Wikipedia

Dos mujeres tzotziles en una calle de San Cristóbal

La visita del Santo Padre a los pueblos indígenas de México

En la celebración eucarística con 90 mil personas, una familia mestiza entregará al Santo Padre lo que se haya colectado para construir dos albergues para migrantes, en Frontera Comalapa y en Salto de Agua

Share this Entry

La diócesis de San Cristóbal de Las Casas será la sede del encuentro del papa Francisco con los pueblos indígenas durante el viaje que realizará a México del 12 al 18 de febrero. Según la Comisión para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas (CDI), en México existen 62 pueblos originarios, con una población de más de 11 millones de personas. Desde 1992, México se reconoció como una Nación pluricultural y, en el año de 2001, la Reforma Constitucional avanzó en la aceptación de derechos de los pueblos indígenas.
En un comunicado publicado por la organización del viaje del Santo Padre a este país, explican que “este avance en el reconocimiento de su dignidad y de sus derechos es apreciado por la Iglesia, aunque falta mucho por una cordial aceptación de sus derechos a su propia organización política, al dominio sobre sus territorios, a ser tomados en cuenta en aquello que afecta a su vida y a su cultura”.
Por eso, manifiestan su esperanza en que el encuentro del Santo Padre con ellos en San Cristóbal de Las Casas “anime a todo el pueblo mexicano a darles el lugar que les corresponde en la sociedad y en la misma Iglesia”.
Tal y como recuerdan, la diócesis de San Cristóbal de Las Casas es una de las más antiguas del continente. Fue fundada en 1539, y su primer obispo fue Fray Bartolomé de Las Casas. En esta diócesis, el 75 por ciento de la población es indígena: casi un millón y medio, de las etnias tseltal, tsotsil, ch’ol, tojolabal y zoque. A estas se suman otros grupos de quienes fueron refugiados guatemaltecos y que decidieron quedarse en México, como la etnias mam, quické, kanjobal, quekchí, etc.
“Es una diócesis con altos índices de pobreza y marginación, aunque no se puede dejar de reconocer el esfuerzo de los diferentes gobiernos, de las organizaciones sociales, de empresarios mexicanos solidarios y, sobre todo, de los mismos indígenas, para ir logrando mejores condiciones de vida en salud, educación, comunicaciones, vivienda, electrificación y agua, al menos entubada”, aseguran.
El Santo Padre se reunirá con los pueblos indígenas el 15 de febrero por la mañana, en los Servicios Deportivos Municipales (SEDEM) de San Cristóbal de Las Casas. Allí se celebrará la misa con 90 mil personas, la mayoría indígenas. A propósito del encuentro, en el comunicado de la organización del viaje aseguran que “el Papa no viene sólo para estar con los indígenas, sino con toda la comunidad eclesial, indígenas y mestizos, dando prioridad a quienes muchas veces han sido postergados, los indígenas”. Francisco — añaden– no viene a enfrentar a los grupos sociales, sino a tender puentes, a ayudarnos a derribar muros que separan, a animar la integración humana y cristiana de pobres y ricos, de indígenas y mestizos, de quienes viven su fe en forma más tradicional y quienes la asumen con su dimensión social imprescindible.
Para la celebración de la misa se están elaborando objetos litúrgicos con simbología indígena cristiana. La casulla fue bordada por mujeres tseltales de Chilón, de la Cooperativa Artesanal Jluchiyej Nichimetic. La mitra la está realizando una joven originaria de Tapachula. Y el Báculo lo elaboró el Pbro. Javier Ruiz, párroco de Soyatitán.
Asimismo, las lecturas de la celebración eucarística serán proclamadas en ch’ol, tsotsil y tseltal, por los mismos indígenas. Mientras que los cantos serán en castellano, tseltal, tsotsil y mixe de Oaxaca. Serán familias tojolabales y zoques las que entregarán las ofrendas del pan y del vino. Y una familia mestiza le entregará lo que se haya colectado para construir dos albergues para migrantes, en Frontera Comalapa y en Salto de Agua.
Tal y como explica el comunicado, ya existen tres en la diócesis, pero el paso continuo de migrantes requiere darles más atención humanitaria, y por ello, en este Año de la Misericordia, “la colecta no es para que se la lleve el Papa, sino para apoyar a los pobres”. Por eso, se ha abierto una cuenta para quienes deseen cooperar para esta obra de misericordia: Cuenta No. 659 10 88 de Banamex, sucursal 7009, en San Cristóbal de Las Casas a nombre de Felipe Arizmendi Esquivel.
Al finalizar la misa, el Santo Padre almorzará en la Curia Episcopal acompañado por los dos obispos locales y ocho indígenas.

Share this Entry

ZENIT Staff

Apoye a ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación