Viaje a Jordania: Betania, el lugar de la más perfecta humildad

Y de la entrada en la Tierra Prometida

Share this Entry

El papa Francisco empezó su viaje de tres días en Tierra Santa, hoy 24 de mayo, como sus predecesores Pablo VI, Juan Pablo II y Benedicto XVI, por Jordania, más allá del Jordán –mirado desde Jerusalén–, y por el bautismo, que es para el cristiano la puerta de entrada en la Tierra Prometida del amor de Dios. Pero, en el punto más bajo del globo, es también el símbolo de “la más perfecta humildad”, y del encuentro con los más desfavorecidos, antes de Belén (domingo 25) y la “subida” a Jerusalén (lunes 26).

El papa llegó al aeropuerto de Amán a las 13 horas. Se trasladó al palacio real para la ceremonia de bienvenida, la visita de cortesía a los soberanos, el encuentro con las autoridades jordanas, y luego para la celebración de la misa, en el estadio de Amán, a las 16 horas, como Juan Pablo II y Benedicto XVI. Hacia las 18,15 partirá de Jordania, donde sus oración será en principio silenciosa.

La entrada en la tierra prometida

“Todo esto pasó en Betania, al otro lado del Jordán, allí donde Juan bautizaba”, narra el evangelio de Juan (1,28): el papa hará allí memoria del bautismo del Cristo –epifanía de la Santísima Trinidad—y de la figura de Juan Bautista y, tras la huella de Pablo VI, bendecirá las aguas del río que vienen del Líbano, del monte Hermón, fluye por 360 kilómetros, y desemboca en el Mar Muerto, a 392 kilómetros bajo el nivel de los océanos. Sus aguas son vitales para la región donde la sequía hace regularmente bajar por el ejemplo el nivel del lago de Tiberíades.

Pero el papa vino también a encontrarse con la realidad de la Iglesia y de la sociedad del país, especialmente los refugiados y las personas con minusvalía. Y su futuro: la localidad de Betania del Jordán es significativo de la apertura del país a las peregrinaciones cristianas.

En Jordania, países con un 97% de musulmanes, se construyen iglesias y, para su financiación, está prevista una desgravación de los impuestos, como para una mezquita.

La localidad de Betania prevé la presencia de dos comunidades para asegurar la acogida espiritual al servicio de los peregrinos, pero también un conjunto hotelero y tiendas: los dos espacios están separados, para asegurar el recogimiento en el espacio de animación espiritual, y ligados a un corredor excavado en la colina, como muestra el video del proyecto. Jordania pone así su desarrollo sobre las grandes obras y el turismo religioso a largo plazo.

¿El país es rico en lugares bíblicos solamente? Se ha recientemente encontrado en la región situada entre el lugar tradicional de “la ascensión” del profeta Elías el tishbita, y del monte Nebo, lugar de la muerte de Moisés, los vestigios de 16 iglesias de la época bizantina, destruidas, en particular por los temblores de tierra (en la línea del gran Rift africano), y varias veces reconstruidos. Sus ruinas y sus ricos mosaicos quedaron enterrados hasta los años noventa del siglo XX.

El lugar de la más perfecta humildad

El proyecto de la iglesia latina ha sido confiado al arquitecto francés François Lacoste, y su financiación está asegurada por la Fundación Nadim Muasher. La maqueta fue bendecida por el papa Benedicto XVI al término de una audiencia, el miércoles 23 de enero de 2008, en presencia del arquitecto, M. Muasher, del vicario patriarcal de Amán de entonces, monseñor Selim Sayyegh, y del coadjutor del patriarca de Jerusalén, hoy su sucesor, Fouad Twal.

Jordania, Palestina e Israel están incluidos en el territorio pastoral del Patriarcado latino de Jerusalén, con fieles de lengua árabe y de lengua hebrea.

Benedicto XVI bendijo la primera piedra en su viaje a Tierra Santa, el 10 de mayo de 2009. La obra no se ha terminado todavía.

Para el arquitecto francés, el lugar de Betania es por excelencia el “Lugar de Paso”, en el punto más bajo del globo, a diez kilómetros del Monte Nebo donde murió Moisés, el lugar de entrada en la Tierra Prometida (Josué 3), en el siglo IX antes de Cristo, el de la travesía del Jordán por Elías y Eliseo (2 Reyes 2), y en fin de numerosos pasos de Jesús, empezando por su encuentro con Juan Bautista y su bautismo.

Más todavía, el arquitecto quería allí un lugar de encuentro de los “constructores de paz”, como explicaba en febrero último.

El encuentro con los más desfavorecidos

El papa fue acompañado por el rey Abdalá, que acompañó a Benedicto XVI a este lugar, en 2009, señal de la importancia que el soberano da este proyecto de alguna manera “piloto”.

En la iglesia, el papa se encontró con refugiados, para rendir homenaje a Jordania como tierra generosa de acogida de palestinos, iraquíes, y ahora sirios. Pero también signo de las tragedias de la región y llamada a invocar de Dios y de los hombres de buena voluntad el don de la paz para toda la región.

El papa se encontró con personas con minusvalía. Monseñor Selim Sayyegh ha sostenido la fundación, en 2004, del Centre Notre Dame de la Paix de Amán, para la acogida de niños o adultos con minusvalía, cristianos o musulmanes. Pueden ser allí seguidos por equipos especializados. Hoy hay otros seis centros satélites en el país. El centro ha contribuido a aliviar a las familias y a cambiar la percepción de la minusvalía en la sociedad. El encuentro con el papa Francisco corresponde ciertamente a su fibra pero se inscribe también en la prolongación de esta obra.

El papa este domingo 26, se trasladará a Belén, con la misa en el atrio de la basílica de la Natividad y diferentes encuentros en tierra palestina.

Luego tendrá lugar la última etapa de su “subida” a Jerusalén, con especialmente el encuentro que está en el centro de su viaje, el lunes, en el Santo Sepulcro, con una oración pública junto con el patriarca ecuménico de Constantinopla, Bartolomé I, en memoria del encuentro histórico, en enero de 1964, del papa Pablo VI y el patriarca Atenágoras, y ocasión de relanzar el diálogo en vistas a la unión visible de los cristianos.

Traducido del francés por Nieves San Martín

Share this Entry

Anita Bourdin

Giornalista francese accreditata presso la Santa Sede dal 1995. Ha lanciato il servizio francese di Zenit nel gennaio 1999. Master in giornalismo. Laura in lettere classiche (Sorbonne). Abilitazione al dottorato in teologia biblica (PUG). Corrispondente a Roma di Radio Espérance.

Apoye a ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación