ZENIT

ZENIT - HSM

Descargar el servicio diario de ZENIT en formato solo texto

Jueves 28 de enero de 2016

Share this Entry

El Papa en Sta. Marta: ‘El corazón cristiano es magnánimo’

En la homilía de este jueves recuerda que la luz de Dios es para mostrarla en el candelabro y no esconderla bajo la cama

El corazón del cristiano es magnánimo porque es hijo de un Padre de alma grande y abre los brazos para acoger a todos con generosidad. Así lo ha indicado el papa Francisco esta mañana en la homilía de la misa celebrada en Santa Marta, en el día en el que la Iglesia celebra la memoria litúrgica de santo Tomás de Aquino. Han participado en la eucaristía algunos sacerdotes que han celebrado con el Papa el 50º aniversario de su ordenación.
“El misterio de Dios es luz”, ha asegurado el Santo Padre comentado el Evangelio del día en el que Jesús nos dice que la luz no llega “para ponerse bajo el celemín o bajo la cama, sino para ponerse en el candelabro, para iluminar”.
El Pontífice ha explicado que esta es una de las características del cristiano, que ha recibido la luz en el Bautismo y debe darla. “Un cristianismo que lleva esta luz, debe hacerla ver porque él es un testigo”. Cuando un cristiano –ha asegurado– prefiere no mostrar la luz de Dios sino que prefiere las propias tinieblas, estas le entran en su corazón porque tiene miedo de la luz. Y de los ídolos, que son tinieblas, le gustan más, entonces le falta algo y no es un verdadero cristiano. El Santo Padre ha subrayado “el testimonio: un cristiano es un testigo. De Jesucristo, Luz de Dios. Y debe poner esa luz en el candelabro de su vida”.
Otra característica del cristiano –ha añadido– es la magnanimidad, porque es hijo de un padre magnánimo, de alma grande. “El corazón cristiano es magnánimo. Es abierto, siempre. No es un corazón que se cierre en el propio egoísmo. O al menos cuenta: hasta aquí, hasta acá. Cuando tú entras en esta luz de Jesús, cuando tú entras en la amistad de Jesús, cuando te dejas guiar por el Espíritu Santo, el corazón se hace abierto, magnánimo…”
Y ha proseguido: “El cristiano, a ese punto, no gana: pierde. Pero pierde para ganar otra cosa, y con esta ‘derrota’ de intereses, gana a Jesús, gana haciéndose testigo de Jesús”.
Por otro lado, el papa Francisco se ha dirigido a los que, entre los presentes, celebran el 50 aniversario de sacerdocio. “Para mí es una alegría celebrar hoy entre vosotros, que cumplís el 50º aniversario de vuestro sacerdocio: 50 años en el camino de la luz y del testimonio, 50 años buscando ser mejores, buscando llevar la luz en el candelabro: a veces se cae, pero vamos una vez más, siempre con esa voluntad de dar luz, generosamente, es decir con el corazón magnánimo”. Solamente Dios y vuestra memoria –ha indicado– saben cuánta gente habéis recibido con magnanimidad, con bondad de padres, de hermanos… A cuánta gente que tenía el corazón un poco oscuro habéis dado luz, la luz de Jesús. De este modo, el Santo Padre les ha dado las gracias, “gracias por lo que habéis hecho en la Iglesia, por la Iglesia y por Jesús”.
Para finalizar su homilía, Francisco ha pedido que “el Señor os dé la alegría, esta alegría grande de haber sembrado bien, de haber iluminado bien y de haber abierto los brazos para recibir a todos con magnanimidad”.

El Santo Padre critica el uso de embriones como material descartable

Francisco ha recibido al Comité Nacional de Bioética italiano y ha recordado que la biotecnología no se puede utilizar contra la dignidad humana

Es sabido por todos lo sensible que es la Iglesia con las temáticas éticas, pero quizá no está claro para todos que la Iglesia no reivindica ningún espacio privilegiado en este campo, es más, está satisfecha cuando la conciencia civil, a varios niveles, es capaz de reflexionar, de discernir y de trabajar en la base de la racionalidad libre y abierta y de los valores constitutivos de la persona y de la sociedad. Así lo ha explicado el papa Francisco, en su audiencia esta mañana con los miembros del Comité Nacional de Bioética de Italia.
Hablando sobre la responsable madurez civil, el Santo Padre ha precisado que se trata de “servir al hombre, a todo el hombre, todos los hombres y mujeres, con particular atención y cuidado –como ha sido recordado– a los sujetos más débiles y desfavorecidos, que están luchando por hacer que se oiga su voz, o porque no pueden hacerlo todavía, o porque ya no pueden hacer que se oiga”.
El principio ético de considerar a la persona en su singularidad siempre como fin y nunca como simple medio, es “fundamental también en lo relacionado con las aplicaciones biotecnológicas en campo médico, las cuales no puede ser utilizadas nunca de forma lesiva con la dignidad humana, y tampoco deben ser guiadas únicamente por fines industriales y comerciales”, ha explicado Francisco en su discurso.
Por otro lado, el Pontífice ha subrayado que el duro trabajo de investigación de la verdad ética debe ser atribuido a los méritos de los que han trabajado, sobre todo en un contexto marcado por el relativismo y poco confiado de la capacidad de la razón humana.
De este modo, el Papa ha animado a los presentes en su trabajo en tres ámbitos concretos. En primer lugar, ha hablado del análisis interdisciplinar de las causas del degrado ambiental. En este ámbito — ha precisado– es oportuno un encuentro entre las teorías biocéntricas y las antropocéntricas, en la búsqueda de recorridos que reconozcan la correcta centralidad del hombre en el respeto de los otros seres vivos y de todo el ambiente, también para ayudar a definir las condiciones irrenunciables para la protección de las generaciones futuras.
En segundo lugar, ha hablado del tema de la discapacidad y de la marginación de sujetos vulnerables, en una sociedad que tiende a la competición, a la aceleración del progreso. El Pontífice ha subrayado el desafío de contrastar la cultura del descarte, que tiene tantas expresiones, entre las que está la de tratar a los embriones humanos como material descartable, y así también a las personas enfermas y ancianas que se acercan a la muerte.
Finalmente, ha señalado el esfuerzo cada vez mayor hacia un debate internacional en vista de una posible y deseable, aunque también compleja, armonización de los estándares y las reglas de las actividades biológicas y médicas, reglas que sepan reconocer los valores y los derechos fundamentales.

El Papa recibe a Leonardo Di Caprio en el Vaticano

El conocido actor estadounidense está muy comprometido con la defensa del medio ambiente

El papa Francisco ha recibido esta mañana en el Vaticano al actor estadounidense Leonardo Di Caprio. El encuentro fue anunciado esta misma mañana por la oficina de prensa de la Santa Sede.

Como es habitual en este tipo de audiencias del Pontífice, no ha habido un comunicado oficial sobre el contenido de la reunión. Aunque sí se sabe, que el encuentro se habría producido debido al fuerte compromiso que la estrella de Hollywood tiene con la defensa del medio ambiente. Tema que, tal y como demuestra la encíclica Laudato si’ y muchos de sus discursos, preocupa también al Santo Padre.
Di Caprio recibió un premio el pasado 20 de enero en el Foro Económico Mundial de Davos(Suiza) por su contribución excepcional al medio ambiente. Su compromiso con el cuidado del planeta viene de lejos, ya en 1998 creó su propia fundación con la “misión de proteger los últimos lugares salvajes del mundo”.  Recientemente anunció la donación de 15 millones de euros a proyectos ambientales.

‘Los médicos y enfermeros más que una profesión tienen una vocación’

Lo aseguró Mons. Zygmunt Zimowski, al presentar en el Vaticano la XXIV Jornada Mundial del Enfermo que se celebrará en Nazaret

La XXIV Jornada Mundial del Enfermo que se celebrará el próximo 11 de febrero en Nazaret, fue presentada este jueves en la sala de prensa de la Santa Sede. El evento que se realizará en la festividad de Nuestra Señora de Lourdes lleva por título: ”Confiar en Jesús misericordioso como María: ”Hagan lo que Él les diga”, frase tomada del relato de las bodas de Caná, en el evangelio de san Juan.
Intervinieron el arzobispo Zygmunt Zimowski, presidente del Pontificio Consejo de los Agentes Sanitarios (Pastoral de la Salud), Mons. Jean-Marie Mate Musivi Mupendawatu, secretario de ese dicasterio; el sacerdote  Augusto Chendi, subsecretario del mismo; el padre Pietro Felet, S.C.I., secretario general de la Asamblea de los Ordinarios Católicos de Tierra Santa y referente local para la Jornada Mundial del Enfermo 2016.
Mons. Zimowski destacó el lugar de la celebración de la Jornada: Nazaret, donde se produjo la Encarnación, donde Jesús comenzó su misión salvífica. “Puede ser que nos intimide el hecho de no poder curar como Jesús”. Pero “lo importante es ir. Estar al lado de quien sufre porque quizá más que la curación necesita la presencia de un corazón humano lleno de misericordia, de solidaridad”.
Indicó que el trabajo del médico o del enfermero no es solo una profesión, “sino también, y quizá sobre todo como un servicio, una “vocación”. Porque “el cuidado de los disminuidos físicos y de los ancianos, el cuidado de los enfermos mentales, estos sectors son, más que cualquier otro sector de la vida social, la piedra angular de la cultura, de la sociedad y del Estado”.
El arzobispo recordó además, que la Jornada se inserta en el Jubileo extraordinario de la Misericordia y que durante ella se visitará la basílica del Santo Sepulcro y de la Agonía (Getsemaní), los lugares donde Cristo se entregó por nuestra salvación.
La celebración de la Jornada Mundial de los Enfermos en Tierra Santa, añadió Mons. Zimowski, “nos ayudará a poner en práctica el deseo que el papa Francisco expresó en la Bula de convocación del Año Jubilar, o sea que la misericordia pueda favorecer el encuentro con el Judaísmo, el Islam y con las otras nobles tradiciones religiosas”
O sea que “cada hospital o casa de cura puede ser un signo visible y un lugar para promover la cultura del encuentro y de la paz, donde la experiencia de la enfermedad y el sufrimiento, así como la ayuda profesional y fraternal contribuyan a superar todos los límites y todas las divisiones”.
Por último, el presidente de la pastoral de la salud indicó el papel de los siervos en las bodas de Caná a los que María pide que hagan lo que Cristo les diga. ”Por supuesto el milagro se realiza a través de la obra de Cristo. Sin embargo, Él quiere contar con la ayuda humana para obrar el prodigio. Habría podido hacer que el vino apareciese directamente en las tinajas. Pero quiso valerse de la colaboración humana”.
Al concluir recordó que ”el fruto de esta Jornada debe ser concreto, la proximidad de nuestro corazón que se expresa en la misericordia para con los enfermos y necesitados, a los que tenemos que hacer sentir la cercanía material y espiritual de toda la comunidad cristiana”.
El Padre Chendi ilustró el programa de la Jornada que se articula en tres momentos: litúrgicos; de profundización teológico-pastoral, en los que participan el 9 de febrero en el Pontificio Instituto Notre Dame Center de Jerusalén, los ordinarios católicos, así como los patriarcas y obispos de las Iglesias hermanas de Tierra Santa; en actos concretos de caridad, como la visita a diversos hospitales y estructuras de cura y acogida en el territorio.
El Subsecretario recordó ante todo la indulgencia plenaria concedida por el Santo Padre para los que participen en esta Jornada con la intención explícita. Y añadió que respecto a la dimensión teológico-pastoral, el congreso del 9 de febrero ”brindará la oportunidad de verificar los problemas, también de tipo ético y pastoral que son urgentes tanto desde el punto de vista clínico-asistencial como legislativo. En particular la enseña del valor inviolable de cada vida humana y los problemas vinculados con el final de la vida y con la acogida de personas con diversas patologías invalidantes física o psíquicamente”.
En relación a la dimensión caritativa, el Padre Chendi explicó que las visitas previstas a algunas estructuras católicas y no católicas que trabajan en Tierra Santa, constituirán ”el signo tangible de lo que el papa Franciso indica en su mensaje como la ”ternura premurosa” de María en Caná de Galilea que se traduce en la disposición al servicio de los necesitados y concretamente de nuestros hermanos y hermanas enfermos”.

Arranca en Roma el Encuentro Internacional “Vida Consagrada en comunión”

Se celebra del 28 de enero al 2 de febrero en la Ciudad del Vaticano, con la participación de unos cuatro mil religiosos. Convocado por el papa Francisco, sirve para clausurar el Año de la Vida Consagrada

Este jueves arranca el Encuentro Internacional “Vida Consagrada en comunión”, que tendrá lugar en Roma del 28 de enero al 2 de febrero, y con el que se dará por clausurado el Año de la Vida Consagrada. Se espera que asistan unos cuatro mil religiosos.
La reunión ha sido convocada por el papa Francisco y organizada por la Congregación para los Institutos de Vida Consagrada y las Sociedades de Vida Apostólica (CIVCSVA), con la colaboración de la Conferencia Mundial de Institutos Seculares (CMIS).
Bajo el lema “Vida consagrada en comunión. El fundamento común en la variedad de las formas”, se alternarán jornadas de encuentro, vigilias de oración, momentos para profundizar la especificidad de cada forma “con una mirada profética hacia el futuro”, según ha informado la CIVCSVA en un comunicado.
Los objetivos de la reunión son “conocer y dar a conocer mejor el gran mosaico de la vida consagrada, vivir la comunión redescubriendo la única llamada en la diversidad de las formas (Ordo Virginum, vida monástica, Institutos apostólicos, Institutos seculares, nuevos Institutos y nuevas formas de Vida Consagrada), iniciar juntos el camino en el gran Jubileo de la Misericordia que entrega una vez más a todos los consagrados el mandato específico de su vocación: ser el rostro de la misericordia del Padre, testigos y constructores de una fraternidad vivida auténticamente”, se lee en la nota.
El evento comenzará hoy en la basílica de San Pedro, con una vigilia presidida por el arzobispo José Rodríguez Carballo, secretario de la CIVCSVA, en la que participará el cardenal Joao Braz De Aviz, prefecto de la Congregación.
El programa prevé que, el 29 de enero, todos los consagrados y consagradas se reúnan en el Aula Pablo VI de la Ciudad del Vaticano. Además, los días 30 y 31, cada forma de vida consagrada mantendrá una reunión en cinco lugares distintos de Roma,  para profundizar sobre algunos aspectos específicos de su vocación.
El 1 de febrero, de nuevo en el aula Pablo VI,  el Santo Padre recibirá a los participantes en una audiencia, y estos también asistirán por la tarde al Oratorio “Tras las huellas de la belleza”, dirigido por monseñor Marco Frisina.
El encuentro finalizará el 2 de febrero con la peregrinación jubilar matutina y con la celebración eucarística vespertina para la XX Jornada Mundial de la Vida Consagrada, que será presidida por el Pontífice.
La Conferencia Española de Religiosos (CONFER) estará representada por su presidente, Luis Ángel de las Heras; su vicepresidenta, María Rosario Ríos; y su secretaria general, Julia García Monge.
El Año de la Vida Consagrada fue convocado por el papa Francisco, en noviembre de 2014, al final de un encuentro con 120 superiores generales de los Institutos masculinos y acogiendo la sugerencia de los responsables de la CIVCSVA, después de haber escuchado a muchos religiosos.
La iniciativa fue pensada en el contexto de la conmemoración de los 50 años del Concilio Vaticano II y, en particular, del aniversario de la publicación del decreto conciliar Perfectae caritatis.

El patriarca Younan: ‘Los líderes musulmanes tienen que ser más claros’

Es necesario que declaren que no se puede atacar a otras religiones. Invitó a apoyar a los cristianos perseguidos a través de asociaciones como AIN

Los líderes musulmanes tienen que ser más claros ante la violencia de las milicias que se declaran seguidoras del Islam. Así lo indicó el patriarca siro-católico Youssif III Younan, quien asegura habérselo dicho personalmente también al muftí del Líbano. “¿Por qué no reunirse los sunitas con la más alta instancia?, y lo mismo los chiitas de Irán. Para que digan claramente que no aceptan que se ataque a otras minorías religiosas”. Porque “es necesaria la actitud más auténtica del islam, que se llama religión de la misericordia”, precisó.
El patriarca, en una rueda de prensa celebrada en Roma en la Asociación para la Prensa Extranjera, definió al ISIS como “degolladores y sembradores de odio, que querrían llevar ese fanatismo donde pudieran”. Ya que el fundamentalismo que quieren imponer y no predicar, “es una educación que reciben desde niños y no tienen voluntad de cambiar” indicó. Y recordó que los cristianos, católicos y ortodoxos, defienden la libertad religiosa para todos.
El patriarca indicó que en concreto los católicos pueden ayudar a través de diversas instituciones como Ayuda a la Iglesia Necesitada (AIN). Alessandro Monteduro, director en Italia de esta asociación de derecho pontificio, ha dedicado el tiempo de la cuaresma para Irak.
“Somos intermediarios, todo va a los obispos locales” indicó, precisando que todo se gestiona con la máxima transparencia. Y añadió que los fondos recogidos en estos 40 días de la cuaresma se dedicarán para acogida de niños, compra de generadores eléctricos para los campos de refugiados, bienes de primera necesidad, etc. Para ellos un simple aseo es un lujo”, dijo.
Precisó que desde el inicio de la crisis en Siria, en marzo de 2011, AIN ha realizado proyectos para la población por más de 10 millones de euros, de los cuales 6,2 millones en el 2015, en particular para las poblaciones más golpeadas por la guerra, como Homs, Alepo y Damasco.
“Muchos de los proyectos son de tipo humanitario, víveres y bienes de primera necesidad, si por ello dejar de dar apoyo pastoral a la Iglesia en Siria, que en diversas áreas del país representa el único punto de referencia no solamente para los cristianos, sino para toda la población”.

El patriarca Younan: “Cristianos de Siria, entre la guerra y el hambre”

Youssif III Younan agradeció a quienes reciben a los prófugos. Criticó la indiferencia de Occidente

El patriarca siro católico Youssif III Younan expuso hoy en la Asociación de prensa extranjera de Italia, la situación que vive su país. Consideró positiva la intervención rusa porque es contra las bandas criminales y a favor del pueblo sirio, para que en un futuro pueda elegir a sus autoridades.
En el evento organizado por Ayuda a la Iglesia Necesitada, participó su director en Italia, Alessandro Monteduro, quien indicó que el patriarca está en Roma para dar a conocer lo que está sucediendo en Siria desde 2011, para que no haya despreocupación sino capacidad de reacción.
En esta línea, el patriarca Younan participará este sábado en el Family Day, en el Circo Máximo de Roma, para hablar de libertad religiosa en un mundo en el que hay unos 200 millones de cristianos perseguidos. Y de este modo dar información para que el cristianismo no desaparezca en los lugares en que nació.
El patriarca Younan indicó que lo que sucede con los cristianos en Siria es seguramente un genocidio, con 280 mil víctimas, 350 mil si se suman las provocadas por el hambre y la falta de medicinas. Agradeció también a quienes reciben a estas comunidades explulsadas de sus países y que cruzan el ‘Mare nostrum‘ que se ha vuelto con tantos naufragios en ‘Male nostrum‘. Añadió que las buenas intenciones no son suficientes.
El aspecto humanitario –precisó Younan– es muy importante en estas situaciones de guerra civil, donde hay ciudades asediadas desde hace mucho tiempo. Millones de personas en Siria sufren el hambre, la falta de condiciones médicas humanitarias y no tienen alojamiento.
Alepo desde hace tres años y tres meses es una ciudad asediada y ahora está irreconocible. Era el centro comercial y cultural con presencia de todas las comunidades. En Irak, por ejemplo, la ciudad de Mosul, bajo control del gobierno aunque con presencia de bandas terroristas, ahora ve unos 30 conventos e iglesias que han sido abandonados y transformados en mezquitas. Y “Bagdad que era el centro más grande de los cristianos, ahora al menos dos tercios se han ido”.
Entre los datos señalados, cabe señalar que Siria tenía un porcentaje de población cristiana de casi el 20 por ciento. Ahora no son ni el 5 por ciento. En Turquía que era llamada Asia Menor, con nuestros concilios ecuménicos, ahora apenas hay 50 mil cristianos, sumados todos los ritos.

El patriarca Younan valora la intervención de Rusia y considera superficial a Occidente

Su beatitud reflexiona sobre la situación de respecto a Siria e Irak y recuerda que nadie habla del millón de muertos que causó hasta ahora la II Guerra del Golfo

Lo indicó hoy el patriarca siro-católico Youssif III Younan en su exposición en la Asociación de prensa extranjera de Italia, organizada por la asociación de derecho pontificio, Ayuda a la Iglesia Necesitada.
Su Beatitud Younan recordó que la violencia de las milicias islámicas del ISIS, ataca hasta los vestigios de los primeros pueblos que han existido hace 10 mil años. “Basta recordar lo sucedido en la ciudad de Palmira”, dijo.
El patriarca se preguntó “¿Dónde están los valores de los países occidentales? ¿Por qué dejan abandonados a estos países bajo la indiferencia general?” Por lo que se refiere al futuro, indicó, espera se resuelva algo en la próxima cumbre de Ginebra III que está planeada para dentro de tres meses, según le informó el subsecretario de Exteriores de Italia, Staffan Demistura.
Además criticó fuertemente la superficialidad de los medios de comunicación de Occidente cuando apoyaron la ‘primavera árabe’, “los cuales aseguraban que en pocos meses se arreglaba todo. Y ahora tenemos esta pesadilla”. Y consideró que Irak y Siria fueron destruidos “por oportunismo geopolítico”. Recordó que “hubo al menos un millón de muertos” desde la invasión de los aliados en Irak, “cifra que nadie cita”.
Respondiendo a ZENIT sobre el actual conflicto en Siria e Irak, indicó que es público que se trata de una guerra entre las dos ramas musulmanas que luchan por la preeminencia,” los chiitas y sunitas, apoyados por Irán y Arabia Saudí”. Contrariamente -se preguntó- cómo se podría entender los miles de mercenarios que llegaron desde todo el mundo para combatir a un gobierno considerado infiel, el de Assad porque es alauita. El patriarca considera además que Assad “era más abierto a la democracia que estas bandas”.
Consideró también que “no bastan los drones y los bombardeos”, sino que es necesario “coordinar con los ejércitos nacionales de Irak y Siria para que haya la voluntad de eliminar esos horrores”.
“Rusia interviene –dijo el patriarca– no para apoyar a Assad, sino apoyar al pueblo sirio, y al pueblo sirio tiene el derecho de elegir el futuro presidente”. Y añadió: “Debemos ser claros y sinceros. La intervención rusa ayudó a liberar ciudades y territorios en mano de las bandas terroristas. Hay oponentes moderados, pero sabemos bien y lo sabe Occidente, los que controlan el terreno son fanáticos religiosos”. Si bien reconoció que “Rusia tiene intereses geopolíticos como todos los otros países”.
“Agradecemos la intervención rusa” dijo. Los medios europeos tienen una actitud muy indiferente hacia Siria. Y señaló que Occidente le dijo ahora a la oposición que vaya a Ginebra sin condiciones.

El cardenal Cañizares convoca a diferentes líderes religiosos a una oración por la paz

El encuentro ecuménico e interreligioso tendrá lugar en Valencia el próximo Miércoles de Ceniza. Se parecerá al de Asís de hace unos años

El arzobispo de Valencia, cardenal Antonio Cañizares Llovera, ha convocado para el día 10 de febrero un encuentro de oración ecuménico e interreligioso “por la paz y el cese de la violencia” en Tierra Santa, con la participación de líderes judíos, musulmanes y budistas, así como de diferentes confesiones cristianas. El momento de oración tendrá lugar, a las 17 horas, en la parroquia de Santo Tomás Apóstol y San Felipe Neri de Valencia.
En su carta semanal del próximo domingo, el purpurado explica que la citada convocatoria es para “orar de manera especialmente intensa y ferviente, en estos momentos, por la paz en Tierra Santa”.
El próximo Miércoles de Ceniza, “acompañando a la plegaria el ayuno cuaresmal, la diócesis valenciana convoca este encuentro, una oración al estilo del de Asís hace unos años, por la paz en esa zona donde está desatada de forma tan cruel la violencia”, señala.
El arzobispo de Valencia prosigue su escrito asegurando que “ante el despiadado conflicto en aquella región y otras regiones del mundo, como Irak, Afganistán o Nigeria, es necesario orar insistentemente y hacer penitencia para implorar a Dios, de su piedad y misericordia el don tan precioso de la paz”.
El cardenal Cañizares también reclama “el cese inmediato del fuego entre las partes, la rápida creación de corredores humanitarios para poder llevar ayuda a la población que sufre, y que se lleven a cabo negociaciones razonables y responsables para poner fin a las objetivas situaciones de injusticia existentes en aquella región”.
“Secundando la llamada de Dios en este Año Jubilar de la Misericordia, como arzobispo de Valencia pido a toda la diócesis que se una a la oración interreligiosa y ecuménica por la paz desde los lugares en que se encuentren, parroquias, comunidades, familias, y que la penitencia con que se abre el tiempo cuaresmal sea ofrecida por la paz en aquellos lugares tan castigados por la violencia de la guerra o del terrorismo”, se lee en el texto.
En este sentido, el purpurado solicita “que se ofrezcan todas las misas en la diócesis ese día de Ceniza; que se hagan preces en la oración de los fieles todos los días de la Cuaresma; que se lleven a cabo convocatorias de momentos especiales de oración ante el Señor; que se susciten diversas iniciativas de vigilias y oración comunitaria en unidad con toda la Iglesia; que se recen Rosarios a la Santísima Virgen; que se ofrezcan sacrificios y penitencia por la paz y el cese de toda violencia en aquellos lugares”.
Además, el cardenal arzobispo convoca para el 27 de febrero, a las 17 horas, en la catedral de Valencia, una oración de los niños de la diócesis, “con la confianza plena y total de que Dios escucha la oración de los pequeños, de los que tan cerca se encuentra”.
“Espero que todos nos unamos en esta plegaria por la paz, niños y ancianos, jóvenes y adultos, sacerdotes, religiosos y laicos, religiosas de clausura y vida activa, y, particularmente, los enfermos”, añade.
“Muchísimas gracias a todos por vuestra respuesta a la petición que os hago en este Año Jubilar de la Misericordia y en este Año Eucarístico del Santo Cáliz de la Misericordia. Estad seguros de que con esta oración agradáis a Dios y hacéis una obra buena, una obra de misericordia”, concluye monseñor Antonio Cañizares.

Eruditos islámicos firman la Declaración de Marrakech que pide libertad religiosa para todos

Durante la cumbre, se ha abordado el tema de la protección y salvaguarda de las minorías religiosas en los países musulmanes

Este miércoles, 250 eminentes estudios del islam se reunieron en Marrakech (Marruecos), para firmar una declaración que pide que se desarrolle una jurisprudencia islámica sobre el concepto de ciudadanía, que incluya a todos los grupos religiosos. Se trata de un acontecimiento histórico en el mundo musulmán.
El encuentro fue auspiciado por el Ministerio de Fomento y Asuntos Islámicos del Reino de Marruecos y el Foro para la Promoción de la Paz en las sociedades islámicas, con sede en los Emiratos Árabes Unidos, informó la agencia FIDES.
En un comunicado, los promotores de la iniciativa explican que la Declaración de Marrakech retoma la Carta de Medina, que este año cumple 1.400 años de su firma, “un acuerdo constitucional entre el profeta Mahoma y el pueblo de Medina, que garantizaba la libertad religiosa para todos, independientemente de su fe”.
Los estudiosos e intelectuales musulmanes piden en su escrito que se desarrolle el concepto de ciudadanía en la jurisprudencia islámica, y también hacen un llamamiento a las instituciones educativas para que realicen “una revisión valiente de los programas educativos, y eliminen cualquier tema que incite a la agresión y al extremismo, conduciendo a la guerra y al caos”. Además, invitan a los políticos para que “establezcan un contrato constitucional entre los ciudadanos”.
En otro párrafo del texto, los eruditos demandan a los diversos grupos religiosos que recuerden que durante siglos han compartido la misma tierra, viviendo juntos. Por ello, llaman a que se rechace cualquier forma de denigración del otro.
La Declaración de Marrakech concluye afirmando que es “inconcebible el uso de la religión para golpear los derechos de las minorías religiosas en los países musulmanes”. En el encuentro de Marrakech estaban presentes representantes de más de 40 países y cincuenta líderes de otras religiones que han expresado su agradecimiento por el documento.

Colombia: exhuman los posibles restos de Camilo Torres

El presidente Juan Manuel Santos pidió identificar el cuerpo del guerrillero como un gesto para iniciar las negociaciones con el ELN

Los supuestos restos mortales del sacerdote Camilo Torres, miembro del Ejército de Liberación Nacional (ELN) e ícono latinoamericano de la lucha guerrillera, fueron exhumados este martes en Colombia.
“El Instituto de Medicina Legal y Ciencias Forenses exhumó hoy, en el Cementerio Municipal de Bucaramanga (Santander), los restos de un hombre, de quien se presume podría tratarse del sacerdote Camilo Torres Restrepo”, señala la entidad adscrita a la Fiscalía en un comunicado.
“Esta labor se llevó a cabo luego de analizar documentación histórica y periodística que permite inferir que posiblemente los restos corresponderían al cura”, añade el Instituto de Medicina Legal, citando a Carlos Valdés Moreno, su director.
“Los restos exhumados serán trasladados a Bogotá para su análisis genético con el fin de obtener los perfiles necesarios y poder determinar la identidad”, explica el texto de la nota, al tiempo que precisa que “se hará el cotejo con el ADN de unos familiares para conocer los resultados lo más pronto posible”.

La Iglesia Católica dijo que habrá que analizar la posibilidad de otorgarle su lugar como sacerdote a Camilo Torres, como pidió el ELN.
El presidente de la Conferencia Episcopal de Colombia (CEC), monseñor Luis Augusto Castro, manifestó que el sitio dónde están sus restos no debe ser un misterio y que la familia debe saberlo. Asimismo, aseguró que es una acción positiva iniciar su búsqueda.

Juan Camilo Torres Restrepo fue un sacerdote colombiano, precursor de la Teología de la Liberación más extrema, cofundador de la primera Facultad de Sociología de América Latina, en la Universidad Nacional de Colombia, y miembro del ELN.
El 15 de febrero de 1966 murió en su primera batalla en Patio Cemento, en el departamento de Santander. La lucha de este revolucionario fue inspiración para la creación de diversas organizaciones sociales y políticas como Sacerdotes para el socialismo y el Movimiento de Sacerdotes para el Tercer Mundo.
Hace unos días, el presidente Juan Manuel Santos anunció haber ordenado la búsqueda de los restos de Torres como un gesto para iniciar un proceso de paz con el Ejército de Liberación Nacional.
El gobierno mantiene conversaciones preliminares con la segunda guerrilla de Colombia desde enero de 2014, con el fin de iniciar formalmente las negociaciones para poner fin a un conflicto armado que dura más de medio siglo.
La firma de un acuerdo de paz con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), con las que negocia desde hace más de tres años en Cuba, está cada vez más cerca.
En su reciente visita a la isla caribeña, el papa Francisco pidió que “la sangre vertida por miles de inocentes” sostenga los esfuerzos para lograr una definitiva reconciliación en las conversaciones entre el gobierno de Colombia y las FARC. “No tenemos derecho a permitirnos otro fracaso más en este camino de paz y reconciliación”, aseguró.
El conflicto interno colombiano, iniciado por las reivindicaciones sociales y al que se sumó el problema del cultivo de la droga y el narcotráfico, ha dejado al menos 220 mil muertos, decenas de miles de desaparecidos y más de seis millones de desplazados.

La ONU reitera que los asentamientos israelíes son ilegales y obstaculizan la paz

El primer ministro Netanyahu acusa a Ban Ki-moon de alentar el terrorismo

El Secretario General de la ONU, Ban Ki-moon, afirmó este martes que comprende por qué los palestinos están perdiendo la esperanza en la paz, después de 50 años de ocupación y décadas de incumplimiento de los Acuerdos de Oslo.
En una reunión del Comité para el Ejercicio de los Derechos Inalienables del Pueblo Palestino, Ban Ki-moon refrendó la posición de las Naciones Unidas de que los asentamientos israelíes son ilegales, violan las leyes internacionales y amenazan con destruir la solución de dos Estados.
Asimismo, urgió al gobierno israelí a cumplir con los acuerdos previos, a mejorar la vida de los palestinos y a fortalecer las instituciones para optimizar la estabilidad y seguridad de ambos pueblos.
El dirigente de la ONU también subrayó la necesidad de que los líderes palestinos se expresen en contra de la incitación, mejoren la gobernabilidad y reconcilien a Gaza y Cisjordania bajo una autoridad legítima.
No obstante, aseguró que comprende que los palestinos que viven esa realidad en el terreno y han escuchado más de lo mismo en el pasado ignoren este llamamiento.
“La gente joven, especialmente, es la que está perdiendo la esperanza en la paz. Están molestos con las sofocantes políticas de ocupación. Están frustrados con las restricciones en sus vidas diarias. Observan cómo los asentamientos israelíes en Cisjordania, incluido Jerusalén Oriental continúan expandiéndose”, dijo Ban Ki-moon.
Y añadió que los jóvenes están perdiendo la fe en sus propios líderes, para que se logre una reconciliación nacional y pueda hacerse realidad el sueño de un Estado palestino soberano, independiente y vecino de Israel.
En su discurso, el titular de la ONU manifestó que nada excusa los actos de terror ni justifica los ataques a gente inocente y reiteró su condena categórica a esos hechos. Pero indicó que para poner fin a la violencia, las medidas de seguridad no serán suficientes porque no abordan la frustración subyacente y el fracaso para lograr una solución política.
Por su parte, el primer ministro Benjamin Netanyahu acusó a Ban Ki-moon de alentar el terrorismo después de que este hablara de frustración palestina ante la ocupación israelí. “Los comentarios del secretario general de la ONU alientan el terrorismo”, dijo Netanyahu en un comunicado.
“No hay justificación para el terrorismo. Los asesinos palestinos no quieren construir un Estado, quieren destruir un Estado”, afirmó el primer ministro israelí.
El Comité para el Ejercicio de los Derechos Inalienables del Pueblo Palestino fue establecido en 1975 por la Asamblea General de las Naciones Unidas a fin de que recomendase un programa destinado a que el pueblo palestino pudiera ejercer sus derechos inalienables, definidos por la Asamblea General como el derecho a la libre determinación, la independencia y la soberanía; y el derecho de los palestinos a regresar a sus hogares y recuperar sus bienes.
Desde 1991, el Comité ha prestado un apoyo constante al proceso de paz. Al mismo tiempo, ha expresado su grave preocupación por los numerosos obstáculos y retrasos en las negociaciones, la anexión ilegal de Jerusalén Oriental, la expansión continuada de los asentamientos y la creciente red de puestos de control y barricadas en las carreteras en el territorio palestino ocupado, la construcción del muro de separación y el serio empeoramiento de la situación económica palestina debido a los prolongados cierres militares. Además, ha condenado repetidamente los actos de violencia cometidos por extremistas. Y ha señalado que la ocupación israelí sigue siendo la causa fundamental del conflicto palestino-israelí.

Muestra que Dios es misericordia y no división

Carta pastoral del arzobispo de Madrid, Mons. Carlos Osoro Sierra. ‘Sin comunión plena, no hay un anuncio creíble del Evangelio para los hombres’

Cuando estábamos reunidos en un acto ecuménico en la catedral de la Almudena este lunes, 25 de enero, como clausura de la Semana de Oración por la Unidad de los Cristianos –unidad que es el gran deseo de Cristo, que todos los discípulos seamos uno–, vino a mi mente el día en que el Papa Francisco me entregó el palio, como signo de la responsabilidad que me daba como sucesor de Pedro al nombrarme arzobispo de Madrid. Y también cuando el nuncio del Papa me lo impuso en la catedral. La entrega y la imposición requerían de mí asumir que os tenía que acompañar como el Señor lo hace. Y quiero haceros llegar la respuesta que yo me daba y la petición que le hacía al Señor en la fiesta de la Conversión de san Pablo. Me preguntaba a mí mismo: ¿Qué simboliza el palio en esta responsabilidad de arzobispo en la Iglesia de Jesucristo? ¿Cuando me pusieron sobre los hombros el palio y cuando sigo poniéndolo en las celebraciones, qué me está recordando? Y me respondía: ese símbolo y gesto me tiene que hacer recordar toda mi vida que el pastor debe poner sobre sus hombros a los hombres y, muy especialmente, a quien más perdido esté y a quien más lo necesite por el motivo que fuere, para llevarle por el camino por el que llegue a su casa. Es el lenguaje que utilizó el Señor, para que llegue y esté en el redil. Los Padres de la Iglesia siempre vieron en esta imagen a toda la humanidad, a todo ser humano que se ha perdido y no encuentra el camino de su casa. Por el camino del amor, de la entrega de su vida hasta la muerte, el Buen Pastor que es Jesucristo nos lleva a su casa. Participar en esta tarea es la gran ocupación que debe tener el pastor. Ayudadme a realizarla.
Cuando me pongo el palio, siento que el Señor me hace esta pregunta: ¿Llevas también contigo a todos aquellos que me pertenecen, es decir, a todos los hombres? ¿Llevas a todos los que te he dado? ¿Los llevas a mí, a Jesucristo? De tal manera que el palio se convierte en un símbolo de amor al Buen Pastor y de amar al hombre como Él. Dios es misericordia, así nos lo revela Jesucristo con su propia vida. Recuerdo haber leído en uno de los sermones de san Juan de Ribera, arzobispo de Valencia, la explicación que daba a los cristianos de cómo y quién era Dios para los hombres. Decía así: «Habéis oído y dicho vosotros de Dios que es Todopoderoso, Omnipotente, Creador, etc., pero fijaos bien, cuando Dios ha querido decir a los hombres quién es y cómo tenemos que ser nosotros, nos ha revelado y se ha manifestado como Padre Misericordioso y nos ha mostrado en el Hijo su rostro verdadero, el de la Misericordia».
Es un deseo del Señor que se nos torna necesario para realizar la misión que Él entregó a su Iglesia. La misericordia engendra unidad, nos hace comprender mejor lo que Dios quiere de nosotros. Sin unidad, sin comunión plena, no hay un anuncio creíble del Evangelio para los hombres. Si nuestro corazón y nuestra mente están abiertos al Espíritu de comunión, Dios puede obrar milagros en su Iglesia, restaurando los vínculos de unidad en una situación histórica en la que tanta falta hace. Os pido que me ayudéis a llevar el palio. Convencidos de que la unidad la da Jesucristo, descubramos en este Año de la Misericordia lo que el decreto del Concilio Vaticano II sobre el ecumenismo pone de relieve cuando nos dice que, si los cristianos no nos conocemos mutuamente, no puede haber progreso en el camino de la comunión.
El Papa Francisco nos alienta a vivir con el rostro de la misericordia de Cristo. Y nos dice que si los cristianos realizamos, vivimos y pasamos por las cuatro estaciones necesarias para vivir en, por y con la misericordia de Jesucristo, como son no juzgar, no condenar, perdonar y dar, podremos restaurar la unidad y la comunión en la Iglesia y construiremos la cultura del encuentro. Pidamos al Señor su misericordia; pidamos vivirla con la intensidad y la fuerza que solamente Él puede dar; pidamos siempre que el Señor arranque de lo más profundo de nuestra vida un grito con el que le digamos: ¡Danos tu rostro de misericordia! ¡Elimina de nuestra vida todo aquello que divida, rompa y no haga posible el encuentro de los hombres!
Acojamos, cultivemos y anunciemos la misericordia, que es el amor mismo de Dios. Lo que el Señor nos pidió a los discípulos fue que viviésemos como mandamiento nuevo su amor entre nosotros. Un amor que va acompañado de gestos coherentes, que crea confianza, que hace posible que se abran los corazones, los ojos, los oídos, las manos. Que nos introduce en un diálogo de amor, de caridad, de misericordia, que provoca necesariamente el vivir en el diálogo de la verdad. Es cierto que la unidad y la comunión son esencia de nuestra identidad y, por tanto, de nuestro ser de cristianos. Esa esencia nos la entregó el Señor el día de nuestro Bautismo al darnos su misma Vida. Pero nos sucede como al apóstol, «que hacemos lo que no queremos y queremos lo que no hacemos». El tesoro precisamente es eso que puso el Señor en nosotros: «su amor, su misericordia, su unidad y la comunión»; pero la vasija que cada uno de nosotros somos, se rompe y hace que estropeemos lo que tan bellamente puso Él en nuestra vida, su Vida que es «misericordia y no división», es decir, «unidad y comunión».
¡Qué maravilloso es entrar en conversación y escucha de san Pablo! Según el apóstol, los discípulos de Cristo estamos llamados a la misericordia con el Hijo, y precisamente este es el motivo por el que se llama al Padre fiel o justo: «Pues fiel es Dios, por quien habéis sido llamados a la comunión con su Hijo Jesucristo, Señor Nuestro» (1 Cor 1, 9). Así, todos los creyentes somos compañeros de Cristo, en una misericordia que está en el presente y se desarrolla, en una misericordia que se realiza mediante la fe, en una comunión que se lleva a cabo en una misión de vida con Él. Precisamente el momento de esta unión es el Bautismo, en el que se con-muere con Cristo para con-resucitar con Él. Es una misericordia-comunión que se crea y recrea también en la Cena del Señor, en el Misterio de la Eucaristía.
Sin «espiritualidad de misericordia-comunión» no hay «evangelización» y tampoco hay verdadero ecumenismo. De tal manera que la misión nos está exigiendo la misericordia y la comunión. La comunión que se tiene en la fe con el Padre y el Hijo solo puede expresarse en la misericordia con los hermanos. Es necesario volver a leer y meditar Jn 14, 20-23: «Aquel día conoceréis que yo estoy en mi Padre y vosotros en mí y yo en vosotros. […] Si uno me ama, guardará mi palabra y mi Padre lo amará y vendremos a Él y moraremos en él». Y también Jn 15, 4: «Permaneced en mí como yo en vosotros. Si un sarmiento no permanece en la vid, no puede dar fruto solo; así también vosotros, si no permanecéis en mí». Y de la misma manera Jn 17, 21: «Para que todos sean una sola cosa. Como tú, Padre, en mí y yo en ti, que también ellos sean una sola cosa en nosotros, para que el mundo crea que tú me has enviado». Descubrir y experimentar que Cristo está en nosotros, que damos fruto y servimos tanto en cuanto permanecemos en Él, y que la credibilidad en este mundo pasa por ser uno en Él, se convierte para nosotros en petición constante al Señor. La misericordia es tarea y es misión.
Con gran afecto, os bendice,
+ Carlos, arzobispo de Madrid

Beata Villana (Vilana) delle Botti – 29 de enero

«Esta beata pasó del lujo a la pobreza. En la historia de su conversión se halla el trazo de la fealdad que percibió un día ante un espejo, viendo desdibujadas en él sus hermosas facciones. El resto de su vida fue una gran penitente»

La convicción de que nada sucede porque sí, sino que la voluntad de Dios se halla de por medio buscando siempre lo mejor para sus hijos, es un sentimiento que no se despega de quienes le siguen. Si no lo comprenden enseguida, lo verán plasmado después en sus biografías. Que Él permita que otros se dediquen a torcer caminos ajenos no es más que un signo de la libertad en la que nos ha creado. A Vilana sus padres le indujeron a tomar una vía que no se hallaba en sus planes. Eligieron por ella hasta que ella decidió por sí misma; esa es la diametral diferencia que marca la frontera entre quien se deja arrastrar por las circunstancias o presiones, y la de quien se sobrepone y, con la gracia de Dios, ejerce una supremacía frente a éstas. Unida a su conversión, el Altísimo quiso bendecirla con la de una parte de su familia, y dispuso su ánimo para aceptar con fortaleza el sufrimiento prematuro que le aguardaba. Antes, supo arrancarse otra de las enfermedades del alma: la espesa vanidad que cercena el progreso personal y espiritual.

Pertenecía a una acaudalada familia florentina ya que su padre, Andrea di Messer Lapo delle Botti, había hecho fortuna como comerciante. Vilana nació en Florencia, Italia, en 1332, una época histórica harto compleja para la ciudad, signada por vaivenes de índole político, pero que iban a tener grave repercusión a nivel económico y espiritual. En este entramado, su familia, como el resto de los ciudadanos florentinos, verían condicionada su vida seriamente. Por si fuera poco, otras agresiones imprevisibles de carácter atmosférico que también se manifestaron, ya hicieron acto de presencia cuando ella tenía un año de vida aproximadamente. Así en 1333 Florencia quedó devastada a causa de una gravísima inundación. 

La beata era contemporánea de santa Catalina de Siena. No sintió la llamada a la conversión y al seguimiento de Cristo siendo niña, como le sucedió a Catalina, pero el hecho religioso no le resultaba indiferente. Y siendo adolescente, incluso intentó vincularse a la vida conventual, aunque la edad, unos 13 años, constituía un veto para su admisión. Además, como comprobaría más tarde, su padre tenía otros planes para ella.

Entre tanto, a la opresión ejercida por el duque de Atenas sobre la población, con el consiguiente levantamiento de ésta, siguió en 1348 la epidemia de peste que asoló Europa. La crisis financiera y los efectos de esta catástrofe provocada por este nuevo azote que diezmó la ciudad, perdiendo la vida decenas de miles de florentinos, sumió a aquélla en un caos de grandes proporciones. En años sucesivos se fue constatando hasta qué punto llegó a influir en la conducta de los ciudadanos, si bien no afectó tanto a hogares como el de Vilana.

Llegada la hora, su familia la empujó al matrimonio en contra de su voluntad. Se casó en 1351 con Piero di Stefano Rosso Benintendi, y junto a él pudo frecuentar selectos círculos sociales. Muy pronto se le olvidaron los influjos de la vida religiosa. Se insertó de lleno en el ambiente del lujo y oropeles, sin mayores preocupaciones que dejarse llevar por ellos. Un día, mientras se engalanaba para una de las fiestas fastuosas a las que solía acudir, el espejo le devolvió una imagen espantosa. Otros espejos a los que recurrió para contemplarse mostraban esa misma faz horrenda. No pudo sostener su mirada, y quedó tan sobrecogida por la visión, entendiendo que era su propia alma, que acudió de inmediato a Santa María Novella, buscando el perdón que ardientemente brotaba de lo más recóndito de su ser. Este instante marcó el inicio de su conversión.

Cuando atravesó el dintel del convento de los dominicos era una mujer completamente distinta, que quería expiar su disoluta conducta anterior. Siguió unida a su esposo, pero llevando vida austera, marcada por la oración, penitencia y piedad. Mientras, llena de caridad, incluía en sus acciones cotidianas la asistencia a los pobres para los que no dudó en mendigar. Obtuvo la conversión de su padre, e influyó de manera determinante en la de su esposo, que ponía en solfa la fe, conduciéndole a una existencia sosegada, con esperanza. En su momento, de acuerdo con él y después de liberarse de sus bienes, tomó el hábito como terciaria dominica. Entre sus lecturas se hallaba el evangelio, con especial atención a las cartas de san Pablo, y biografías de santos, entre otros textos espirituales.

No había llegado a la treintena cuando la enfermedad comenzó a hacer mella en su vida. La acogió como signo de personal expiación, gozosa de poder ofrecerse a Cristo a quien dulcemente llamaba: «Cristo Jesús, amor mío crucificado». Sus experiencias místicas fueron creciendo exponencialmente, y fue bendecida por numerosos favores extraordinarios como, por ejemplo, visiones de Cristo crucificado y de la Virgen María. A veces, conforme iba arreciando la enfermedad, rogaba a su confesor que no pidiese por su recuperación. Quería ofrendarla, con paciencia y gozo místico, por los desmanes de su pasado. Y en medio de consuelos celestiales aspiraba a asumir el sufrimiento para asemejarse más a Cristo. 

El maligno la asedió en numerosas ocasiones, incluido el instante en el que se hallaba en su lecho de muerte, cuando paralizada por completo en sus extremidades, en el momento de recibir la Unción, el diablo apareció vestido de anacoreta; quería inducirla a pensar que estaba siendo abandonada. Pero ella, segura de la presencia de Cristo, lo arrojó fuera de sí. Murió en Florencia el 29 de enero de 1361, a los 29 años, mientras leían el texto evangélico de la Pasión. Su culto fue confirmado por León XII el 27 de marzo de 1824.

Share this Entry

ZENIT Staff

Apoye a ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación