Italian deputy Mario Marazziti during exposition about her book against capital punishment. Rome 22 Dic. 2015

ZENIT - HSM

Pena de muerte: el mundo percibe cada vez más que no es aceptable

Lo explica el diputado italiano Marazziti, en su libro 'LIFE, de Caín al Califato, hacia un mundo sin pena de muerte'

Share this Entry

«Estamos en un cambio histórico en lo que se refiere a la pena de muerte. La conciencia del mundo está percibiendo que la pena de muerte ya no es compatible, como sucedió tiempo atrás con la esclavitud».

Lo indicó el presidente de la Comisión de Asuntos Sociales de la Cámara de Diputados de Italia, Mario Marazziti, explicando su libro 'LIFE, de Caín al Califato, hacia un mundo sin pena de muerte', una crónica de 250 páginas de la editora Mondadori, escrito primero en inglés y ahora en italiano. Fue en un desayuno de trabajo con periodistas que participaron en Roma en los cursos de actualización sobre Iglesia y religión, de la Universidad de la Santa Cruz.

“He encontrado durante 20 años –explicó el ex portavoz de la Comunidad de San Egidio– a militantes contra la pena de muerte, cada uno hacía algo extraordinario pero no sabía lo que hacían los otros, desde quienes pedían la moratoria hasta los abolicionistas”. Y comentó también que la comunidad de San Egidio ha realizado un importante trabajo para aglutinar a quienes se oponen a la pena de muerte.

Al hablar de Estados Unidos, el autor recordó que se trata de un mundo muy fragmentado y que la Corte suprema del país citó en dos ocasiones, en el 2000 y en el 2004, los estándares internacionales sobre el derecho, como motivo para declarar inconstitucional la pena de muerte para menores y discapacitados.

Añadió que en Estados Unidos el estado de Nebrasca acaba de abolirla el 30 noviembre de 2015, y desde el 2007 prácticamente cada año un estado la anula, indicó.

“Después de estar en el brazo de la muerte en Texas, he sentido la obligación moral de contar lo que allí sucede”, indicó Marazziti, quien narra muchos casos en los que los condenados cambian y “terminan con una idea de humanidad muy refinada”.

También indicó que la gravedad de los crímenes no siempre coincide con la pena de muerte y que los ejecutados no siempre son los criminales peores. Depende más de la severidad de las leyes de los estados que de los crímenes.

Un libro que fue pensado primero para EE.UU y Japón, pero después ha sido destinado a otros países, ahora con la traducción en italiano, y que presenta el tema desde trece puntos de vista diversos.

Está el punto de vista de los parientes de las víctimas que pueden congelar la venganza en ese acto; como el de los muchos familiares de las víctimas que pasaron del odio a la curación. “Con la pena de muerte se promete ajusticiar la 'curación', cuando en realidad sanarse no es inmediato sino que requiere un proceso” dijo el autor.

Figuran también los casos de inocentes, con las estadísticas y los avances en las investigaciones gracias al adn, que han permitido un gran número de anulaciones de sentencias en delitos graves que se basaban en testimonios oculares y confesiones. Otro de los capítulos está dedicado al brazo de la muerte en Texas.

El diputado italiano entre los datos que dio, figura que de los parientes de las casi 168 víctimas del atentado de Oklahoma, solamente el 12 por ciento aceptó mirar la ejecución, lo que demuestra la intuición que la ejecución no sana las heridas. 

En este proceso de conciencia que lleva a abolir la pena de muerte, recordó que el primer estado fue el ducado de Toscana, el 30 noviembre de 1786. La primera resolución de condena de las Naciones Unidas llega sólo en el 2007, en cambio, 15 años antes no se había logrado consenso sobre el tema.

Manifestó también su temor de que por motivos de debilidad las democracias europeas en esta fase histórica puedan decidir suspender algunas libertades democráticas para hacer mejor la guerra. Un ejemplo de esto sería levantar muros para evitar que los inmigrantes ingresen. Si bien consideró que «existen muchos anticuerpos delante de dicha tentación».  

Share this Entry

Sergio Mora

Buenos Aires, Argentina Estudios de periodismo en el Istituto Superiore di Comunicazione de Roma y examen superior de italiano para extranjeros en el Instituto Dante Alighieri de Roma. Periodista profesional de la Associazione Stampa Estera en Italia, y publicista de la Orden de periodistas de Italia. Fue corresponsal adjunto del diario español El País de 2000 a 2004, colaborador de los programas en español de la BBC y de Radio Vaticano. Fue director del mensual Expreso Latino, realizó 41 programas en Sky con Babel TV. Actualmente además de ser redactor de ZENIT colabora con diversos medios latinoamericanos.

Apoye a ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación