto XVI bendijo la primera piedra del «Magdala Center», cuyo desarrollo corre a cargo de la congregación religiosa de los Legionarios de Cristo.

La excavación arqueológica, dirigida por Dina Avshalom-Gorni y Arfan Najar, de la Autoridad de Antigüedades de Israel, inició el 27 de julio y un mes más tarde aproximadamente se encontraron los primeros vestigios de un lugar importante.

Con el pasar de los días se han ido añadiendo diversos hallazgos significativos que han llevado a la conclusión de que se trata de una sinagoga del siglo I, posiblemente destruida en los años de la revuelta de los judíos contra los romanos, entre los años 66 y 70 d.C.

Lo más interesante del descubrimiento es una piedra esculpida que se encontró en el centro del edificio de unos 11 metros por 11. Tiene esculpidos varios signos, pero sobre todo tiene una menorá, o sea un candelabro de siete brazos; al parecer se trata de la menorá más antigua que se ha encontrado hasta la fecha en una sinagoga. Hay únicamente otras seis sinagogas descubiertas hasta la fecha de ese período (el período del Segundo Templo de Jerusalén).

El descubrimiento arqueológico es de gran interés para el mundo judío como lo subrayan las dos visitas de Shuka Dorfmann, director de la Autoridad de Antigüedades de Israel, que habló de un hallazgo extraordinario, único, que habrá que estudiar en toda profundidad.

Las autoridades israelíes han pedido que se continúe la excavación en el área de la sinagoga, que los hallazgos se preserven en el lugar y se incluyan en todo el proyecto del «Magdala Center». Numerosos arqueólogos israelíes y también cristianos se han dado cita en los últimos días para visitar las ruinas.

Magdala dista apenas unos siete kilómetros de la antigua Cafarnaúm, lugar donde Jesús se estableció durante el tiempo de su ministerio público, y seguramente alguna vez se encontró ahí para predicar y enseñar. También debió ser un lugar frecuentado por María Magdalena, oriunda del lugar, así como por numerosos testigos oculares de la vida, predicación y milagros de Jesús.

Se puede decir que en lugares galileos como Magdala nació el cristianismo como comunidad de creyentes en Cristo, pues hasta el año de la destrucción del templo de Jerusalén, los cristianos en muchos casos compartían con los judíos sus sinagogas. Sólo después de esta fecha, en torno al año 70, hubo una separación más clara entre judíos y cristianos, y por lo tanto los cristianos crearon sus propios lugares de reunión y de culto.

El proyecto del «Magdala Center» nació cuando los Legionarios de Cristo llegaron a Jerusalén, en 2004, por petición del Papa Juan Pablo II para hacerse cargo del Instituto Pontificio Notre Dame de Jerusalén.

El centro busca completar el servicio que se ofrecía a los peregrinos en Jerusalén,  también en la zona norte de Israel, que es Galilea.

El terreno está a las orillas del Lago de Tiberíades, en la localidad de Migdal (Magdala, en arameo, pueblo natal de María Magdalena) y el proyecto se viene desarrollando gracias al apoyo de miles de cristianos de todo el mundo, de todas las confesiones, y se espera seguir contando con este apoyo para llevarlo a término.

El «Magdala Center» busca preservar y exponer las ruinas de ese lugar santo, ahora reforzado por el descubrimiento de la sinagoga de tiempos de Jesús. Además, albergará un hotel de peregrinos de Tierra Santa, un centro multimedia para mostrar con nuevas tecnologías el mensaje y la vida de Jesús y la historia del lugar; y un centro que, inspirándose en la figura de María Magdalena, promueva la vocación humana y la dignidad de la mujer.

El padre Juan María Solana, L.C., director del Instituto Pontificio Notre Dame de Jerusalén e iniciador del proyecto, reconoce: «yo sabía que Magdala era un lugar santo y siempre tuve el presentimiento de que sería un lugar especial para los peregrinos de las diversas religiones; pero el hallazgo que hemos hecho seguramente rebasa con mucho nuestras expectativas».

«En un momento de oración en el lugar, pensaba que la última vez que se reunieron fieles en ese sitio, en torno al año 70 d.C., la mayoría habían sido testigos de la vida de nuestro Señor. Sueño con el día que se abra este lugar a la visita de los peregrinos y espero que sirva para crear puentes y lazos de diálogo y de amor verdadero entre los creyentes de las diversas religiones que se dan cita en la Tierra Santa», reconoce el padre Solana.

La apertura del «Magdala Center» está prevista para el 12 de diciembre del año 2011. Sin embargo, se tendrá que evaluar si los recientes descubrimientos exigirán un reajuste en el calendario.

Para más información:

–Comunicado de la Autoridad de Antigüedades de Israel: http://www.antiquities.org.il/about_eng.asp?Modul_id=14

–Centro Magdala: www.magdalacenter.com

 

 

Share this Entry

ZENIT Staff

Apoye a ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación