Macedonian police clashed with Middle Eastern refugees

ANSA

Francisco pide que la violencia deje lugar a la recíproca convivencia

En su encuentro con los miembros del Sínodo de la Iglesia Caldea, el Papa les confirma su total apoyo y solidaridad en este difícil tiempo que están viviendo de persecución y violencia

Share this Entry

El papa Francisco ha realizado un llamamiento a la comunidad internacional para que sepa adoptar todas las estrategias válidas con el fin de alcanzar la paz en países terriblemente devastados por el odio, para llevar el aliento vital del amor a los lugares que desde siempre han sido cruce de pueblos, culturas y naciones. Además, ha deseado que tan anhelada paz “pueda surgir en el horizonte de la historia, para que estos dramas trágicos infringidos por la violencia, dejen lugar a un clima de recíproca convivencia”. Lo ha hecho durante su audiencia este lunes con los miembros del Sínodo de la Iglesia Caldea, convocado en Roma del 24 al 29 de octubre.                            

Además, el Santo Padre ha aprovechado la ocasión para alcanzar, a través de los presentes, “a todos los fieles y todos los habitantes de las amadas tierras de Irak y Siria, en un periodo particularmente sufrido y delicado, con el consuelo y la solidaridad cristiana”. Por eso ha pedido que “la misericordia de Dios, en el inminencia del Año Jubilar, pueda sanar las heridas de la guerra que lloran el corazón de estas comunidades, para que nadie se desanime en este momento, en el que los clamores de la violencia parecen superar las sinceras oraciones por la paz”.

Asimismo, el Pontífice ha asegurado a los presentes que hoy, “las situaciones en sus tierras de origen están gravemente comprometidas por el odio fanático del terrorismo que continúa provocando una fuerte pérdida de fieles que se alejan de las tierras de sus padres, donde han crecido arraigados a una tradición”. Esta situación, ha observado el Papa, está amenazando la vital presencia cristiana en esa tierra.

La Iglesia Caldea, que sufre las consecuencias de la guerra, “conoce también las necesidades de los fieles en la diáspora, quienes sienten el deseo de permanecer firmes a las propias raíces e incluirse en los nuevos contextos”, ha indicado el Santo Padre. Por ello, ha querido confirmar, hoy más que nunca, el apoyo y solidaridad de la Sede Apostólica a favor del bien común de toda la Iglesia Caldea. Del mismo modo, el Papa ha asegurado su oración para que los cristianos no se vean obligados a abandonar Irak y Oriente Medio.

El Pontífice ha exhortado a los presentes a que trabajen incansablemente como constructores de unidad en todas las provincias de Irak, favoreciendo el diálogo y la colaboración entre todos los autores de la vida pública, contribuyendo a resanar las divisiones e impidiendo que surjan otras.

Por otro lado, Francisco ha explicado a los presentes que el Sínodo que están celebrando estos días es un “camino juntos”, un momento propicio de debate entre las diversidades que enriquecen la comunión fraterna entre ellos, “bajo la mirada de Cristo Buen Pastor”.     

A propósito, ha recordado que para los discípulos de Jesús, ayer, hoy y siempre, “la única autoridad es la autoridad del servicio, el único poder es el poder de la cruz”.              

El Obispo de Roma les ha pedido que vivan el Sínodo “con sentido de responsabilidad, participación y servicio, teniendo siempre delante la imagen del Buen Pastor, que tiene en su corazón la salvación de sus ovejas y, de forma particular, cuida a la que está perdida”.

También les ha animado a ser paternales con los sacerdotes y con todos los consagrados, “que son vuestros primeros colaboradores”, y en el respeto de la tradición y de las normas, a ser “acogedores con ellos, buenos y comprensivos hacia sus necesidades, iniciando recorridos para que sean cada vez más conscientes de las exigencias de su ministerio al servicio de los fieles”. Y haciendo esto, “conseguiréis colmar las distancias que separan y discernir las respuestas a las urgencias actuales de la Iglesia Caldea tanto en la madre patria como en la diáspora”, ha observado el Santo Padre.         

 

                

            

        

 

Share this Entry

Rocío Lancho García

Apoye a ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación