Rabbi Alon Goshen-Gottstein

Campaign for Rebuilding Friendship

El rabino Alon Goshen-Gottstein: "Conocimiento y amistad, antídotos contra el extremismo"

El director del Elijah Interfaith Institute cuenta cómo es la campaña desarrollada por rabinos para la reconstrucción de la Iglesia cristiana de Tabgha y para reforzar las relaciones de paz entre las dos religiones

Share this Entry

“Los falsos dioses serán eliminados”. Este versículo es del Aleinu, un libro de oraciones para cerrar los servicios de la mañana, la tarde y la noche. Se trata de un bellísimo himno de alabanza, que indica la fe del pueblo hebreo en el Dios único y verdadero. El 18 de junio de 2015, unos pirómanos instrumentalizaron esta oración para justificar un ataque a la Iglesia de la Multipliación, situada en Tabgha, al noroeste de Galilea. Es decir, el lugar donde, según las Sagradas Escrituras, Jesús dio de comer milagrosamente a miles de personas al multiplicar cinco panes y dos peces. No se verificaron daños significativos dentro de la iglesia, pero almacenes, oficinas y una sala de eventos resultaron gravemente dañados. En el pasillo de entrada, los asaltante dejaron  un pintada en la pared: “Los falsos dioses serán eliminados”.

Este no ha sido el primer ataque a un lugar de culto: han tenido lugar otros en Israel, normalmente con una justificación política. El de la Iglesia de la Multiplicación, sin embargo, ha utilizado una argumentación religiosa para cumplir actos de vandalismo. “La gota que ha colmado el vaso”, según el rabino Alon Goshen-Gottstein. En una entrevista concedida a ZENIT desde su casa de Jerusalén, el rabino, director ejecutivo del Elijah Interfaith Institute, ha contado su compromiso con una campaña de recogida de fondos con el objetivo de movilizar a la comunidad judía no solo para la reconstrucción de la Iglesia de Tabgha, sino también para reafirmar y reforzar los lazos de amistad que existen entre judíos y cristianos.

                                                                                        ***

A propósito de la campaña de recogida de fondos: ¿se trata de algo que inició antes considerando los diversos ataques a lugares de culto o ha sido el ataque a la Iglesia en Tabgha la “gota que colmó el vaso”?
–Rabino Goshen-Gottstein: Digamos que con este último caso me quedé conmocionado y preocupado por las pintadas que instrumentalizan argumentos religiosos. Hasta entonces, las pintadas eran de carácter ideológico y político. Hubo casos en los que surgieron sentimientos anticristianos gritados por la calle, pero las razones eran siempre de carácter ideológico y político. Lo que sucedió en la Iglesia en Tabgha fue un caso único: por primera vez se utilizó un texto de un libro de oraciones judío para decir: “Esto es lo que significa y cómo debe implementarse”. Lo que sería como decir: “el cristianismo es idolatría y por tanto nosotros (los autores del acto vandálico) tenemos el derecho de actuar de esta manera”. Los pirómanos han tomado un versículo del libro de oraciones, lo han interpretado de forma superficial e integralista y han desarrollado acciones violentas utilizando un tema que está al centro de mi investigación y de mi trabajo.

Toda la cuestión de la idolatría es de hecho un argumento en el que estoy muy comprometido. Hay un libro mío que saldrá en noviembre titulado Same God, Other God (El mismo Dios, otro Dios), editado por Palgrave Macmillan, fruto de un trabajo de investigación sobre la noción de idolatría desde el punto de vista hebreo. Es una profundización compartida con el cristianismo y el hinduismo y afronta rigurosamente la visión hebrea del cristianismo. He revisado y reflexionado sobre varias actitudes históricas en lo relacionado con el cristianismo y he afrontado la cuestión de que si el cristianismo se debe considerar “idolatría” desde una perspectiva hebrea o no. Esta cuestión es de gran actualidad y es muy importante para mí.

Por este motivo he sentido el deber de responder. Primero, porque se ha abusado de una oración que es también la mía, de mi religión. Segundo, porque se trata de un argumento que me compete y al que me siento particularmente unido. En concreto, he comenzado la campaña para la reconstrucción de Tabgha, de esta forma he tenido la oportunidad de afrontar públicamente la cuestión de cómo una mala teología se puede convertir en fuente de terrorismo.

Como se sabe, nosotros presentamos a menudo la nuestra como una religión de paz, pero las malas doctrinas y las enseñanzas problemáticas pueden presentarla también en una óptica completamente negativa. El ataque a la iglesia de Tabgha ha sido un evento traumático porque una mala teología ha generado un ataque directo a una comunidad religiosa. Un ataque, entre otras cosas, contra una comunidad que tiene relaciones de amistad con los judíos. Un ataque que destruye la imagen del judaísmo en el mundo y, aún más grave, nuestras almas.

Por este motivo he sentido que no podía permanecer en silencio: tenía que restaurar una visión correcta de la comunidad hebrea en relación con el cristianismo. El primer paso ha sido crear una red de rabinos que han apoyado la iniciativa. Tampoco esto ha sido sencillo, porque los judíos ortodoxos se mueven como un colectivo, y no pueden decidir individualmente sobre qué tipos de relaciones tener con el cristianismo. Y así surgió un fuerte debate en internet. Mucha gente estaba sorprendida y escribía: “¿Por qué los rabinos estan apoyando la reconstrucción de una iglesia cristiana?” De esta discusión se ha podido realizar una iniciativa educativa que, al mismo tiempo, ha reconstruido un clima de amistad.

Imagino que las reacciones a la campaña hayan sido positivas. ¿Han recibido también críticas?
–Rabino Goshen-Gottstein:  Sí, naturalmente, ha habido una cierta oposición. He sido atacado personalmente y criticado en algunos editoriales publicados en periódicos israelíes. Puedo decir que la mayor parte de las reacciones negativas se han basado en el conocimiento insuficiente de los hechos y de la historia. Es increíble cómo la gente no quiere liberarse de los prejuicios sobre el cristianismo. Es verdad que hay una larga y dolorosa historia en la que los cristianos han maltratado a los judíos, pero la Iglesia ha cambiado sus opiniones de forma radical. Muchos judíos, aún así, rechazan el reconocer este cambio, en nombre de una lealtad obstinada a la memoria histórica por la que seguimos mirando negativamente a los cristianos. En este contexto pueden surgir expresiones de extremismo religioso que terminan en violencia. En cualquier caso, en general, la campaña de rabinos a favor de la Iglesia cristiana ha dado buena impresión, sobre todo en la “tierra media”, es decir, en la franja de la población que está revisando ciertas posiciones.

Vivimos tiempos en los que diversos grupos usan la religión para justificar la violencia. ¿Cuál es el mejor modo de contrastar esta tendencia? ¿Pueden los líderes religioso de distintas tradiciones colaborar para contrastar la que usted definía como “mala teología”?
–Rabino Goshen-Gottstein: Antes de nada, es necesario entender que existe una colaboración interreligiosa. Muchos líderes religiosos y las respectivas organizaciones se encuentran y colaboran para contrarrestar el fundamentalismo. Mi organización, la Elijah Interfaith Institute, reúne a los líderes religiosos de carácter internacional con el objetivo de dar una voz común contra el fundamentalismo violento a favor de la paz. Pero, tenemos que constatar que este frente común puede tener un valor limitado en la lucha al extremismo. El problema es que, mientras que hay un denominador común que caracteriza el extremismo, los grupos particulares son muy diferentes dentro de cada religión. La lógica teológica que alimenta tal extremismo varía de una religión a otra. Como consecuencia, si los líderes religiosos de distintas religiones se encuentran, paradójicamente pierden part
e de su eficacia en término de influencia en los grupos particulares. Los líderes religiosos serían mucho más escuchados si practicaran una enseñanza religiosa interna, en lugar de venir de un frente unido. Si se quiere realmente tener un efecto sobre estas comunidades, es necesario que la enseñanza deba realizarse religión por religión, porque cada religión tiene sus dinámicas internas.

Cuando la gente escucha noticias como la del ataque a Tabga, algunos se preguntan: “¿qué puedo hacer?” Entonces, ¿qué se puede hacer, ¿qué respuesta se puede dar?
–Rabino Goshen-Gottstein: Hay una respuesta a largo plazo y una a corto plazo. A corto plazo tenemos que dar a conocer lo bueno que está sucediendo. Estamos extendiendo la campaña también a los no judíos de forma que cualquier persona que quiera apoyarnos pueda hacerlo de forma concreta. Todos están invitados a mostrar apoyo para reconstruir la iglesia quemada, pero es más importante apoyar la amistad judeo-cristiana. Tenemos que animar a las personas porque es una campaña que construye amistad.

A largo plazo, lo que las personas podrían hacer es favorecer y practicar la amistad en el propio ambiente. El antídoto al extremismo es la amistad, es decir, las buenas relaciones y el conocimiento del otro. La necesidad del restablecimiento de relaciones pacíficas es una emergencia global que no está limitada solo a Tierra Santa. Vemos tensiones similares en muchas partes del mundo, incluida Europa, con problemas unidos a la acogida de los refugiados y a la inmigración. Por tanto, el conocimiento y la amistad son los dos antídotos que pueden contrarrestar los extremismos. El lema de nuestra organización, de hecho, es “comparte la sabiduría, refuerza la paz” y estamos pensando en nuevas formas para utilizar la innovación tecnológica para crear una comunidad global más amplia.

***

Para más información visitar la web https://www.mimoona.co.il/Projects/2748&ChangeLang=English

Para más información sobre el Elijah Interfaith Institute https://www.facebook.com/Elijah.Interfaith.Institute y/o  www.elijah-interfaith.org

 

Share this Entry

Junno Arocho Esteves

Newark, New Jersey, USA Bachelor of Science degree in Diplomacy and International Relations.

Apoye a ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación