El Papa en la plenaria deEl Papa en la plenaria de la Congregación para la doctrina de la Fe. 29-01-2016 - L'Osservatore Romano la Congregación para la doctrina de la Fe

El Papa en la plenaria de la Congregación para la doctrina de la Fe. 29-01-2016 - L'Osservatore Romano

Francisco asegura que 'la primera verdad de la Iglesia es el amor de Cristo'

En la audiencia con la Plenaria de la Congregación para la Doctrina de la fe, el Papa explica que es necesario promover a todos los niveles de la vida eclesial la justa sinodalidad

Share this Entry

Junto a la doctrina de la fe, es necesario cuidar también la integridad moral, particularmente en los ámbitos más delicados de la vida. La adhesión de fe a la persona de Cristo implica tanto el acto de la razón como la respuesta moral a su don. Así lo ha asegurado el papa Francisco en su encuentro con los participantes de la Plenaria de la Congregación para la Doctrina de la Fe, a quienes además ha dado las gracias por todo el compromiso y la responsabilidad que ejercitan al tratar los casos de abusos a menores por parte del clero.
El Santo Padre ha subrayado que es necesario promover a todos los niveles de la vida eclesial la justa sinodalidad. Al respecto ha valorado las reuniones organizadas por la Congregación con representantes de las Comisiones doctrinales de las Conferencias Episcopales europeas, para afrontar colegialmente algunos desafíos doctrinales y pastorales. De este forma, ha asegurado el Pontífice a los presentes, contribuyen a “suscitar en los fieles un nuevo impulso misionero y una mayor apertura a la dimensión trascendente de la vida, sin la cual Europa corre el riesgo de perder ese espíritu humano que también ama, defiende”. Por ello, el Papa les ha invitado a continuar e intensificar con tales órganos consultivos que ayudan a las Conferencias Episcopales y a los obispos en su preocupación por la sana doctrina, en un tiempo de cambios rápidos y de creciente complejidad de las problemáticas.
La misericordia constituye el dintel que soporta la vida de la Iglesia: la primera verdad de la Iglesia, de hecho, es el amor de Cristo. Por eso se ha preguntado: ‘¿Cómo no desear entonces que todo el pueblo cristiano –pastores y fieles– redescubra y ponga de nuevo en el centro, durante el Jubileo, las obras de misericordia corporales y espirituales?’
Por otro lado, el Pontífice ha asegurado que otra aportación importante que hacen a la renovación de la vida eclesial es el estudio sobre la complementariedad entre dones jerárquicos y carismáticos. “Según la lógica de la unidad en la legítima diferencia, dones jerárquicos y carismáticos están llamados a colaborar en sinergia por el bien de la Iglesia y del mundo”, ha precisado. El testimonio de esta complementariedad –ha explicado– es más que nunca urgente y representa una expresión elocuente de esa ordenada pluriformidad que conlleva cada tejido eclesial, como reflejo de la armoniosa comunión que vive en el corazón del Dios Uno y Trino. Y ha proseguido recordando que “unidad y pluriformidad son un sello de una Iglesia que, movida por el Espíritu Santo, sabe ponerse en camino con paso seguro y fiel hacia esas metas que el Señor Resucitado le indica en el curso de la historia”.
Aquí se ve bien –ha observado el Santo Padre– como la dinámica sinodal, si es bien entendida, nace de la comunión y conduce hacia un comunión cada vez más implementada, profunda y dilatada, al servicio de la vida y de la misión del Pueblo de Dios.

Share this Entry

Rocío Lancho García

Apoye a ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación