Birmania: La crisis financiera afecta también a los seminaristas

Tienen que cultivar su huerto para financiar su formación

Print Friendly, PDF & Email
Share this Entry

RANGÚN, domingo 13 de diciembre de 2009 (ZENIT.org).- Los seminaristas católicos de Birmania (Myanmar) se enfrentan a una crisis financiera importante mientras la ayuda extranjera sigue disminuyendo.

La Iglesia local, muy minoritaria en el país, está encontrando soluciones alternativas para responder a sus necesidades con sus propios medios, informó “ Eglises d’Asie”, la agencia de las Misiones extranjeras de París (MEP).

La veintena de seminarios menores del país ha sufrido la mayor parte de la disminución de ayudas procedentes de países extranjeros.

El único seminario mayor, el de San José, en Rangún, dividido geográficamente en tres lugares distintos, se ha visto menos afectado, indicó su rector, el padre Hyginus Myint Soe.

El sacerdote añadió que el seminario mayor deberá rápidamente “poner los medios que le permitan ser independiente (···) porque las ayudas económicas han disminuido año tras año”.

El padre John Saw Yaw Han es rector del seminario menor de San José, que actúa como una institución de educación superior y pre-universitaria para los que se preparan al sacerdocio en la arquidiócesis de Rangún.

Según precisó, las contribuciones de sus donantes extranjeros han disminuido un 50% en los dos últimos años, y el descenso se ha agravado más a causa de la crisis económica mundial.

“Los sacerdotes tienen el deber de hacer algo para garantizar la supervivencia de su seminario”, dijo.

“No puede haber sacerdotes sin seminarios y, sin sacerdotes, le es imposible a una comunidad católica crecer espiritualmente”, añadió.

Los gastos de la formación de un seminarista se elevan a unos 450.000 kyats al año (en torno a los 300 euros).

Los 51 jóvenes seminaristas del centro San José deben aportar una contribución anual de 100.000 kyats (67 euros) cada uno, para cubrir sus gastos de manutención y formación.

Para reducir los gastos, el seminario de San José ha establecido una forma de agricultura de subsistencia, con el último objetivo de hacer que el centro sea autosuficiente en lo que se refiere a la alimentación.

Los seminaristas dedican una parte de su tiempo a la cría de cerdos o al cultivo de frutas y hortalizas.

“En el futuro, tenemos la intención de plantar mangos, melocotones y sandías”, explicó el padre Yaw Han.

Pero, más allá de esta participación activa solicitada a los futuros sacerdotes para garantizar su subsistencia, los donativos de los fieles de la Iglesia en Birmania continúan siendo el apoyo principal de los seminarios.

El centro de San José ha empezado a repartir los sobres para recoger donativos de los fieles en Navidad, un tiempo tradicionalmente propicio para la generosidad.

El padre Han recordó que la colecta de Navidad de 2008 cubrió el equivalente a un mes de gastos para el seminario, es decir, dos millones de kyats, 1.250 euros.

En la arquidiócesis de Mandalay, en el centro del país, los seminaristas se enfrentan a las mismas dificultades de financiación y de búsqueda de fondos.

Una asociación local, la St Aloyius Family Asssociation, creada en 2005 para aportar su apoyo, tanto material como espiritual, a los seminaristas de la región (esencialmente los dos seminarios menores de San Eloy y de Santo Tomás), tiene previsto ampliar su ayuda a otros seminarios del país y, para ello, intenta reclutar nuevos miembros motivados.

El arzobispo de Mandalay, monseñor Paul Zinghtung Grawn, animó a los fieles de toda la arquidiócesis a unirse a la asociación.

Explicó que este apoyo ha sido para los laicos, una manera de participar en la misión de la evangelización, y que la Iglesia en Birmania podrá poco a poco dejar de depender de la ayuda extranjera, y deberá encontrar los medios para convertirse en económicamente autosuficiente.

Print Friendly, PDF & Email
Share this Entry

ZENIT Staff

Apoye a ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación