Australia: Clausurado el VII Congreso Mundial de las Familias

Preocupación por amenazas globales

Share this Entry

Concluyó en Sydney, Australia, el Séptimo Congreso Mundial de las Familias, realizado del 15 al 18 de mayo con «el ambicioso y urgente objetivo −dicen los promotores a través de su sitio web−, de discutir sobre las áreas estratégicas que refuercen la familia a escala global».

En el evento participaron especialistas de diversas disciplinas y procedencia geográfica, del mundo académico, de la empresas, de la política, del derecho, de los medios, de la medicina, de la educación, de la cultura y del entretenimiento.

El Congreso Mundial para las familias fue instituido en 1997 por el doctor Allan Carlson, del Centro Howard para la Familia, la Religión y la Sociedad, en Illinois, Estados Unidos, en defensa de la familia natural.

El presidente del Pontificio Consejo para la familia, monseñor Vicenzo Paglia, intervino en el encuentro con un mensaje, centrado en el tema: «Sanar el matrimonio y la vida familiar: la solución a los cambios sociales y económicos».

«La familia fundada sobre el matrimonio es la base de la sociedad y la escuela primaria para toda la vida social y sus objetivos», afirmó el arzobispo Paglia en su intervención. La necesidad de la estabilidad de la familia natural −padre, madre, hijos−, no es una creencia religiosa, explica el presidente del dicasterio vaticano, ni una institución cristiana o impuesta por la Iglesia, sino que es un «hecho de vida, que no puede ser removido de lo profundo del corazón y del alma de cada ser humano».

En otra parte de su discurso, señala que «Estudios científicos demuestran que el matrimonio constituye un valor añadido a las personas y a la sociedad, en el matrimonio se realiza la calidad de relación de pareja, con importantes efectos positivos (de tipo biológico, psicológico, económico y social), para niños y adultos y sobre las formas de vivir juntos».

El mensaje completo de monseñor Vicenzo Paglia aquí

Share this Entry

ZENIT Staff

Apoye a ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación