Ortodoxos y católicos unidos por el martirio

La Comisión mixta internacional para el diálogo teológico entre las Iglesias católica y ortodoxa finaliza su sesión plenaria y pide protección para los perseguidos en Oriente Medio

Share this Entry

La Comisión mixta internacional para el diálogo teológico entre la Iglesia católica y la Iglesia ortodoxa ha finalizado su XIII sesión plenaria, celebrada en Amán, Jordania. El encuentro ha tenido lugar del 15 al 23 de septiembre por invitación del patriarca greco-ortodoxo de Jerusalén, Su Beatitud Teofilo III y se ha dedicado a los cristianos perseguidos en Oriente Medio y al borrador del documento titulado «Sinodalidad y Primado».

El sábado 20 de septiembre, los miembros católicos celebraron la eucaristía en la parroquia de Nuestra Señora de Nazareth presidida por el cardenal Kurt Koch, presidente del Pontificio Consejo para la promoción de la Unidad de los Cristianos. Durante su homilía –se lee en una nota de Radio Vaticano– el purpurado dijo que «los cristianos están ya unidos de muchas formas y sobre todo en el martirio de nuestros hermanos y hermanas pertenecientes a distintas Iglesias y comuniones eclesiales».

Por su parte, el príncipe jordano Ghazi, llevó el lunes 22 su saludo del rey Abdullah al-Hussein y expresó su interés personal por el progreso del diálogo, subrayando que cualquier diálogo espiritual, intelectual o teológico no puede ser interrumpido por una crisis.

Los miembros de la Comisión «han alzado su voz para expresar profunda preocupación y solidaridad con los cristianos y miembros de otras religiones que en esta región son perseguidos, obligados a huir y asesinados». Además, han rechazo con firmeza absoluta la idea de que «tales crímenes horribles puedan ser justificados en nombre de Dios o de la religión». Y así, «han rezado con fuerza para que estos hermanos y hermanas, expresando profunda gratitud a todos aquellos comprometidos en la ayuda a millones de refugiados y desplazados».

Del mismo modo, la Comisión implora a la comunidad internacional para que «adopte los medidas más útiles para intervenir y proteger a aquellos que son perseguidos y para asegurar la presencia constante y vital del cristianismo en Oriente Medio». También aprovecharon la ocasión para renovar su llamamiento para la liberación de los metropolitas de Aleppo, Mar Gregorios Yohanna Ibrahim y Boulos Yazigi, los sacerdotes, religiosos y todos aquellos que han sido secuestrados.

Para subrayar el sentido de solidaridad con los pueblos que sufren en esta región, los dos co-presidentes de la Comisión, el cardenal Kurt Koch y el metropolita Giovanni de Pergamo, visitaron un centro para refugiados en Amán, donde pudieron vivir en primera persona las necesidades urgentes de los refugiados.

Share this Entry

ZENIT Staff

Apoye a ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación

console.log("Prueba")