Pope Francis whit Young Singers

PHOTO.VA - OSSERVATORE ROMANO

Francisco a los niños cantores: 'En el mundo las cosas malas son obra del diablo'

El Santo Padre concedió una audiencia a unos seis mil jóvenes que realizaron su 40° congreso internacional

Share this Entry

El santo padre Francisco recibió este jueves en el Vaticano a unos seis mil niños cantores que se reunieron en Roma para el 40º Congreso, con el lema 'Cantemos nuestra esperanza'.

En un ambiente muy distendido el Papa respondió a varias preguntas de los jóvenes, en las cuales bromeó: “Me gusta cantar, pero, si yo cantase, parecería un asno, porque no sé cantar”.  Y les contó que “de niños, nuestra mamá, el sábado a las dos de la tarde nos hacía sentar frente a la radio para escuchar. ¿Y qué escuchábamos? Todos los sábados se hacía la transmisión de una ópera. Y mamá nos enseñaba cómo era esa ópera, nos explicaba”.

El Santo Padre citó también a San Agustín y les recordó a los jóvenes presentes que “la vida cristiana es un camino, pero no es un camino triste, es un camino alegre. ¡Y por eso canta. Canta y camina, no hay que olvidarlo!”.

Habló también del enojo, y que si “una persona hizo esa cosa que es mala, que no es algo bueno, hay que llamarlo y hablarle como a un hermano, habla como un hermano y hermana», pero sin enfadarse, «porque el enfado es venenoso, te envenena el alma”. Y cuando uno está enojado y grita “hace mal y hiere”.¿Cómo era el alma de Jesús?¿Dulce o amarga? les preguntó el Papa. 'Dulce', respondieron los jóvenes.

Les interrogó además sobre cuáles eran sus propósitos para el año nuevo, y les confió: “Yo hice uno en estos los últimos días, en los cuales he tenido algo más de tiempo para hacer un retiro espiritual: rezar más. Porque me he dado cuenta de que los obispos y los sacerdotes –yo soy obispo– deben conducir al pueblo de Dios ante todo con la oración, es el primer servicio”.

Respondiendo a otra segunda pregunta el Papa les indicó que en el mundo hay guerras y niños que no tienen comida; que no pueden ir a la escuela; que, cuando se enferman no tienen la oportunidad de ir al hospital. “Recen por estos niños”, les dijo.

El Pontífice precisó que “en el mundo está la lucha entre el bien y el mal –dicen los filósofos–, la lucha entre el diablo y Dios”. Y que “cuando cada uno de nosotros tiene el deseo de hacer algo malo, esa pequeña maldad es una inspiración del diablo, que, a través de la debilidad que nos dejó el pecado original, nos lleva a ésto. Se hace el mal tanto en las cosas pequeñas como en las grandes cosas; en las guerras –por ejemplo– pero también un muchacho o una muchacha que miente: es una guerra contra la verdad de Dios, en contra de la verdad de la vida, en contra de la alegría”.

Y se preguntó por qué muchas cosas buenas en el mundo no tienen publicidad: «Porque parece que a la gente le gusta ver las cosas más malas o escuchar las malas noticias. Pensemos en África: tantas cosas malas, tantas guerras –como dije– pero hay misioneros, sacerdotes, monjas, que han pasado toda su vida allí, predicando el Evangelio, en la pobreza… Cuando el mes pasado fui a África encontré a una monja… Creo que tenía 83 de edad, era italiana, y me dijo 'yo he estado aquí desde que tenía 26 años».

«Y no sólo en las misiones –añadió Francisco– sino en el mundo, en el trabajo, en las familias; muchos padres, abuelos y abuelas que levan la enfermedad, los problemas; y esto no se ve en la televisión. ¿Por qué? ¿Porque esto no tiene rating, no tiene publicidad…»

Y dirigiéndose a una niña le dijo: “Cuando tu veas la televisión en tu casa, recuerda estas dos cosas: hay una lucha en el mundo entre el bien y el mal, hay muchos niños que sufren, hay guerras, hay cosas malas, porque la lucha es entre Dios y el diablo; pero también piensa en tanta gente, tantas personas santas que dan su vida por ayudar a los demás, a orar por los demás”.

A nivel mundial, hay cosas malas, malas, feas, y esta es la obra del diablo contra Dios; pero hay cosas sagradas, las cosas santas, las cosas grandes que son obra de Dios. Son los santos ocultos».

Share this Entry

Sergio Mora

Buenos Aires, Argentina Estudios de periodismo en el Istituto Superiore di Comunicazione de Roma y examen superior de italiano para extranjeros en el Instituto Dante Alighieri de Roma. Periodista profesional de la Associazione Stampa Estera en Italia, y publicista de la Orden de periodistas de Italia. Fue corresponsal adjunto del diario español El País de 2000 a 2004, colaborador de los programas en español de la BBC y de Radio Vaticano. Fue director del mensual Expreso Latino, realizó 41 programas en Sky con Babel TV. Actualmente además de ser redactor de ZENIT colabora con diversos medios latinoamericanos.

Apoye a ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación