Educar la mirada

Catequesis para la familia, semana del 24 de febrero de 2014

Share this Entry

Dentro de poco más de una semana comienza la cuaresma. El Papa Francisco en el mensaje de este año nos invita a meditar estas palabras de San Pablo:

‘Se hizo pobre para enriquecernos con su pobreza’ (cfr. 2 Cor 8, 9)

¿Qué significan para las familias cristianas estas palabras? ¿Cómo podemos vivir este mensaje evangélico? Preguntemos a Jesús. Primero tenemos que hablar con Él y luego prepararnos nosotros y nuestros hogares para vivirlo. Cuando lo importante se deja a la improvisación, lo urgente (que no es importante) acaba por quemar nuestro tiempo. Pongamos la cabeza y pensemos en cómo y cuándo vamos a poner nuestra fe en obras.

Los padres sabemos hacernos pobres por nuestros hijos, porque vemos sus necesidades.

Pero podemos caer en el exceso y no dejarlos ni enseñarlos a que se hagan también ellos pobres por los demás. Podemos aprender mucho de los padres de los santos. Son ellos los que, generalmente, les transmitieron la fe y lo hicieron muy bien.

Educar la mirada para ver en el otro al hermano, a Jesús mismo. Enseñarles a esperar y no satisfacer todos sus caprichos. Pero sobre todo enseñarles con nuestro ejemplo como cuando miramos a los demás y sabemos decir cosas buenas, sin criticar. Y ofrecemos nuestra ayuda sin humillar. Cuando sabemos prescindir de cosas que nos gustan pero que no son necesarias porque hay personas que pasan necesidad. Y se lo explicamos a ellos. No tengamos pudor en mostrar nuestra intimidad, nuestros deseos, luchas, fracasos y nuevos intentos. Así aprenden a mirar y a sentirse mirados por nuestro Padre Dios.

Podríamos repasar en familia las obras de misericordia. Empecemos con las corporales y preguntémonos cómo podemos vivirlas o vivirlas mejor; Visitar a algún familiar o vecino enfermo, colaborar con un banco de alimentos, o compartir nuestra merienda con el que no tiene… Dejemos que grandes y pequeños aporten sugerencias.

Más adelante podríamos pasar a las espirituales. Primero debemos vivirlas en la propia familia; saber perdonar, corregir, tener paciencia… 

Share this Entry

Eva Carreras del Rincón

Apoye a ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación

console.log("Prueba")