Nuevas variaciones en el escudo papal

Print Friendly, PDF & Email

La estrella pasa a tener ocho puntas y la flor de nardo se parece un poco más

Share this Entry
Print Friendly, PDF & Email

El sitio web del Vaticano ha publicado la nueva versión del escudo papal. Ahora la original estrella de cinco puntas, que simbolizaba a la Virgen María, pasa a tener ocho puntas, como las bienaventuranzas.

Algunos lectores de ZENIT habían comentado que la estrella de cinco puntas se asemejaba a la estrella de David, símbolo que distingue a los practicantes de la religión judía.

La estrella ahora cambia de significado y pasa a simbolizar el mensaje central de la buena noticia de Jesús, las bienaventuranzas.

Por otra parte, en el escudo original del arzobispo de Buenos Aires, cardenal Jorge Mario Bergoglio, figuraba un racimo de uvas que, sin embargo, en la presentación oficial del nuevo escudo del papa Francisco se decía que era una vara de nardo, aludiendo a la fecha en la que asumió el ministerio petrino, 19 de marzo, así como para reflejar la gran devoción del pontífice a san José, que es representado en la iconografía tradicional con una vara de nardo en la mano, hasta el punto de que a la vara de esta flor se la denomina también «vara de San José». Esta flor ha significado siempre en la iconografía cristiana la virginidad y la pureza, y se encuentra también representada en la mano de santas que se distinguieron por la defensa de esta virtud.

Sin embargo, el racimo de uva seguía siendo tal, aunque se afirmara que representaba a la flor del nardo, pues la diferencia es notable con la vara que presenta en su extremo las flores de nardo, muy aromáticas, en espiga.

Ahora, en la nueva versión del escudo papal, conservando las líneas del original racimo de uva en color amarillo dorado, se observan unos trazos internos que dibujan flores presuntamente de nardo, aunque estas son blancas con ligeros toques rosados, y desde luego para nada amarillas como siguen apareciendo en el escudo retocado, y ni siquiera en capullo son amarillas sino de un verde más blanquecino que el tallo, y su distribución en el tallo es justamente más espigada y no en racimo.

Por último el lema del papa Francisco —Miserando atque eligendo (Mirándolo con misericordia lo eligió)–, idéntico al del cardenal arzobispo Bergoglio, ha sido inscrito en una cartela blanca con vueltas rojas, debajo del escudo. El símbolo de la Compañía de Jesús permanece sin variaciones.

Según explica el sitio vaticano, «en los rasgos, esenciales, el papa Francisco ha decidido conservar su escudo anterior, elegido desde su consagración episcopal y caracterizado por una sencillez lineal».

Sobre el escudo, azul, se hallan los símbolos de la dignidad pontificia, iguales a los que deseó el predecesor, Benedicto XVI (mitra entre llaves de oro y plata, entrelazadas por un cordón rojo).

«La estrella –afirma todavía el sitio vaticano–, según la antigua tradición heráldica, simboliza a la Virgen María, Madre de Cristo y de la Iglesia; la flor de nardo indica a san José, patrono de la Iglesia universal». No se ha incorporado todavía la importante variación de la estrella y su nuevo simbolismo.

El lema alude al pasaje evangélico de la vocación de Mateo, comentado por san Beda el Venerable: «Vidit ergo Iesus publicanum et quia miserando atque eligendo vidit, ait illi Sequere me (Vio Jesús a un publicano, y como le miró con sentimiento de amor y le eligió, le dijo: Sígueme)».

Esta homilía de san Beda sobre la misericordia divina reviste un significado particular en el itinerario espiritual del papa. En la fiesta de san Mateo de 1953, el joven Jorge Bergoglio experimentó, a la edad de 17 años, de un modo muy especial, la presencia amorosa de Dios en su vida. Después de confesarse, sintió la misericordia de Dios que le llamaba a la vida religiosa a ejemplo de san Ignacio de Loyola.

Una vez elegido obispo, en recuerdo de tal acontecimiento decidió elegir como lema y programa de vida la expresión de san Beda Miserando atque eligendo, que también ha querido reproducir en su escudo pontificio.

Share this Entry

Nieves San Martín

Ciudad Real, España. Diplomada en Estudios Avanzados (Universidad de Almería); máster en Sistemas y Tecnologías de la Comunicación en las Organizaciones (Universidad de Ferrara, Italia, 2006); licenciada en Ciencias de la Información, rama periodismo (Universidad Complutense de Madrid, España, 1982); licenciada en Ciencias de la Educación, mención Física y Matemática (Universidad Católica Andrés Bello de Caracas, Venezuela, 1971) 2º premio Inserso 1985 por el conjunto de artículos publicados en el diario YA bajo el título "Urge quitar barreras a los minusválidos"; Medalla y diploma de Cruz Roja de Madrid 1986 por "la extraordinaria colaboración prestada a la organización de los actos de la Semana de la Cruz Roja en Madrid"; Accesit de UNICEF 1989 por el artículo "La convención sobre los derechos del niño prohíbe ejecutar a menores de 18 años", publicado el 8 de septiembre de 1989, en el diario YA; Diploma por la colaboración prestada, y nombramiento de "socia protectora" de la Asociación Madrileña de Ayuda al Minusválido (Madrid, 1984). Trabajó en Roma como traductora para el Vatican Information Service (1997). Consejera técnica de la ministra de Asuntos Sociales Matilde Fernández, en el Gobierno de Felipe González, y redactora jefe del Gabinete de Comunicación de la Ministra, 1991-1993. Redactora de temas sociales y luego jefa de la Sección de Asuntos Sociales y Religión, en el diario YA de Madrid, entre 1982-1990 y 1993-1996. Redactora y coordinadora de la Sección de América Latina de la revista Vida Nueva, 1982-1983 y colaboradora y coordinadora de la sección de América Latina en la misma publicación, 1983-1987. Redactora de temas políticos y sociales de la revista Crítica, 1977-1982. Entre 1971 y 1976, profesora de Física y Matemática en Enseñanza Media, en las ciudades venezolanas de Caracas, Valencia, y Mérida. Publicaciones: Matilde Huici, la tercera mujer, Narcea SA de Ediciones, Madrid 2009; Victoria Díez, una vida entre dos fuegos, editorial Sekotia, Madrid 2011.

Apoye a ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación

@media only screen and (max-width: 600px) { .printfriendly { display: none !important; } }