Cardinal Vegliò during the presentation of the Francis message for the migrants day.  Holy See press room 1 october 2015

ZENIT

'La experiencia de los emigrantes recuerda al mundo la urgencia de eliminar las desigualdades'

El cardenal Antonio Maria Vegliò celebra la misa en la Basílica de San Pedro en la Jornada Mundial del Emigrante y del Refugiado

Share this Entry

Hoy la Iglesia celebra la Jornada Mundial del Emigrante y del Refugiado y en Roma, se celebra además su Jubileo. Por ello, esta mañana, miles de emigrantes y refugiados han participado en el ángelus con el papa Francisco en la plaza de San Pedro y después han atravesado la Puerta Santa. Finalmente, han podido celebrar la misa en la Basílica, presidida por el cardenal Antonio Maria Vegliò, presidente del Pontificio Consejo de la Pastoral para el Emigrante y los Itinerantes. En la celebración eucarística estaba la cruz de Lampedusa, realizada con madera de los barcos naufragados, “símbolo expresivo del dramatismo del fenómeno migratorio”, tal y como la ha definido el purpurado.
Durante la homilía, haciendo referencia a la primera lectura, el cardenal ha indicado que en un cierto sentido, se puede ver en Isaías el grito de la humanidad que sufre y que busca la justicia y la solidaridad, el del migrante y el refugiado, en quien la esperanza ha desaparecido y la alegría se experimenta con dificultad.
Asimismo, ha asegurado que esta Jornada es una ocasión oportuna para recordar que la Iglesia siempre ha contemplado, en el emigrante, la imagen de Cristo. Aún más, en el Año de la Misericordia, estamos llamados a redescubrir las obras de misericordia y, entre las corporales, está la llamada a acoger a los forasteros.
Por otro lado ha advertido que la globalización favorece el intercambio de capitales financieros, de bienes, de servicios y de tecnología, pero al mismo tiempo, “lleva consigo el fenómeno de la migración”. Es más, muchas personas “se ven obligadas a huir de sus países”. De este modo ha asegurado que este éxodo de pueblos no es el mal, sino el síntoma de un mal: el de un mundo injusto, caracterizado en muchas regiones por conflictos, guerra y pobreza extrema.
La experiencia de los emigrantes y su presencia –ha precisado– recuerdan al mundo la urgencia de eliminar las desigualdades que rompen la fraternidad y la opresión que obliga a dejar la propia tierra.
De este modo, el cardenal ha indicado a los presentes que sus rostros esconden historia de incomprensión, de miedo y de inseguridad nacidas de la experiencia de tener que decidir dejar el propio país en busca de una vida mejor para ellos y sus seres queridos. Por otro lado, ha asegurado que la integración “no implica ni una separación artificial ni una asimilación, sino que más bien da la oportunidad de identificar el patrimonio cultural del migrante y reconocer sus dones y talentos” para el bien común de la Iglesia.
Finalmente, el cardenal ha dedicado unas palabras de agradecimiento a las personas que están al servicio de los emigrantes.

Share this Entry

Rocío Lancho García

Apoye a ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación